Carta del profesor Agustín Estrada-Peña sobre la gestión del COVID-19 en España


Queridos conciudadanos de la cacerolada de las 9:00 p.m.:

Pretendo escribir unas líneas a vosotros, los que hasta hace un mes erais expertos
entrenadores de fútbol, a la par que avezados especialistas en mecánica de coches, y
en las últimas semanas sois expertos en pandemias. A vosotros, quienes no tenéis ni
idea de qué es R0 pero lo manejáis con soltura mientras la familia cena. A vosotros, que
no sabéis distinguir entre letalidad y mortalidad, pero no os importa, porque lo
verdaderamente serio es mostrar la indignación de la ciudadanía.
¿Por qué el gobierno ha actuado tarde?

Por la economía. Si se cierra un país a todo tipo de actividad económica porque hay
cuatro personas que tosen mucho, y nada más, la caverna mediática hubiera
condenado a los responsables con el estigma de “quieren destruir el país”. Se esperó
hasta que se comprobó que, realmente, la cosa iba en serio y que había que tomar
medidas. Hubo en momento en que los datos pintaron realmente feos, y ahí (tarde)
se comenzó a actuar. Se actuó tarde por dos razones. La primera porque es un nuevo
virus. Aunque seáis expertos en pandemias, no tenéis ni idea de qué son los
segmentos S, M, y L de un virus y cómo se recombinan. No os lo voy a explicar aquí,
pero debéis de saber que aparecen virus nuevos de los que no tenemos ni idea de
cómo funcionan. Es como si estáis en el bosque y no sabes si estáis viendo enfrente
de vosotros un mirlo o un feroz oso. No sabéis cómo se comporta. Mejor esperar a
ver qué hace. Y eso hicimos.

La segunda es porque los chinos mintieron. Desde el principio. Esto sí que os lo voy
a explicar porque es adecuado para los especialistas en pandemias. Desde aquella
epidemia de SARS en China, existe un sistema de vigilancia temprana y de alerta
rápida en el país. Cada vez que se detecta un caso de neumonía “extraña” se debe
comunicar a Pekín (perdón, Beijing). Pero eso acarrea ceses fulminantes y esas
cosas de los chinos, y los responsables de sanidad de Wuhan decidieron que estaban
mejor callados. Hubo un día que se les fue la cosa de las manos.
Os diré que el primer caso declarado es de finales de noviembre de 2019, por lo que
el virus, con lo que sabemos hoy, podía estar circulando ya entre agosto y
septiembre. La comunidad científica admite hoy que todas las cifras de infectados y
fallecidos son falsas. Se ha calculado comprobando el tiempo que han funcionado
las incineradoras de Wuhan en los últimos meses. Es decir, estábamos ciegos ante
lo que nos venía.
¿Por qué hicimos mal el cierre de fronteras?

Porque es un virus diferente y no sabíamos que estaba ya “dentro”. Como sois
especialistas en pandemias (reconvertidos de entrenadores de fútbol) podéis
consultar nextstrain.org/ncov y comprobar que la introducción del virus se produjo en
Europa en algún momento de Navidad, procedente de Shanghai, con dudas acerca
de si fue en Reino Unido o en Islandia. Sí, Islandia, la gente también viaja allá.
Navidad. Vosotros estabas discutiendo con el cuñado mientras ese virus entraba y
luego os daría mucho juego de conversación con la familia. Pensadlo otra vez:
Navidad. Aquí empezamos a preocuparnos en marzo, cuando el virus se había
amplificado y nos dimos cuenta.
¿Por qué no hemos hecho pruebas rápidas?

Antes que nada, todos estáis manejando las siglas PCR como si fueran algo normal
en vuestras vidas. Debéis de saber que en condiciones óptimas una PCR suele llevar
unas 4 horas de tiempo y costar unos 40-50€. El hecho de que se estén realizando
unas 20.000 diarias en España (a día de ayer, 5 de abril) os dará una idea del
esfuerzo. Si además os cuento que un termociclador (permitidme que introduzca una
palabra nueva a los expertos en pandemias, pero es el cacharro que se usa para
hacer una PCR, no sirve la sartén de vuestra casa) cuesta unos 10.000€, os daréis
cuenta del esfuerzo.

Todos estáis hablando de las “pruebas rápidas” (me niego a llamarlas “tests”, yo
escribo en castellano) pero aún pensáis que se trata de una especie de magia que
apunta a un individuo y aparece una luz roja. Pues no. Hay dos tipos. Una intenta
detectar los antígenos del virus. En otras palabras, el método intenta encontrar si hay
proteínas del virus en una persona. Pero el Centro Nacional de Microbiología
comprobó que la sensibilidad era de un 30%. Es como si en un control de alcoholemia
de la Guardia Civil se escapa el 70% de los borrachos. ¿Verdad que no sirve para
nada? Por eso se devolvieron. Pero, claro, el Ministro es un torpe. Después se ha
venido trabajando con pruebas que permiten conocer si una persona ha desarrollado
inmunidad al virus. ¿Para qué? Ahora sabemos que antes de que una persona
desarrolle inmunidad, puede llevar 5-7 días transmitiendo el virus. Estas pruebas nos
dirán quienes han estado en contacto con el virus. Estas pruebas rápidas nos darán
datos acerca de la infección intra-domiciliaria. Poco más.
¿Por qué es distinto este virus, por qué no hay respiradores?

Sabemos hoy que el virus se multiplica en la garganta a niveles simplemente brutales.
En aproximadamente un 30% de las personas (pero también hay diferencias
genéticas) el virus puede pasar al pulmón. No sabemos por qué, pero las células que
se encargan de nuestras defensas, al ver la inmensa carga vírica, sueltan toda la
artillería. Un gin-tonic está bien, pero ocho son demasiados. Aquí pasa lo mismo. Los
enfermos graves lo están porque su sistema inmune se ha pasado de la raya.
Oh, los respiradores. Vale, os lo explico. Seat, Ford, Volkswagen fabrican coches al
ritmo que saben que se van a vender. Lo mismo con los respiradores y las
mascarillas. La fábrica produce sus artilugios al ritmo que se van a vender, y no
invertir más dinero en cosas que no tienen salida. Yo no puedo ir a Seat y decirles
“mañana quiero 30.000 coches”. No se pueden hacer. Pues es lo mismo. Pero, claro,
el ministro de Sanidad es un torpe porque así lo han decidido los ex-entrenadores de
fútbol.
¿Y qué hay de los modelos?

Mi frase favorita es la de un premio Nobel de Economía, quien dijo “si torturas
suficientemente a los datos, puede que terminen confesando”. Quienes hayan leído
los informes del Imperial College (lo que proporciona un grado supremo de Experto
en Pandemias) habrán constatado que en España “debería haber” entre 2 y
20 millones de infectados. Vamos a volver a leerlo. Es como si vas a la frutería y
preguntas por el precio de los tomates. Y te contestan que están entre 2€ y 20€ el
kilo. Eso ha hecho el Imperial College. Quien crea ciegamente en eso acaba de
obtener el diploma de pajero mental supremo. Repito, no tenemos ni idea acerca de
cómo funciona este bicho, y nuestras estimaciones son eso, estimaciones algo laxas.
¿Qué va a pasar?

No lo sé. Si lo supiera ya sería entrenador de fútbol. Pero pienso que la humanidad
va a tener una pandemia que se extenderá por todo el planeta, que todos nos
acabaremos infectando y que quizás (o no) tengamos inmunidad o se convierta en
una vacuna que haya que incluir todos los años en el calendario vacunal. Aquí tengo
dos cuestiones. La primera, que nadie piense que una vacuna se hace en un mes.
Cuando empiecen a morir voluntarios en las pruebas vacunales, también criticaréis
la vacuna y lo demostrareis con otra cacerolada. La segunda, pensad en África y en
América. Allí no hay una sanidad como en Europa. Vamos a tener olas de infección
secundaria y terciaria por un largo tiempo. Es lo que tienen las pandemias. Pero eso
ya lo sabíais, expertos en pandemias.

Espero que, con estas explicaciones simples, aptas para ex-entrenadores de fútbol, os lo
penséis dos veces antes de la siguiente cacerolada. Un comentario final: el Capitán “a
posteriori” es un personaje que ya existe en South Park. La mayoría de vosotros sois
capitanes “a posteriori”, y no ayudáis. Quizás vuestros hijos queden impresionados,
nada más.

Profesor Agustín Estrada-Peña.
Department of Animal Health, Faculty of Veterinary Medicine.
Universidad de Zaragoza.

 

PD. Recomiendo seguir la evolución de la pandemia en la web del Profesor Estrada-Peña Reflexiones sobre el COVID-19 de un epidemiólogo veterinario

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .