Las sucias consecuencias del abandono nuclear en Alemania


Mientras la mayoría de las noticias destacan el nuevo éxito de la energía solar en Alemania, pocos destacan que el consumo de carbón para la producción de energía también bate récords al igual que las emisiones de CO2 en plena crisis económica. Después del incidente de Fukushima, Alemania decidió abandonar la nuclear en plena campaña electoral y apostar por las renovables, aunque la realidad es que apostaron por el lignito, el carbón más contaminante pero muy abundante en Alemania. La energía producida por el lignito es mayor que el conjunto de todas las renovables.

Tagebau Garzweiler / Brown Coal Surface Mine Garzweiler

Central térmica y mina a cielo abierto de lignito de Garzweiler – Fotografía de Bert Kaufmann en Flickr

Después del accidente ocurrido en Fukushima y meses antes de elecciones, Alemania anunciaba que a finales de 2022 ya no produciría energía a partir de las 17 centrales nucleares existentes en el país y que representan el 25% de la energía producida.

Ya hay acuerdo en Alemania respecto del futuro de la energía nuclear. La coalición que dirige el país acordó anoche adelantar el apagón nuclear en Alemania al año 2022, aunque ya en 2021 habrán sido desconectadas la gran mayoría de las centrales atómicas. La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, socialcristianos bávaros (CSU) y liberales (FDP) anunciaron esta madrugada que las ocho centrales cuya clausura provisional se anunció tras la catástrofe de Fukushima nunca mas volverán a ser conectadas a la red.

El titular alemán de Medio Ambiente, Nobert Röttgen, comunicó a la prensa esta madrugada que las tres plantas nucleares mas modernas retrasarán eventualmente su cierre hasta 2022 en el caso de que surjan problemas con el suministro eléctrico. El acuerdo entre las formaciones contempla que en el año 2018 se decida si el apagón puede llevarse a cabo en el 2021 o un año mas tarde.

Alemania ya era una potencia en energía renovable. En 2011 el 20,2% de la electricidad producida en Alemania procedía de renovables, una cifra que sigue creciendo y que en 2013, la energía a partir de fuentes renovables o potencialmente renovables, supuso el 24.1% de la energía producida.

En los últimos días, se conoció que de forma puntual, el día 9 de Junio, la energía solar (el 90% de las instalaciones están sobre tejados), representó el 50,6% de la energía producida en Alemania, un hecho que se ayuda al crecimiento de la energía solar en Alemania del 34% en el último año.

La producción de energía solar llegó a 23,1 GW el 9 de junio, entre la 1:00 p.m. y las 2:00 p.m., y seis días después, alcanzó 24,2 GW. Ambas cifras son históricas en la producción de este tipo de energía. IFLSciencie indica que este número cubre toda la producción de energía del día, pero no la demanda, que es una cifra completamente diferente.

Una vez producido el anuncio del apagón progresivo y el cierre o reducción de actividad de algunas de las centrales, se comenzaron a conocer estudios en los que se indicaba que Alemania no estaba notando este abandono nuclear en materia de crecimiento económico.

El desmantelamiento nuclear no afecta al crecimiento económico

¿Ha perjudicado esta reducción del consumo energético a la economía alemana? En absoluto. El Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania fue de 1,8 billones de euros en 1990. En 2011 ya era de 2,44 billones de euros, un aumento del 36%. Y todo eso, con una reducción de la energía de origen nuclear, que ha pasado del 11,2% hace 22 años, al 8,8% del año pasado. De hecho, aunque el consumo de electricidad ha aumentado, las centrales nucleares han reducido a la mitad sus aportaciones hasta el 17,6%. Una cuarta parte de la electricidad del primer semestre de 2012 ya procedía de energías renovables

Menos mal que nos queda el carbón

Detrás de estos importantes logros en materia de energías renovables en Alemania, se esconde una realidad que pocos han reconocido y que es palpable… el consumo de carbón y las emisiones contaminantes se han incrementado.

Para hacer frente a este progresivo apagón y tener una energía constante, no dependiente de las variaciones estacionales o de las condiciones meteorológicas, el consumo de carbón en Alemania ha aumentado, a pesar de que era una energía que estaba en retroceso debido a las condiciones de la UE en materia de energía contaminante y de emisiones.

Sin embargo, la reducción de los precios de los derechos de emisión, sumado a un abaratamiento del carbón, hizo que en 2013, la energía producida a partir de carbón (lignito y antracita) fuera del 44,9%, una cifra que no se alcanzaba desde 2007.

Producción energía alemaniaProducción de energía en Alemania entre 2011 y 2013 – Datos de DStatis (Production – Gross electricity production in Germany from 2011 to 2013)

Como consecuencia de este aumento, las emisiones de CO2 han aumentado (un 5-7% de incremento entre 2012 y 2013 en plena recesión económica cuando en la mayoría de los países de la UE están bajando) ya que el carbón más consumido en las térmicas alemanas es lignito y es el más contaminante de los carbones, con una producción récord en 2013 de 162.000 millones de kilowatios/hora, la mayor cantidad desde la Reunificación de las dos Alemanias en 1990.

224090_5_Gráfico de Real Clear Energy – For Germany, It’s Coal, Coal, Coal

El lignito, representó en 2013 el 25,8% de la energía producida (más que solar y eólica combinada), convirtiéndose en la primera fuente energética por delante del resto de carbones, nuclear, renovables…

Para comprender la contaminación que supone el lignito y por qué han aumentado las emisiones en una situación de recesión económica, basta decir que por cada kilowatio/hora, el lignito emite unos 1.100 gramos de CO2 mientras que el gas natural entre 150 y 430 gramos.

NOTA: El lignito es uno de los carbones con mayores contenidos en sulfuros y una de las causas por las que las términas españolas tuvieron que cambiar el carbón nacional por el importado o pasándose al gas para cumplir los criterios de la UE en materia de emisiones.

Su utilización en Alemania tiene una razón y es que Alemania tiene las mayores reservas del mundo de lignito

Este aumento del consumo se tradujo en aumento de plantas carboeléctricas (aprobadas a inicios de la década pasada), con dos centrales inauguradas en 2012; justo después del anuncio del apagón nuclear y otras dos centrales que están en proyecto. En 2013, entraron otras dos centrales de quema de antracita y hay proyecto de entrada en funcionamiento de otras 5 en 2014 y otras 2 para 2015.

La justificación a estas inauguraciones, son que la industria alemana necesita precios de energía baratos para ser competitivos (algunas regiones deciden abrir o aumentar minas de carbón para sostener a la industria y evitar subida de precios) y que muchas de ellas serían plantas de combustión de carbón limpias (con tecnologías de captura y secuesto de carbono). En cualquier caso, sí hay que reconocer que Alemania a pesar de ser uno de los mayores emisores, sí ha ido cumpliendo y superando los objetivos de introducción de energías alternativas en el sistema (el 20% de renovables de la UE lo cumplen de sobra).

Por si no fuera suficiente con el aumento del consumo interno, Alemania incrementó las importaciones de carbón de Polonia y Estados Unidos y de gas desde Rusia.

Como vemos, la revolución energética alemana de las renovables, aún está bastante lejos de ser la energía del futuro y el apagón progresivo de las centrales nucleares, lo que puede traer es un aumento del consumo del abundante y sucio lignito alemán como recuerdan en Fieras de la Ingeniería.

Se estima que la expansión del mercado de la energía de Alemania genere interesantes oportunidades de inversión, especialmente en los sectores de la energía eólica marina y geotérmica. Sin embargo, es poco probable que las tecnologías renovables sean capaces de asumir completamente el espacio creado por el cierre de las plantas de energía nuclear debido a su naturaleza intermitente. Esta situación está provocando que el carbón tenga cada vez un papel más importante, derrotando el propósito original de fomentar las energías renovables.

Actualización 2016

Vía El País (Alemania y el carbón en La pequeña fábrica que hizo temblar la lucha europea contra el cambio climático).

1

Anuncios

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las sucias consecuencias del abandono nuclear en Alemania

  1. Pingback: Las sucias consecuencias del abandono nuclear en Alemania

  2. HLjorge dijo:

    Reblogueó esto en En la diversidady comentado:
    “Alemania decidió abandonar la nuclear en plena campaña electoral y apostar por las renovables, aunque la realidad es que apostaron por el lignito, el carbón más contaminante pero muy abundante en Alemania. “

    Me gusta

  3. HLjorge dijo:

    Gracias.
    Pocos nos cuentan los “detalles” tras los grandes shows mediáticos.

    Me gusta

  4. Pingback: Trump no es el peor, Merkel apoya el acuerdo climático mientras usa carbón | En la diversidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s