¿Se puede entrenar al sistema inmunitario?


La inmunidad entrenada es un nuevo paradigma que amenaza al dogma central de la inmunología. Cada vez hay más y más indicios de que una vacuna pueda darnos protección ante varias enfermedades, incluso aunque sean muy diferentes entre sí. ¿Serán estas las vacunas del futuro?

Más en este vídeo de @Biochapas

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Carta del profesor Agustín Estrada-Peña sobre la gestión del COVID-19 en España


Queridos conciudadanos de la cacerolada de las 9:00 p.m.:

Pretendo escribir unas líneas a vosotros, los que hasta hace un mes erais expertos
entrenadores de fútbol, a la par que avezados especialistas en mecánica de coches, y
en las últimas semanas sois expertos en pandemias. A vosotros, quienes no tenéis ni
idea de qué es R0 pero lo manejáis con soltura mientras la familia cena. A vosotros, que
no sabéis distinguir entre letalidad y mortalidad, pero no os importa, porque lo
verdaderamente serio es mostrar la indignación de la ciudadanía.
¿Por qué el gobierno ha actuado tarde?

Por la economía. Si se cierra un país a todo tipo de actividad económica porque hay
cuatro personas que tosen mucho, y nada más, la caverna mediática hubiera
condenado a los responsables con el estigma de “quieren destruir el país”. Se esperó
hasta que se comprobó que, realmente, la cosa iba en serio y que había que tomar
medidas. Hubo en momento en que los datos pintaron realmente feos, y ahí (tarde)
se comenzó a actuar. Se actuó tarde por dos razones. La primera porque es un nuevo
virus. Aunque seáis expertos en pandemias, no tenéis ni idea de qué son los
segmentos S, M, y L de un virus y cómo se recombinan. No os lo voy a explicar aquí,
pero debéis de saber que aparecen virus nuevos de los que no tenemos ni idea de
cómo funcionan. Es como si estáis en el bosque y no sabes si estáis viendo enfrente
de vosotros un mirlo o un feroz oso. No sabéis cómo se comporta. Mejor esperar a
ver qué hace. Y eso hicimos.

La segunda es porque los chinos mintieron. Desde el principio. Esto sí que os lo voy
a explicar porque es adecuado para los especialistas en pandemias. Desde aquella
epidemia de SARS en China, existe un sistema de vigilancia temprana y de alerta
rápida en el país. Cada vez que se detecta un caso de neumonía “extraña” se debe
comunicar a Pekín (perdón, Beijing). Pero eso acarrea ceses fulminantes y esas
cosas de los chinos, y los responsables de sanidad de Wuhan decidieron que estaban
mejor callados. Hubo un día que se les fue la cosa de las manos.
Os diré que el primer caso declarado es de finales de noviembre de 2019, por lo que
el virus, con lo que sabemos hoy, podía estar circulando ya entre agosto y
septiembre. La comunidad científica admite hoy que todas las cifras de infectados y
fallecidos son falsas. Se ha calculado comprobando el tiempo que han funcionado
las incineradoras de Wuhan en los últimos meses. Es decir, estábamos ciegos ante
lo que nos venía.
¿Por qué hicimos mal el cierre de fronteras?

Porque es un virus diferente y no sabíamos que estaba ya “dentro”. Como sois
especialistas en pandemias (reconvertidos de entrenadores de fútbol) podéis
consultar nextstrain.org/ncov y comprobar que la introducción del virus se produjo en
Europa en algún momento de Navidad, procedente de Shanghai, con dudas acerca
de si fue en Reino Unido o en Islandia. Sí, Islandia, la gente también viaja allá.
Navidad. Vosotros estabas discutiendo con el cuñado mientras ese virus entraba y
luego os daría mucho juego de conversación con la familia. Pensadlo otra vez:
Navidad. Aquí empezamos a preocuparnos en marzo, cuando el virus se había
amplificado y nos dimos cuenta.
¿Por qué no hemos hecho pruebas rápidas?

Antes que nada, todos estáis manejando las siglas PCR como si fueran algo normal
en vuestras vidas. Debéis de saber que en condiciones óptimas una PCR suele llevar
unas 4 horas de tiempo y costar unos 40-50€. El hecho de que se estén realizando
unas 20.000 diarias en España (a día de ayer, 5 de abril) os dará una idea del
esfuerzo. Si además os cuento que un termociclador (permitidme que introduzca una
palabra nueva a los expertos en pandemias, pero es el cacharro que se usa para
hacer una PCR, no sirve la sartén de vuestra casa) cuesta unos 10.000€, os daréis
cuenta del esfuerzo.

Todos estáis hablando de las “pruebas rápidas” (me niego a llamarlas “tests”, yo
escribo en castellano) pero aún pensáis que se trata de una especie de magia que
apunta a un individuo y aparece una luz roja. Pues no. Hay dos tipos. Una intenta
detectar los antígenos del virus. En otras palabras, el método intenta encontrar si hay
proteínas del virus en una persona. Pero el Centro Nacional de Microbiología
comprobó que la sensibilidad era de un 30%. Es como si en un control de alcoholemia
de la Guardia Civil se escapa el 70% de los borrachos. ¿Verdad que no sirve para
nada? Por eso se devolvieron. Pero, claro, el Ministro es un torpe. Después se ha
venido trabajando con pruebas que permiten conocer si una persona ha desarrollado
inmunidad al virus. ¿Para qué? Ahora sabemos que antes de que una persona
desarrolle inmunidad, puede llevar 5-7 días transmitiendo el virus. Estas pruebas nos
dirán quienes han estado en contacto con el virus. Estas pruebas rápidas nos darán
datos acerca de la infección intra-domiciliaria. Poco más.
¿Por qué es distinto este virus, por qué no hay respiradores?

Sabemos hoy que el virus se multiplica en la garganta a niveles simplemente brutales.
En aproximadamente un 30% de las personas (pero también hay diferencias
genéticas) el virus puede pasar al pulmón. No sabemos por qué, pero las células que
se encargan de nuestras defensas, al ver la inmensa carga vírica, sueltan toda la
artillería. Un gin-tonic está bien, pero ocho son demasiados. Aquí pasa lo mismo. Los
enfermos graves lo están porque su sistema inmune se ha pasado de la raya.
Oh, los respiradores. Vale, os lo explico. Seat, Ford, Volkswagen fabrican coches al
ritmo que saben que se van a vender. Lo mismo con los respiradores y las
mascarillas. La fábrica produce sus artilugios al ritmo que se van a vender, y no
invertir más dinero en cosas que no tienen salida. Yo no puedo ir a Seat y decirles
“mañana quiero 30.000 coches”. No se pueden hacer. Pues es lo mismo. Pero, claro,
el ministro de Sanidad es un torpe porque así lo han decidido los ex-entrenadores de
fútbol.
¿Y qué hay de los modelos?

Mi frase favorita es la de un premio Nobel de Economía, quien dijo “si torturas
suficientemente a los datos, puede que terminen confesando”. Quienes hayan leído
los informes del Imperial College (lo que proporciona un grado supremo de Experto
en Pandemias) habrán constatado que en España “debería haber” entre 2 y
20 millones de infectados. Vamos a volver a leerlo. Es como si vas a la frutería y
preguntas por el precio de los tomates. Y te contestan que están entre 2€ y 20€ el
kilo. Eso ha hecho el Imperial College. Quien crea ciegamente en eso acaba de
obtener el diploma de pajero mental supremo. Repito, no tenemos ni idea acerca de
cómo funciona este bicho, y nuestras estimaciones son eso, estimaciones algo laxas.
¿Qué va a pasar?

No lo sé. Si lo supiera ya sería entrenador de fútbol. Pero pienso que la humanidad
va a tener una pandemia que se extenderá por todo el planeta, que todos nos
acabaremos infectando y que quizás (o no) tengamos inmunidad o se convierta en
una vacuna que haya que incluir todos los años en el calendario vacunal. Aquí tengo
dos cuestiones. La primera, que nadie piense que una vacuna se hace en un mes.
Cuando empiecen a morir voluntarios en las pruebas vacunales, también criticaréis
la vacuna y lo demostrareis con otra cacerolada. La segunda, pensad en África y en
América. Allí no hay una sanidad como en Europa. Vamos a tener olas de infección
secundaria y terciaria por un largo tiempo. Es lo que tienen las pandemias. Pero eso
ya lo sabíais, expertos en pandemias.

Espero que, con estas explicaciones simples, aptas para ex-entrenadores de fútbol, os lo
penséis dos veces antes de la siguiente cacerolada. Un comentario final: el Capitán “a
posteriori” es un personaje que ya existe en South Park. La mayoría de vosotros sois
capitanes “a posteriori”, y no ayudáis. Quizás vuestros hijos queden impresionados,
nada más.

Profesor Agustín Estrada-Peña.
Department of Animal Health, Faculty of Veterinary Medicine.
Universidad de Zaragoza.

 

PD. Recomiendo seguir la evolución de la pandemia en la web del Profesor Estrada-Peña Reflexiones sobre el COVID-19 de un epidemiólogo veterinario

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Así mintieron los medios con la información de los #kitsPCR: el caso de El Mundo en el #periodismopandemia


El nivel de algunos medios de comunicación durante esta pandemia ha dejado mucho que desear. Además de no haber explicado nunca las diferencias entre los diferentes tipos de test y la complejidad de los mismos (no hay test que funcionen al 100%,  no hay reactivos a nivel mundial, etc.) o las necesidades de laboratorios de bioseguridad, se suma una nueva vertiente como han sido los kits de PCR. Los kits que se “exportan al extranjero y el gobierno no los compra”, previo paso por los kits de la hermana de Cospedal o el Grup Met. La realidad es que los kits de PCR nunca han sido el factor limitante para hacer PCR. El #periodismopandemia recupera los “peones negros” en una campaña ¿organizada?, tal y como vimos con el Grup Met y Ana Rosa Quintana. La historia interminable de los Kits PCR. Por cierto, la historia de los hisopos tampoco es como se la han contado.

 

El gobierno no compra los kits de PCR de la hermana de Cospedal

En pleno ascenso de casos de infectados salía una noticia en la que Genomica, filial de Pharma Mar, anunciaba la aprobación de un kit de PCR para diagnóstico de coronavirus. Durante algunas semanas esa noticia fue circulando por redes sin parar hasta convertirse en el enésimo bulo que circulaba, en el que teóricamente el gobierno vetaba a Genomica porque al frente de la misma está Rosario Cospedal, hermana de María Dolores de Cospedal. Parlamentarios del PP y de VOX se sumaron a la lista de fake news tal y como podemos ver con parlamentario de VOX, Hermann Tertsch.

La realidad es algo diferente ya que los famosos kits PCR de Genomica fueron distribuidos desde el primer momento en laboratorios de diagnóstico clínico y en los hospitales, principalmente de Madrid, tal y como explicaba Economía Digital. La propia Pharma Mar tuvo que explicar a través de una nota de prensa en la que “PharmaMar se ha puesto a disposición del Gobierno para abastecer de kits a hospitales y centros sanitarios“.

Pharma Mar lleva suministrando kits de PCR desde el inicio con un acuerdo de compra centralizada por parte del Gobierno de España para distribuir en las comunidades autónomas.  Incluso en una entrevista en Canal Sur, la responsable de regulación de Genomica explicaba que “estamos abasteciendo al mercado nacional porque toda la producción la hemos cerrado con el gobierno”.

 

El gobierno no llama al Grup Met (y tampoco a Ana Rosa Quintana)

La siguiente manipulación al respecto de los kits de PCR llegó de manos de Ana Rosa Quintana donde entrevistaba a Francés Maristany, presidente del Grup Met que aseguraba que podría servir miles de pruebas semanales a España, pero que nadie había contado con ellos a pesar de su ofrecimiento: “Nos dirigimos a Presidencia del Gobierno y nos escucharon, pero poca cosa más“. Además, decía que eran distribuidores en exclusivo de organización de cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), y la reina de las mañanas mostraba su indignación.

 

 

El corte del vídeo era difundido por Hugo Manchón, secretario de redes de comunicación de Nuevas Generaciones del PP, y ya se liaba por completo en redes sociales, al igual que hacía el Partido Popular que también lo difundía en sus redes.

Algún que otro medio de comunicación como VozPópuli, aseguraba que tras la difusión del vídeo la Generalitat se había puesto en contacto con ellos para comprar test, aunque lamentablemente la noticia ya está borrada, mientras que esta noticia se sumaba a la lista de mentiras como la de los 15 millones a las televisiones (nunca se han dado tales millones porque sí). Al día siguiente, la reina de las mañanas se veía obligada a hacer una rectificación… así asá.

La realidad ha sido muy diferente de lo que se contó. El tal Maristany nunca fue distribuidor en exclusiva de la APECy su empresa, Grup Met, nunca se dedicó al negocio sanitario, sino más bien al negocio textil, y nunca tuvo ningún acuerdo con nadie, tal y como destapaba El País en “La falsa historia del empresario distribuidor de test de coronavirus“.

Grup Met tampoco es el partner oficial para la logística internacional del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), un foro multilateral formado por 21 países. A preguntas de EL PAÍS, esta organización responde: “APEC no presta su nombre a organizaciones privadas para propósitos promocionales”.

Maristany asegura colaborar con una plataforma de venta llamada Monde B2B, por la que EL PAÍS también preguntó a la APEC, que recomendó dirigir la cuestión a ABAC (APEC Business Advisory Council), una iniciativa privada que asesora a algunos países de la APEC. También ABAC responde en negativo: “No tenemos constancia de ningún acuerdo o alianza entre ABAC y Grup Met con respecto a la distribución de kits de test de coronavirus”, asegura la responsable del secretariado de la organización.

La noticia de El País no tiene desperdicio porque el tal Maristany no sabía ni lo que eran los test PCR ni los de anticuerpos. No sabía absolutamente nada de lo que supuestamente decía vender.

Maristany mezcla en la entrevista el problema con los test rápidos (test de antígenos que compró España y tuvo que devolver porque estaban defectuosos, como adelantó EL PAÍS) y las pruebas PCR, que hacen los hospitales españoles, los más fiables, y de las que no hay escasez. Quintana le llega a preguntar: ¿Hay empresas españolas que estén fabricando este tipo de material? Y él responde: “PCR se fabrican solo en Corea y en Singapur”. ¿Y los test rápidos?, inquiere la presentadora. “Los test rápidos sí”. Es justo al revés.

Preguntado también por esta cuestión, Maristany señala: “Yo no sé quién fabrica PCR. No soy un experto en el tema”, reconoce. Y añade que él sigue oyendo que hay escasez. “Si hay stock de sobras ¿por qué no se le está entregando al Ministerio de Sanidad?”, se pregunta. El empresario afirma que él solo quería ayudar. Sobre la utilización política de sus declaraciones responde: “Me parece fatal. No era mi intención”.

 

 

El combo definitivo de las tergiversaciones y medias verdades: El gobierno no compra kits de PCR y permite la exportación

El día 28 de abril en EL Mundo venía otra información muy llamativa “Empresas de biotecnología alzan la voz: “Haríamos 1,5 millones de test de Covid-19, pero no nos llaman“.

Las empresas españolas de biotecnología han dicho basta. Hoy por hoy, tienen capacidad para hacer 745.500 test de coronavirus a la semana, y podrían hacer el doble si el Gobierno atendiese sus demandas. O sea, si se comprometiese a comprárselos para hacer pruebas masivas a la población en pos de la desescalada, como ha prometido.

“Se podría triplicar el número de test que se hacen en España; nuestras empresas podrían tener capacidad para 1,5 millones de pruebas por semana, pero no nos los piden”. Así lo asegura a EL MUNDO Ion Arocena, director general de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio).

Ante lo que considera una falta de interés del Ejecutivo de Pedro Sánchez, la patronal de compañías biotecnológicas ha coordinado a un grupo de empresas españolas de desarrollo y producción de soluciones de diagnóstico “para dar una respuesta conjunta y coordinada a las dificultades manifestadas por el Gobierno” a la hora de adquirir “material de test de detección masivos a la población”.

Si las principales empresas de la industria española de test de diagnóstico se han unido es porque consideran que no juegan “un papel relevante” en la respuesta a la crisis del coronavirus.

Y ello a pesar de que tienen capacidad para hacer no sólo los cientos de miles de pruebas de diagnóstico, sino 690.000 test de anticuerpos a la semana -que serían más de un millón “con una estrategia a medio plazo”- y 194.000 kits de extracción -600.000 si el Ejecutivo comienza a abastecerse con normalidad de empresas españolas-.

REPROCHAN A SÁNCHEZ QUE RECURRA A CHINA
Pero para ello “hace falta un plan del Gobierno y que nos hagan partícipes”, dice Arocena. “Que se nos dé una idea de lo que el sistema va a necesitar en los próximos meses y se establezca una hoja de ruta que nos dé confianza”, añade.

Las empresas de fabricación y desarrollo de tecnología de diagnóstico para la Covid-19 queremos tener la interlocución con el Gobierno para poder atender la demanda y aportar soluciones”, insiste.

Es decir, lo que pide la industria biotecnológica nacional es que se la tenga en cuenta. “Hay empresas españolas con kits de diagnóstico listos y no les están pidiendo nada desde el Gobierno; están trayendo de China y hablando con multinacionales”, se queja amargamente uno de los directivos del grupo, formado por 11 empresas que facturan conjuntamente 91 millones de euros al año.

Hay que recordar que el presidente del Gobierno aseguró hace justo un mes que, más allá de comprar mucho y bien en China, es “igual de importante” que los países, como España, tengan la capacidad de “autoabastecerse”, por lo que el Gobierno está hablando con “múltiples industrias sectoriales”.

Al día siguiente, otra noticia aún con más repercusión en redes sociales: “La falta de demanda del gobierno obliga a la exportación de los PCR” (edición en papel) o “Empresas nacionales exportan test PCR para la Covid-19 porque no se los compran en España” (edición online).

La tergiversación definitiva o mejor dicho, productores buscando caso (el artículo es de pago, si lo quieren completo pueden leerlo aquí).

“Suministramos test PCR conforme se nos solicita. Tenemos un stock importante y hay mercados internacionales con demanda”. Empresas españolas que fabrican las pruebas más fiables para diagnosticar que una persona tiene coronavirus han reactivado la exportación de estos kits debido a que las exigencias del Gobierno no cubren ni siquiera su producción.

El decreto del estado de alarma supuso la intervención por parte del Ejecutivo del stock y su fabricación. Pero algunas de ellas se han visto obligadas a acudir al mercado internacional, como Reino Unido o Francia, por ejemplo, para dar salida al producto y evitar perder dinero, toda vez que el Ministerio de Sanidad no cumple la demanda pese a haber impuesto el 14 de marzola intervención de estas empresas.

Perfecto! El titular, la captura y el link y a pasarlo Twitter y Facebook. ¡El gobierno no compra! ¿Y las comunidades? mmm siempre se olvidan de las que tienen todas las competencias en este asunto…

Bien, si leemos un poco más la noticia, ya no es lo que dice la noticia. Resulta que hay un exceso de producción… (las negritas son mías)

“No hay un problema de suministros de kits. Estamos sirviendo al Gobierno todo lo que nos pide, pero no podemos mantener una inversión en stockage“, explica el doctor Antonio Martínez-Murcia, director de Genetic Analysis Strategies. Su empresa ya ha hablado con Sanidad para comenzar a exportar. Acumula un stock de unos 1.500 kits (150.000 ensayos). Producen unos 500 kits a la semana, cuando la demanda de Sanidad se estima que podría estar en unos 100 semanales.

Ya luego, comienzan a hablar de la falta de reactivos… quizás la primera vez que lo mencionan en un mes.

“Ha habido un problema de desabastecimiento de productos que venían de fuera de España”, confirma el doctor Rafael Cantón, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). Los microbiólogos son los encargados de hacer las técnicas diagnósticas en los laboratorios. Rechaza que haya una falta de recursos humanos.

“Los hospitales responden y podrían aumentar su capacidad diagnóstica”. De hecho, se ha procedido a la contratación de personal, se han habilitado turnos de noche -“se trabaja 24 horas”- y se han buscado alternativas comerciales respecto a los reactivos para no depender de un solo fabricante.

Así, la ausencia de acopio por parte del Gobierno de los llamados ‘kits’ de extracción (reactivos), la falta de previsión y la complejidad de adquirirlos después en un mercado saturado y donde los productores -Francia o EEUU– prohibieron su exportación provocó un efecto embudo.

A ello hay que añadir que desde hace semanas se han habilitado por parte del Ministerio de Ciencia, del Instituto de Salud Carlos III y de las comunidades más de 40 centros de investigación y laboratorios universitarios para colaborar en la diagnóstica de los PCR. Algo que ahondó en el colapso. “Se provocó una competencia absurda por los reactivos entre hospitales y estos centros”, resume Cantón. Faltó coordinación.

Para tratar de paliar este desabastecimiento, y toda vez que la producción ha aumentado, el Gobierno ha adquirido kits de extracción del virus Covid-19 a la empresa Roche Diagnostics, S.L por valor de 1,5 millones de euros, tal y como figura en el anuncio de formalización de contratos publicado en el BOE.

La compra ha sido realizada por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), que también ha adquirido a la empresa Genómica un suministro de reactivos para la detección del virus SARS-CoV2 mediante identificación genómica para diagnóstico in vitro por valor de 3,1 millones.

 

La tergiversación perfecta de El Mundo porque ayer en La Región, la vicepresidenta de Asebio explicaba que las declaraciones a El Mundo o bien estaban tergiversadas o  inventadas. Ellos nunca dijeron nada de eso.

P. Tengo la impresión de que en las declaraciones a los medios es prudente con la actuación del Gobierno. ¿Cree que la buscan para erosionarlo ?

R. Claro, desde el momento que salió el titular en ‘El Mundo’ contando que las empresas biotecnológicas exigimos… Todos me buscan para que diga unas palabras que nunca hemos dicho. La única manera de acabar con esto es remar todos en la misma dirección, el enfrentamiento no nos va a llevar a nada y me gustaría que así lo reflejase.

¿Es necesaria esta manipulación diaria en El Mundo? ¿Volvemos a los tiempos del 11M con los peones negros? ¿Por qué? ¿Cuál es el fin? ¿Cuáles son los intereses? 

 

La realidad sobre los kits PCR y el suministro nacional

Las empresas nacionales llevan suministrando material a Sanidad desde el primer minuto en el que tuvieron los kits disponibles, pero como ya hemos dicho muchas veces, los kits no son el cuello de botella. Son los laboratorios de bioseguridad o laboratorios específicos con necesidades especiales de termocicladores específicos para hacer RT-PCR.

En este sentido, el día 3 de abril en El Confidencial en una noticia en la que se ponían los datos de PCR que se hacían en su momento (Razones (fundamentadas) por las que España no está haciendo esos 20.000 test PCR al día) venían unas declaraciones muy interesantes de los productores nacionales de kits de PCR, donde explicaban cómo los kits de PCR NO eran el problema, y ya indicaban parte de los problemas para hacer muchas pruebas.

Afortunadamente, no es el único productor español que ha centrado sus test en satisfacer la demanda interna. Desde Certest confirman a El Confidencial que en sus instalaciones de San Mateo de Gállego (Zaragoza) han alcanzado una producción de 500 kits PCR diarios —cada kit contiene 100 test— de los que la mitad se quedan aquí. “Los pedidos en España están creciendo mucho”, explica Carlos Genzor, director científico de la empresa. “Y los pedidos para España son prioritarios”.

La enorme demanda mundial de este tipo de productos está provocando ciertos desabastecimientos en las muchas partes que componen un test como este: desde los reagentes a las enzimas o incluso a los bastoncillos. Además de los suministros, lo problemático de los test PCR es que requieren de un laboratorio con técnicos cualificados. “Por la parte de los kits de identificación no hay problema, el cuello de botella está en la parte de extracción, la primera parte del proceso del análisis genético que se hace con PCR”, explican el portavoz de Genómica.

La parte positiva es que hay empresas para fabricar esos 20.000 test PCR al día que pregonaba el ministro de Sanidad, y solo con producto ‘made in Spain’, pero como en otros aspectos de esta crisis falta la previsión, en este caso de las infraestructuras necesarias para procesarlos adecuadamente. En cada hospital provincial hay —por lo general— un único laboratorio de microbiología que además de tener que analizar las pruebas que se realizan en el propio hospital ve cómo llegan cada día ambulancias de todos los rincones de la provincia cargadas con test de sanitarios de todos los centros de salud.

Por si no fuese suficiente el día 8 de abril en El Heraldo de Aragón y bajo el título de “Aragón sigue exportando test ante la falta de medios de análisis en los hospitales españoles” venían otras declaraciones interesantes de uno de los fabricantes sobre los kits de marras y cómo la producción estaba priorizada a España, pero que también había que cumplir con las demandas exteriores.

La DGA asegura que compra la práctica totalidad de las pruebas PCR a Certest Biotec, que atiende la demanda nacional y se ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias.

Aragón sigue exportando test de PCR del Covid-19 ante la falta de medios en los hospitales y laboratorios españoles para absorber toda la producción y analizar los resultados. Solo de la empresa Certest Biotec, situada en San Mateo de Gállego, salen entre 50.000 y 60.000 unidades diarias, una cantidad que podría incrementarse hasta los 80.000 en las próximas semanas.

La compañía, que se ha puesto “desde el primer momento” a disposición de las autoridades sanitarias para garantizar el suministro de los kits según los requerimientos y las necesidades que se planteen durante el estado de alarma, exporta una parte de su producción a países como Reino Unido, Italia o Francia. El incremento de la demanda ha hecho que incluso tenga que hacer turnos los sábados y domingos. Desde el Gobierno de Aragón se asegura que prácticamente todos los test adquiridos por el Ejecutivo autonómico se han comprado a esta empresa.

Fuentes consultadas por este diario recalcaron ayer que la Comunidad está adquiriendo todo lo que Certest puede suministrar. Ha de entenderse, en cualquier caso, que esta compañía tiene compromisos con otras regiones y países.

La empresa, por su parte, considera que “se está atendiendo toda la demanda” a nivel nacional, y que, por tanto, no se puede hablar de falta de suministro, sino de “falta de medios” en los hospitales para analizar los test, que requieren de unas instalaciones específicas y de personal cualificado. Esta falta de medios estaría detrás de la apuesta masiva por los test rápidos, que apenas requieren de 15 minutos.

Dos días después en El País, en la noticia del Grup Met, se aportaba más información y se aporta incluso una información más completa sobre el stock existente de kits PCR.

Más allá del aspecto empresarial, la intervención de Maristany en Telecinco incluye varias falsedades. En España hay cuatro empresas que fabrican kits PCR como los que él dice distribuir. Solo una de ellas tiene ahora mismo 100.000 determinaciones en stock. Otra fabrica 4.000 al día. Ninguna exporta actualmente, por lo que toda la producción se queda en España. No hay escasez de kits de PCR a día de hoy en España. La dificultad actualmente está en la poca capacidad en los laboratorios para procesar las muestras (son pruebas que requieren maquinaria y personal especializado y tardan cuatro horas) y en la falta de otros elementos, como los kits de extracción.

El problema no son los kits en sí, sino los pasos previos como nos indicaban en otra noticia en El Confidencial. Incluso la vicepresidenta de Asebio aporta una información muy importante de que no sirve de mucho tener empresas nacionales, si las empresas nacionales no fabrican determinados productos.

¿Tiene la sensación de que en España no se ha apostado por la fabricación nacional?

Sí, tengo un poco esa sensación y vuelvo a los test de PCR. Es una técnica relativamente complicada y la estrategia de las grandes empresas es instalar equipo cerrados, por decirlo así. Yo te suministro un equipo, que es una máquina, que te hace los test y te proveo de los consumibles que necesita esa máquina para procesar las muestras. Es una política comercial de las empresas grandes del diagnóstico. Por norma general te dan una especie de llave en mano, te implantan el equipo y con sus consumibles tú ya puedes hacer los ensayos. Cambiar eso, si los hospitales tienen ya puesta esa plataforma que utilizan consumibles de otras empresas extranjeras, no es tan fácil como cambiar de proveedor de un día para otro y ya empiezo a utilizar los kits españoles. Esto solamente se produce cuando hay un motivo importante como lo que está sucediendo con la carencia de sumininistro por parte de estas grandes compañías.

La Región

Unos días antes en Nius y en otra entrevista se explica que la producción nacional es insuficiente en los kits de extracción, la parte previa… y donde básicamente están buscando caso para que el Gobierno y las comunidades les compren a ellos y no al extranjero.

P: Ahora sois once empresas en total, ¿qué fabricáis exactamente?

R: Fabricamos tanto test PCR, como kits de extracción y test de anticuerpos. El problema que existe es que la capacidad de producción de ensayos PCR es muy grande, pero la de los kits es mucho más limitada. Hay muy pocas empresas que se dedican a fabricarlos. Los kits son necesarios en la fase previa al PCR para poder hacer la extracción de la muestras, sin ellos no se pueden realizar los PCR. Nosotros fabricamos 194.000 a la semana, una cifra que podríamos llegar a triplicar.

P: Entonces, ¿quién se encargaba de la fabricación de estos kits?

R: Normalmente son grandes multinacionales como la suiza Roche o la alemana Qiagen. Ellas son quienes los suministran porque requieren de un equipo más caro para poder elaborarlos. En realidad, es un sistema bastante simple, pero no se le ha prestado suficiente atención y nos hemos acostumbrado a importarlos. Ahora que todos tienen la necesidad de hacer este test hay problemas de suministros. Por eso comienzan a surgir más empresas pequeñas que fabrican este tipo de materiales.

P: Con un plan a medio plazo, decís que podríais llegar a fabricar el doble e incluso el triple de test. ¿De qué depende el aumento de la producción y cómo lo llevaríais a cabo?

R: Prevemos que va a haber una demanda mucho mayor de la que ya hay, por eso estamos haciendo planes para adaptarnos y duplicar la producción, algo que podríamos conseguir en dos o tres semanas. La forma más rápida de hacerlo sería aumentando los turnos de trabajo, en lugar de hacer un turno de ocho horas, haríamos dos. Pero para que esto ocurra tenemos que tener un compromiso de que se va a comprar.

E incluso aporta una información muy importante sobre los test serológicos, los famosos test fake de China…que no es tan sencillo como parece. En el momento que se compraron, los únicos que los tenían desarrollados y con capacidad de producirlos a lo bestia… China.

P: ¿Crees que si hubiesen existido más test, los resultados hubiesen sido otros?

R: Lo cierto es que no. En todo lo que tiene que ver con test PCR fuimos muy ágiles y desde el primer día estaban en el mercado. Si hablamos de serología (los test de anticuerpos) la cosa cambia, porque uno de los ingredientes clave a la hora de desarrollar estos ensayos es tener acceso a muestras de personas sanas y de personas contagiadas. Sin estas muestras no puedes hacer ningún ensayo. Por eso esta fase tardó tanto en llevarse a cabo. Tuvimos que esperar a tener muestras de pacientes que habían estado enfermos para hacer los ensayos. Personalmente me parece más apremiante el tema de las vacunas, tendríamos que estar más adelantados en este campo.

Hoy el director General de Asebio vuelve a confirmar la información, de que en España aún no se ha conseguido validar los test serológicos nacionales

P. El Gobierno ha adquirido test chinos por precios por encima de la media ¿Cómo son los vuestros?

R. Lo que estamos reportando es capacidad de producción PCR y luego están los de anticuerpo. La información que ha trascendido de los test chinos han sido de los rápidos de anticuerpo. En este momento no hay test de anticuerpos rápidos validados para poder ser utilizados de fabricación española. Se importan todos. Lo que hay es en desarrollo. De hecho, de lo que hemos reportado, hay test que no tienen la validación necesaria para poder ser comercializados como test de diagnóstico in vitro, cosa que esperamos que en breve sea así.

P. Entonces, los 690.000 test de anticuerpo, ¿son importados?

R. No, es capacidad propia, pero aún está sin validar. Esperamos que en las próximas semanas algunos de nuestros fabricantes vayan obteniendo las certificaciones requeridas que exige la legislación.

P. Se hace mucho hincapié en lo necesario que es tener producción nacional. ¿Por qué no se ha trabajado antes con los test?

R. Hay que tener en cuenta que esta tecnología se ha tenido que desarrollar. Particularmente, en el caso de los anticuerpos esta consideración es más relevante ,porque para desarrollar un test de anticuerpo tienes que validarlo en personas que hayan sido infectadas y hayan superado la infección con éxito. Hasta que no hemos tenido pacientes de este tipo no hemos podido acceder a las pruebas necesarias para validar estos test. Eso hace que en España hayamos desarrollado estos productos más tarde que en Asia.

 

Las cosas cambian y no son cómo se ha contado en los medios. ¿Por qué? ¿Cuál es el fin? ¿Cuáles son los intereses? ¿Por qué nunca se ha explicado las dificultades de hacer miles de test masivos de PCR o de desarrollar test propios?

 

¿Por qué no se hacen más PCR en España?

Si no se hacen muchos más PCR es simplemente porque faltan reactivos específicos a nivel mundial, termocicladores específicos para RT-PCR y laboratorios de bioseguridad o con condiciones para trabajar con el virus, y ni de lejos todos los laboratorios tienen las condiciones,tal y como explicaba sobre la situación hospitalaria Ángela Bernardo en la Fundación Civio.

Sanidad “recomendaba” desde principios de febrero que cada autonomía dispusiera de “al menos un laboratorio con capacidad diagnóstica”. Pero al principio los medios autonómicos también eran muy escasos. Aragón, por ejemplo, solo habilitó dos hospitales en Zaragoza, donde también se tenían que llevar las muestras de Huesca y Teruel. Andalucía hizo lo propio con dos hospitales, en Granada y Sevilla, para atender a toda la región. La Comunidad de Madrid solo contaba en un principio con los cuatro hospitales más grandes para hacer las pruebas. “Hubo previsión para una situación mucho menor que la que nos hemos encontrado. Se pensó en casos importados, brotes locales y localización de contactos, no en una situación masiva”, apunta Peiró.

Al comienzo del brote, según cuenta a Civio un portavoz de la Junta de Castilla y León, la región también centralizó sus análisis en los complejos más grandes -Burgos, Valladolid, Salamanca y León-. Las muestras de Soria, por ejemplo, tenían que hacer un viaje de dos horas por carretera para llegar al hospital burgalés. Y en Baleares, inicialmente todas las muestras se analizaban en Son Espases (Mallorca). Todavía hoy, según explica una facultativa, la mayor parte de muestras de Ibiza viajan a Mallorca por la falta de medios. Un problema similar en Canarias, la carencia de material, también ha obligado a que las muestras vayan de Lanzarote a Gran Canaria para ser analizadas, según el diario local La Voz de Lanzarote.

Durante semanas, no ha habido infraestructura ni medios para atrapar al virus a tiempo. Por ejemplo, hasta mediados de marzo, Extremadura solo contaba con un único hospital para hacer análisis, el de Cáceres, ya que el de Badajoz comenzó a funcionar hace unas semanas, según el periódico regional Hoy. Entre marzo y abril, cada autonomía ha intentado multiplicar su capacidad de detección del coronavirus: la Comunidad de Madrid cuenta ahora con 12 laboratorios en hospitales frente a los 4 iniciales; Andalucía, con 14 centros respecto a los 2 con los que comenzó. En las regiones que publican las pruebas realizadas de forma periódica, Cataluña y País Vasco, también se ve que el número de pruebas se disparó a partir de marzo.

Ángela Bernardo en la Fundación CIVIO apuntaba a un detalle más complejo y que ya intentaba explicar en “Alemania no ha hecho 100.000 test PCR diarios ni 500.000 semanales (de momento)“. No todos los termocicladores son útiles, ni todos los laboratorios pueden analizar muestras.

Por qué no se hacen más pruebas en España

Los test se llevan a cabo mediante un análisis llamado RT-PCR en tiempo real. La prueba, considerada como el “método de elección” por su “alta sensibilidad” -en torno al 70%-, tarda en condiciones ideales entre dos y tres horas, según el portavoz de SEIMC. “Si no estuviéramos sepultados por toneladas de muestras”, puntualiza. De acuerdo con Nerea Irigoyen, viróloga de la Universidad de Cambridge, la PCR tiene dos limitaciones importantes, la necesidad de mayor soporte técnico y el tiempo que se requiere. Pero a día de hoy sigue siendo la mejor herramienta disponible para atrapar al coronavirus. “Nos sirve para detectar a las personas que tienen el virus en ese momento en sus células”, apunta Peiró, pero no para identificar a aquellos que ya han pasado la infección, para los que se requieren otro tipo de pruebas.

El microbiólogo Julio García reconoce que necesitan más gente que ayude para diagnosticar a personas infectadas. Y la PCR es un procedimiento común en los laboratorios de biología molecular de todo el mundo. Pero, en su opinión, cualquier investigador que utilice esta técnica no puede hacer diagnóstico. García advierte de un problema logístico: no solo se necesita hacer el análisis, sino también gestionar bien la muestra y validar clínicamente los resultados. Tan problemático puede ser no hacer pruebas como hacerlas ofreciendo conclusiones erróneas. Además, se necesitan laboratorios que cumplan condiciones de seguridad biológica, ya que el virus es “muy contagioso”. Hubo que esperar hasta el 2 de abril para que Pedro Duque, ministro de Ciencia, anunciase un protocolo de formación para que más profesionales sanitarios se dedicasen al diagnóstico del coronavirus.

Las partidas anunciadas por Pedro Sánchez para ciencia están centradas en el estudio del virus y el desarrollo de potenciales vacunas y tratamientos. Un 4% de esta financiación, 1,2 millones de euros, se dedica a “cubrir necesidades excepcionales” para esta crisis, como la adquisición de material y el pago de guardias en el Instituto de Salud Carlos III. Pero, según confirma a Civio una portavoz del Ministerio de Universidades, esta inversión de momento no va para aquellas instituciones que intentan hacer más pruebas, como la Complutense (UCM) y la de León.

La UCM, que desde hace tres semanas trata de detectar casos en residencias de la Comunidad de Madrid, confirma que no recibe ayuda del Ministerio, salvo los kits de PCR proporcionados por el Carlos III. La universidad ha aportado sus propios medios, incluyendo los científicos que se han ofrecido de forma voluntaria, y cuenta con el apoyo de tres fundaciones para una parte del material. El Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA-INIA) es otro organismo de I+D que trabaja haciendo análisis en personal esencial de la Policía, los Bomberos o Protección Civil. En las últimas horas y a través de las redes sociales, algunos de los investigadores implicados en estas tareas han demandado coordinación y organización al Gobierno.

 

Y ya se ha hecho un esfuerzo muy grande consiguiendo hacer más de 315.000 PCR por semana, mientras que en Alemania andan por las 400.000, y con el doble de población. Y se ha crecido mucho con la incorporación de 54 centros de investigación nuevos y aún se seguirán incorporando nuevos centros para llegar a las 80.000 PCR diarias prometidas en marzo. Ningún país consigue escalar rápido. No es tan sencillo como enviar un e-mail, tal y como se ha dado a entender (PCR son las pruebas fiables y rápidas). Y a pesar de que se ha incrementado el número, siguen sin ser suficientes.

 

 

El precio de los hisopos en un mundo con pandemia

Y después de toda esta chapa, si han llegado aquí, les indico que la información de los hisopos… es otra media verdad, porque los hisopos no valen 1 euro ni tampoco se pueden comprar por Amazon. ¡Ojalá Sigma o VWR vendiesen en Amazon y me ahorraba los distribuidores!

 

La realidad sobre los hisopos es muy diferente. Los hisopos para muestras virales llevan un medio de transporte especial para virus, a diferencia de los de bacterias y también mucho más caro, como son los de los hisopos de la imagen.

Su precio en un mundo pre-pandemia ya pasaba de los 2 euros (por ejemplo estos hisopos Sigma Virocult Duo del año 2016) frente a más o menos 1 euro para bacterias. Y eso en un mundo sin pandemia donde la producción es mayor que la demanda, lo que no ocurre ahora. Los precios no son los mismos… la especulación de la pandemia.

212

 

Y el problema de los hisopos ha sido común a todos los países tal y como explicaban en WBUR con la fabricación de hisopos con impresoras 3D One Coronavirus Problem Solved (Almost): Testing Swabs Are On The Way porque a nivel mundial no había. En este sentido la FDA aprobó de urgencia que se pudiesen utilizar este tipo de hisopos fabricados con impresoras 3D como solución de emergencia, porque no hay.

La fabricación de hisopos con impresoras 3D fue también la solución de emergencia que adoptaron en Cantabria porque a nivel mundial simplemente no hay o estaban a precios absurdos (FABRICACIÓN DE HISOPOS NASOFARÍNGEOS PARA PRUEBAS DE COVID-19). Esta solución de emergencia puede ser válida pero no es la mejor opción por los problemas de esterilidad y de recogida de muestras.

Este texto en VOX lo resume perfectamente (Why America’s coronavirus testing barely improved in April)

A more recent hold-up has been nasal swabs. These are actually more technical than might seem at first. Given that they’re stuck deep into a person’s nasal cavity, they have to be high quality — to make sure they don’t break off while they’re in there. Manufacturers can’t just use any materials either; some components can fail to pick up enough of a sample, or even ruin or dilute a sample.

Chapin gave an example of a cotton swab on a wooden stick: “It ends up that the cotton swab is inhibitory to some [kinds of tests], and then the wooden stick has some fluorescent components to it, which is the same fluorescence that we use to detect the virus. So in one sense, you may get a false negative, because the swab material inhibits being able to detect the virus, and in one sense you may get a false positive, because of the components of the stick.”

Only a few manufacturers can produce the necessary swabs, and they were set up to make only so many — certainly not enough to meet rising global demand as the coronavirus spreads. As Baird said, “Do you think the factory right now that makes 10,000 of those a day can all of a sudden make 10 million of them?”

Swabs are only one example, with problems also popping up with other tools needed to collect samples, personal protective equipment for staff, vials and other equipment to store the samples as they’re transported and tested, some testing platforms (particularly for rapid testing), and the reagents used to isolate, amplify, and otherwise probe a sample for the coronavirus. Which supply shortage is a bottleneck in the chain in a given moment can vary depending on the time and place.

 

Y seguro que los intermediarios no son los mejores, pero hacer cuentas de la vieja tanto dinero dividido entre tanto…mejor, no. Luego hablamos que si los test fake… y alguno quiere hisopos fake comprados en Amazon o que no son para recogida de virus.

Para finalizar, ¿por qué nunca los medios se han dedicado a explicar los problemas de falta de reactivos a nivel mundial, los laboratorios de bioseguridad o los termocicladores específicos? Simplemente no ha interesado.

 

Nota final. Si les ha interesado pueden apoyar la noticia en Menéame o difundirla a través de redes sociales.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Por qué hacer test masivos aún no es la solución


Contenido relacionado: Alemania no ha hecho 100.000 test PCR diarios ni 500.000 semanales (de momento)  y Así han manipulado los medios de comunicación con los #kitsPCR y el #periodismopandemia

 

Dice Pablo Casado que “los españoles tienen derecho a saber si están contagiados y el Gobierno tiene el deber de hacer test masivos a toda la población“, mientras que hace unos días la derecha mediática pedía #SánchezQueremosTest. Lamentablemente, el miedo, la manipulación y el desconocimiento científico vuelven a hablar, obviando que hacer test masivos a toda la población es inviable técnica y económicamente, y que un negativo hoy, puede ser un positivo mañana. Ni siquiera Islandia o Singpaur han hecho test masivos. Simplemente aún no es la solución.

https://platform.twitter.com/widgets.js

 

¿Sirve de algo hacer test masivos a toda la población? No, aún no. 

Antes de nada, convendría aclarar que hay dos tipos de test ya que cuando se habla de test masivos, nunca se indica qué tipos de test se quieren hacer y cómo, porque en política y en la vida, hablar es gratis.

Si se refieren a hacer PCR masivas, las de teórica más fiabilidad (también fallan, como todas las pruebas), un negativo hoy puede ser un positivo mañana, ya que la información obtenida sólo indica positivo cuando la enfermedad está presente. Puedes ser negativo y en cuanto sales de hacer la prueba quedarte infectado por contacto con otra persona.

Además, es simplemente imposible testar con PCR a toda la población, mejor dicho con RT-qPCR y que es mucho más compleja que una PCR. A nivel mundial no hay reactivos ni laboratorios para hacer semejante cantidad (Why are coronavirus tests so difficult to produce?), porque para hacer la RT-qPCR para este virus no sirve cualquier laboratorio, tal y como explicábamos brevemente en el post anterior (Alemania no ha hecho 100.000 test PCR diarios ni 500.000 semanales (de momento). Ningún país lo está haciendo. Ni Alemania, Corea del Sur, Islandia… ninguno.

Las PCR de marras, (mejor simplifiquemos con PCR), al final dan una fotografía fija del momento y para conocer realmente la evolución de la pandemia sería necesario testar y testar, mínimo una vez a la semana para evaluar si esa persona está con el virus, y puestos a querer, test para todos… eso significaría testar 46 millones cada semana, cuando en Alemania no llegan a 400.000 semanales.

La idea de algunas empresas o de la liga de fútbol de querer testar a todos los jugadores, es cierto que puede ayudar a identificar algún caso. Sin embargo, el riesgo de infección continúa ahí, por lo que salvo que confines a los jugadores de fútbol en un mismo lugar y no existan desplazamientos, se necesitarían PCR cada pocos días para controlar que ninguno esté infectado, y además habría que testar a su entorno directo. Labor casi imposible.

Por este motivo las PCR solamente hay que dejarlas para aquellas personas que muestren síntomas (fiebre, tos, dificultades respiratorias, etc) o porque han sido personas en contacto con posibles casos. Hacer PCR de forma masiva es simplemente absurdo y estúpido.

Por su parte, si cuando hablan de hacer test masivos se refieren a hacer test rápidos tampoco funcionan bien, porque hay una ventana de al menos 6 días (entre 7 y 10), donde el test puede dar negativo y tener la enfermedad, ya que no se han generado anticuerpos suficientes.

Aunque se están utilizando en algunos lugares los test de doble banda que permiten identificar infecciones presentes con los anticuerpos IgM y ya superadas (IgG), éstos teóricamente son anticuerpos neutralizantes, el nivel de anticuerpos puede ser insuficiente y generar resultados erróneos. Por esa razón necesitarías hacer ELISA masivas para poder evaluar correctamente los resultados, pero tendríamos otro problema de reactivos y laboratorios específicos. Un nuevo cuello de botella al igual que en las RT-qPCR masivas.

Por otra parte, aunque sabemos que se produce inmunidad contra el virus, en realidad no sabemos cuánto dura. ¿Un día, un mes, un año? Se supone varios meses aunque no se sabe cuánto tiempo, por lo que un inmunizado hoy… puede no serlo dentro de 4 o 10 meses y volveríamos al punto de partida. Test semanal hasta tener una vacuna, que a día de hoy nadie sabe cuando podrá llegar… simplemente imposible. La buena noticia es que hasta ahora se había indicado la posibilidad de reinfecciones, pero parece que se debe más a falsos positivos por la recogida de muestras (Tests in recovered patients found false positives, not reinfections, experts say).

La mejor opción es testar a los infectados y a los posibles contactos de la persona. Eso es lo más efectivo.

 

En este sentido, en El confidencial lo explicaban muy bien sobre la importancia de testar y trazar contactos “Sin el rastreo de contactos, vamos a ciegas”,  y es que testar y trazar los contactos en los días previos es la estrategia más efectiva para parar la pandemia que hacer miles de test diario a lo loco. ¿El problema? Para trazar contactos necesitamos un montón de personas que realicen la trazabilidad, y la atención primaria en casi todos los años está en mínimos tras años de recortes.

Aquí, @javierpadilla les hace un resumen:

 

Y aquí una comparativa entre los diferentes tipos de pruebas y test. Recomendado porque explica las diferencias entre uno y otro, los problemas, etc.

 

 

Los famosos test fake y los españoles burros

Antes de que comiencen que si los “test fake” del gobierno, conviene recordar este artículo del New York Times donde se explica cómo prácticamente ningún test ofrece fiabilidad (3 de 14 fueron aptos). “Coronavirus Antibody Tests: Can You Trust the Results? A team of scientists worked around the clock to evaluate 14 antibody tests. A few worked as advertised. Most did not.

Tal y como explicaban hace unos días en Nature, los problemas de fiabilidad en los test rápidos es un problema común en absolutamente todos los países (Will antibody tests for the coronavirus really change everything?) debido a las ventanas de tiempo en las que no se detecta la infección, problemas en la extracción de la muestra para el test o la propia especificidad de los test.

Dozens of biotech companies and research laboratories have rushed to produce the blood tests. And governments around the world have bought millions of kits, in the hope that they could guide decisions on when to relax social-distancing measures and get people back to work. Some have even suggested that the tests could be used as an ‘immunity passport’, giving the owner clearance to interact with others again.

Many scientists share this enthusiasm. The immediate goal is a test that can tell healthcare and other essential workers whether they are still at risk of infection, says David Smith, a clinical virologist at the University of Western Australia in Perth. In the future, they could also assess whether vaccine candidates give people immunity.

But as with most new technologies, there are signs that the promises of COVID-19 antibody tests have been oversold, and their challenges underestimated. Kits have flooded the market, but most aren’t accurate enough to confirm whether an individual has been exposed to the virus.

And even if tests are reliable, they can’t indicate whether someone is immune to reinfection, say scientists. It will be a while before kits are as useful as hoped, says Smith. “Countries are still gathering the evidence.”

 

Para que vean que los españoles no han sido los únicos burros en esta pandemia, veamos el caso de Reino Unido donde compraron 17.5 millones de test rápidos (en España no llegaban al millón). Pues bien, no funcionaban de acuerdo al criterio español, aunque más bien era la sensibilidad que tenían, tal y como explicaba el Financial Times.

The UK government has admitted that none of the 17.5m antibody tests it ordered in the fight against the coronavirus pandemic work well enough to be used.

Ministers had high hopes that the arrival of the tests would give a much clearer picture about how many people had been infected by Covid-19, paving the way for an eventual easing of lockdown restrictions.

The failure of the tests is a significant setback and suggests Britain may be further away from being able to launch an effective programme of mass testing. 

The government is working with nine companies that have developed coronavirus antibody tests, which screen for whether someone has recovered from the disease and is likely to be immune. The tests are being assessed by researchers at Oxford university — but each one has so far proven unreliable.

“Sadly, the tests we have looked at to date have not performed well,” wrote Professor John Bell, Regius Professor of Medicine at Oxford university on Monday.

“We see many false negatives (tests where no antibody is detected despite the fact we know it is there) and we also see false positives. None of the tests we have validated would meet the criteria for a good test as agreed with the Medicines and Healthcare products Regulatory Agency. This is not a good result for test suppliers or for us,” he said. 

Last week Matt Hancock, the health secretary, said the government had placed a provisional order for 17.5m antibody tests. “We will only use them if they work,” he said.

Downing Street confirmed on Monday that “no test so far has been proved to be good enough to be used” and said it was working with the companies to improve their quality.

 

La realidad es que los test funcionaba pero el problema viene cuando quieres fiabilidades del 80 o de incluso el 100% para el día 1 post-infección, cuando la realidad es que quizás tengas una fiabilidad del 50% que se va incrementando con lo días. Las ventanas de infección son claves, ya que como bien indica la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica en su documento de “Recomendaciones de SEIMC sobre el uso de las pruebas de detección de anticuerpos” (PDF), hasta los primeros 8 días no se podría detectar correctamente los casos. La sensibilidad y por tanto la fiabilidad de los test aumenta con los días, y nunca vamos a tener una sensibilidad del 100%.

121

 

Solamente con el paso del tiempo se conseguirá identificar los test más fiables y se conseguirán mayores sensibilidades y con menos tiempo de incubación, porque aunque todas las empresas dicen que sus test son los mejores, todos fallan, tal y como indicaba el CEO de Roche hace unos días.

Some blood tests being marketed to tell people if they have ever had the new coronavirus are a “disaster”, Roche Chief Executive Severin Schwan said on Wednesday, as he prepares to launch the Swiss drugmaker’s own antibody test in May.

In developing its test, Schwan said, Roche scrutinised some existing products now on offer but rejected them as unreliable in determining if somebody has actually ever had the disease.

“It’s a disaster. These tests are not worth anything, or have very little use,” Schwan told reporters on a conference call on the Basel-based company’s first-quarter results. “Some of these companies, I tell you, this is ethically very questionable to get out with this stuff.”

 

Para una correcta evaluación se deberían de utilizar tanto RT-qPCR como test rápidos. Si hay negativo con rápido, confirmar con RT-qPCR. Y eso es simplemente imposible, técnica y económicamente.

 

Sociedad Española de Inmunología – (La Sociedad Española de Inmunología quiere informar respecto a los test de detección de anticuerpos – PDF)

 

A día de hoy es muy complicado saber qué técnica permitiría un análisis masivo de la población, porque todas tienen problemas, capacidad de análisis, etc. problemas que al final son iguales en todos los países. En este sentido, los negativos en PCR cada día se ve más claro que lo mejor sería combinar PCR con test rápido, porque hay muchos falsos negativos (Long et al. 2020. Antibody responses to SARS-CoV-2 in patients with COVID-19).

Mientras no tengamos una técnica fácil de aplicar (ej. una gota de sangre), que se pueda producir masivamente, de forma rápida y barata, y además con unos resultados fiables de al menos un 80%, no podemos pensar en hacer test masivos. Y la realidad, es que no se dan estas premisas para poder hacer unos hipotéticos test masivos.

Probablemente la panacea de los test masivos solamente funcionaría bien en países pequeños tipo Luxemburgo o Islandia, donde puedes identificar y trazar a toda la población y puedes hacer una campaña de test en pocos días. ¿Se imaginan testar a 47 millones de personas en 2 días? ¿Incluso en 7 días? Sería testar más de 6 millones de personas al día. Una ventana más amplia de tiempo sería inservible porque de nada serviría dar negativo el día 1 del mes, contagiarte el día 2 y estar en la uci a los 10 días. Inviable.

Si quieren saber bien cómo funciona cada test, y para qué sirve cada test, les recomiendo leer:

– “Test, test, test: los tres test del coronavirus

– “No, solo con un test rápido no sabrás si has pasado la infección por coronavirus

Nuevo coronavirus SARS-CoV-2: Los test diagnósticos y para qué sirve cada uno.

 

¿A qué colectivos sí habría que realizar test masivos, o quizás encuestas serológicas amplias?

Los colectivos más vulnerables o de riesgo sí que deberían de ser el objeto de estudio, tales como el personal de hospitales y residencias de mayores, además de cualquier persona que presente síntomas, vía médicos centinela a través de los centros de salud. Hacerlo en toda la población de forma indiscriminada no es la mejor opción porque simplemente no es viable.

Esta situación era explicada hace unos días por Christian Drosten, el virólogo estrella alemán hace unos días en The Guardian:

Q: Should all countries be testing everybody?

A: I’m not sure. Even in Germany, with our huge testing capacity, and most of it directed to people reporting symptoms, we have not had a positivity rate above 8%. So I think targeted testing might be best, for people who are really vulnerable – staff in hospitals and care homes, for example. This is not fully in place even in Germany, though we’re moving towards it. The other target should be patients in the first week of symptoms, especially elderly patients who tend to come to hospital too late at the moment – when their lips are already blue and they need intubation. And we need some kind of sentinel surveillance system, to sample the population regularly and follow the development of the reproduction number.

El problema de esta idea es que se requeriría de dotar con medios y recursos humanos a los centros de atención primaria, un servicio sanitario fundamental y que durante años ha sufrido recortes. Y esto es algo que nos lo explicaban de forma maravillosa hace unos días en Colectivo Silesia:

En ese contexto, hacer-tests-masivos se ha metido en el imaginario colectivo como un mantra a repetir periódicamente que enfatiza los errores de las instituciones y coloca al que lo dice en una especie de posición de conocimiento técnico, sin llegar a analizar que hacer-tests-masivos tiene poco que ver con realizar una prueba diagnóstica a una proporción más o menos grande de la población; hacer tests masivos significa tener la capacidad necesaria para hacerlos (que incluye el aparataje técnico en el caso de hablar de PCR -que no son “tests”, propiamente dichas- o los kits en los demás casos, así como los profesionales para ello); significa contar con un cuerpo de profesionales sanitarios (ya sean trabajadores de salud pública o ya sean personas capacitadas para ello aunque habitualmente trabajen en otro nivel asistencial) capaces de detectar los casos, hacer un estudio del mismo y de sus contactos, aislar los contactos íntimos y hacer vigilancia activa, logrando frenar la cadena de transmisión más allá de los pacientes sintomáticos; significa contar con lugares donde aislar a las personas que no se puedan aislar en su casa.

 

 

 

Vale, ¿y por qué decían la OMS o los coreanos “test, test and test?

Cuando la OMS habla de test masivos se refiere a testar a personas con algún tipo de síntoma como son fiebre y tos. Es decir, a detectar los casos, trazar los contactos y controlar el virus en los casos que tienen síntomas, y realizar el aislamiento.

Tal y como les decía en la nota de El Confidencial de “Sin el rastreo de contactos, vamos a ciegas”

En torno al 11 de marzo, el sistema de seguimiento en España quebró por completo. Los positivos oficiales eran 2.128. Los potenciales contactos a investigar perfectamente podían superar los 53.000. Las llamadas que recibían los departamentos de epidemiología de la Dirección General de Salud Pública de cada comunidad eran miles. Curiosamente, cinco días después, el director general de la OMS, Tedros Adhanom, pronunció su ya famosa frase: “Tenemos un mensaje muy simple para todos los países: test, test, test”. Ese mensaje caló, pero no demasiada gente prestó atención al siguiente fragmento de su intervención.

Hagan test a todo caso sospechoso. Si dan positivo, aíslenlos, encuentren a quienes han estado en contacto estrecho hasta dos días antes de que desarrollaran síntomas, y háganles test también a ellos”. La OMS añadía que esta recomendación solo se aplica a aquellos contactos estrechos que muestren síntomas de covid-19.

La estrategia de las tres T es familiar en epidemiología, y no se basa en repetir tres veces la palabra ‘test’ sino el mantra ‘test, track and trace’, es decir, testar, localizar y hacer seguimiento de los contactos estrechos de cada positivo para así romper la cadena de transmisión. Es lo que se conoce como rastreo de contactos y es la única forma de salir con éxito de los confinamientos, dado que si ocurriera un repunte, sería posible controlar a todos los sospechosos, aislarlos y evitar que se produzcan nuevos brotes incontrolados.

 

Y esta es la estrategia que quieren hacer Alemania, Francia, Italia y España. Test, test y test pero a las personas con síntomas y no de forma indiscriminada, ya que pierde un recursos muy valioso.

Por cierto, cada vez que se mencione que Alemania o Corea hacen miles y miles de test, conviene recordar que Corea tenía el foco localizado y España ya ha realizado muchos más test que Corea en relación a la población. Y en el caso de Alemania, ni 100.000 ni 200.000 PCR diarias como se ha dicho por ciertos medios y políticos de cierta tendencia. Son bastante menos, pero también se centraron en identificar los casos y los posibles contactos.

 

¿Qué hacen en otros países?

Islandia y Singapur son los dos mejores ejemplos por su baja población y facilidad para poder hacer test masivos. Lamentablemente, ninguno de los dos países da la razón a Pablo Casado ni a los de #SánchezQueremosTest.

Islandia, con una población más homogénea y con mayores facilidades para poder hacer test masivos, apenas ha realizado 46000 RT-qPCR, representando el 13% de su población. Hacer un test masivo a toda la población sería relativamente viable, porque no llegan a 400.000 personas. Sin embargo, saben perfectamente que hacer test masivos sería una pérdida de dinero y recursos, por lo que se han decidido centrar en aquellos grupos que presentan síntomas, son de riesgo o tienen antecedentes de viaje

En el caso de Singapur, utilizada por los liberales por su “buena” gestión, apenas había realizado 121.774 pruebas en una población de más de 5 millones de personas. Y lo de la “buena” gestión que se lo digan a los inmigrantes contagiados que viven hacinados en condiciones de esclavitud en el país. Lean Singapur tenía un plan modélico contra el virus, pero algo ha salido mal.

Un caso más local. El alcalde de Los Angeles anuncia que van a testar a todos los ciudadanos que lo soliciten pero dando prioridad a las personas que tengan síntomas. Para ello anuncian una capacidad de 18000 test al día (¿qué tipo de test? ¿prueba PCR? ¿test de anticuerpos?) en una ciudad de más de 2 millones de personas y un área metropolitana de 13 millones de personas.

Considerando solamente los habitantes de la ciudad y con esa capacidad de test/día se tardaría más de 200 días en testar a toda la ciudad. Un negativo hoy, no garantiza que lo sea dentro de dos días, de ahí que ningún país se plantee el test masivo. Tendrían que monitorizar a los negativos durante meses para asegurarse que no dan positivo de nuevo. Inviable y una pérdida de unos recursos muy valiosos.

 

Para finalizar, esto decía Macron sobre hacer test masivos…

 

Y esto es lo que acaba de decir su primer ministro en la Asamblea Nacional, con el objetivo de hacer 700.000 test a la semana a partir del 11 de mayo (actualmente no pasan de 200.000 a la semana).

Sin embargo, no serán test indiscriminados a la población general sino que a infectados y posibles cadenas de transmisión, y eso es algo MUY diferente de hacer test masivos a la población.

 

 

 

PD. Si les ha parecido interesante la nota, pueden apoyarla votando por ella en Menéame o difundiendo a través de las redes sociales.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 17 comentarios

Alemania no ha hecho 100.000 test PCR diarios ni 500.000 semanales (de momento)


Contenido relacionado: Por qué hacer test masivos aún no es la solución 

 

Una de las fake news más habituales es la comparativa absurda de los test que hace Alemania u otro país con los que hace España para indicar que España no hace test, omitiendo por el camino todas las singularidades y dificultades que tienen los PCR. De esta forma en El Mundo nos decían que “Alemania realiza 120.000 test diarios a la población”  o incluso políticos del Partido Popular como Rafael Hernando nos decía que Alemania realiza 500.000 test semanales, cuando la realidad es que nunca han hecho 100.000 test diarios y ni mucho menos 500.000 semanales. De momento.

https://platform.twitter.com/widgets.js

 

El origen del bulo

Probablemente el origen del bulo venga de una de las múltiples medias verdades y manipulaciones a las que nos tienen acostumbrados los periodistas patrios durante todo este periodismo de pandemia.

El 20 de marzo, Alemania se ponía el objetivo llegar a hacer 200.000 test diarios para final de abril, y en torno a 100.000 test PCR diarios para el 13 de abril. En otras noticias se daban las declaraciones de Christian Drosten, responsable de virología de Hospital Charite en el que se decía que en Alemania se hacían sobre 500.000 test de coronavirus a la semana.

Christian Drosten, a Berlin-based senior virologist, said that Germany was carrying out an “extremely high number” of coronavirus tests, which meant experts were aware of more cases, including milder ones.

Speaking at the launch of a government-backed new network for the treatment and research of COVID-19 which is being set up in Berlin, Drosten estimated that around 500,000 coronavirus tests were being carried out each week in Germany.

“The reason why Germany has so few deaths compared to the number of infected people can be explained by the fact that we carry out an extremely large number of laboratory diagnostic tests,” said Christian Drosten, who heads the Institute of Virology at Berlin’s Charite University Hospital.

Esta cifra de 500.000 test semanales se ha repetido hasta la saciedad para criticar los pocos test de España dando a entender que el Gobierno ocultaba los test. En todo esto siempre se omite el papel de las comunidades autónomas y si se hiciera, Andalucía, Madrid o Cataluña no saldrían muy bien paradas, además de que esto daría para otro post, porque hacer un PCR para determinar covid no es como mandar un email, ya que la sensación general es esa.

De esta forma el 16 de abril en El Mundo se nos indicaba en un artículo plagado de medias verdades y demasiadas manipulaciones que España sólo hacía 20.000 PCR, cuando en aquellas fechas las cifras de PCR ya suberaban las 40.000 PCR diarias, pero claro, Alemania hacía muchísimas…

En otros países, la situación es distinta. Alemania, por ejemplo, realiza 120.000 test diarios a la población -unos 1.728.357 en total hasta ahora- y a la más vulnerable se la repite a las dos semanas, para vigilar que no han sido contagiadas. Desde la OMS, los test se han señalado como una herramienta eficaz para controlar y evitar que las cifras trágicas de la pandemia. Basta recordar que en España se han de lamentar ya la pérdida de 18.579 vidas desde el inicio de la epidemia, lo que implica 523 muertes en el último día y un incremento de fallecidos diarios que baja ya del 3% para situarse en el 2,9%. Lo que sitúa a España, y en esto nada cambiaría el número de test realizados, que la tasa de fallecidos por millón de habitantes sea de 363.

Sobre la mesa, además de las 20.000 PCR diarias, sólo se sabe que Sanidad ha comprado, como manifestó Illa en la última Comisión de Sanidad, seis millones de test rápidos, de los cuáles ya ha repartido casi dos millones entre las diferentes regiones autonómicas.

¿Cuántos test hace realmente Alemania?

Si revisamos los datos oficiales que publica el Instituto Robert Koch en su informe de situación (PDF) podemos ver como hasta la semana del 10 de abril, Alemania no llevaba 100.000 test PCR diarios y ni mucho menos 500.000 semanales. Si se observa el informe, hasta la semana 15 de 2020, la correspondiente a la semana del 10 de abril se habían conseguido realizar en Alemania 360.139 test semanales, tras incrementar de 90 a 149 los laboratorios habilitados para poder realizar test. Esa cifra de los 360.000 test semanales pasada a test diarios se corresponden a 72.027 PCR diarias, ya que los laboratorios alemanes solamente trabajan 5 de los 7 días de la semana, aunque otros sí hacen 6 o 7 días, como me recuerda un comentario. Cada uno a su ritmo.

 

Probablemente ahora estén cerca de llegar a los 100.000 test PCR diarios, pero lejos de los 200.000 PCR diarias que querían lograr para final de abril, aunque están haciendo muchos esfuerzos vía robots para incrementar y duplicar la capacidad de PCR por semana. Al igual que España.

En el informe más actualizado del día 22 de abril (PDF), la cantidad de test es similar a la semana anterior, aunque con una ligera bajada (323.449), pero nada de los 100.000 test diarios. Sí indican que tienen capacidad suficiente para poder hacer más de 100.000 PCR diarias, pudiendo llegar hasta 800.000 PCR semanales, pero no las están haciendo, ya que de momento no las necesitan.

 

1312

 

Y en el último informe del 29 de abril ya se nota un incremento de la capacidad de hacer más PCR (467000 a la semana), aunque lejos de los que dice Hernando o del mito de los 120.000 por día. En este ritmo de incremento es posible que para la semana del 4 o 10 de mayo se consiga llegar a 500.000 semanales. Esto demuestra lo complicado que es escalar la realización de PCR masiva.

Imagen

La gran ventaja de Alemania fue que tenían una capacidad de base mayor que el resto de países, basada en una industria química muy fuerte con capacidad de fabricar reactivos específicos para realizar PCR, así como más laboratorios con las condiciones de bioseguridad necesarias, los dos  grandes cuellos de botella para hacer más y más PCR, además de los robots de análisis de muestras.

Los cientos de miles de test de Reino Unido

Otro mito son los miles de test diarios que iba a hacer Reino Unido, también con la idea de llegar a los 250.000 test diarios a final de mes. O eso eran los planes del gobierno hace un mes. El papel lo aguanta todo.

It amazed many observers, but it wasn’t the most ambitious testing target the government had put forward. On 25 March, under pressure on testing and claiming the UK was doing better than other countries, the prime minister said: “We are going up from 5,000 to 10,000 tests per day, to 25,000, hopefully very soon up to 250,000 per day.”

 

¿Cuántos están haciendo en Reino Unido?

Pues la realidad es que son menos, muchos menos. Según los datos de The Guardian en base a los datos publicados por el NIH, en Reino Unido se están haciendo en torno a 20.000 test PCR diarios, 22814 para ser más exactos (21 de abril), una cifra similar a la que hacía España hace un mes, y ni de lejos van a poder llegar a los 250.000 test diarios.

 

Incluso aunque entrasen a trabajar a los gigantes AstraZeneca y GSK para hacer test PCR como locos, malamente se llegarían a los 50.000 test diarios según explicaba el Financial Times, y Reino Unido cuenta con una industria biomédica y laboratorios de investigación capacitados para subir en test diarios, pero también tienen el mismo problema que España… no hay reactivos a nivel mundial (Why are coronavirus tests so difficult to produce?).

Nota

A 1 de mayo la web del gobierno británico indica que se habían realizado 1023824 test, con 122.347 en el día anterior. Sin embargo, no aclara si son todos PCR o también incluye PCR y anticuerpos.

 

 

¿Son muchos o pocos test?

Estos datos absolutos no nos dicen nada y para lo único que sirven es para manipular el debate, de la misma forma que se lleva haciendo en el último mes, con medios patrios contando medias verdades acerca de los test, mezclando serológicos, de antígeno y de PCR, o dando la sensación de que hacer un PCR es como enviar un email, porque la realidad es que ni siquiera son PCR sino que son RT-PCR… y eso complica mucho la cosa.

Cuando se comparan por millón de personas, los datos de España no están del todo mal ya que está cerca de los 20.000 test por millón de personas, frente a los 8595 de Reino Unido, los 7103 de Francia o los 14646 de Estados Unidos; pero en comparación con Alemania e Italia sale algo perjudica con 24738 y 26131 por millón, respectivamente.

En el caso de Francia se está consiguiendo realizar unos 150.000 test a la semana, con el intento de llegar a 200.000 test semanales, una cifra algo inferior a la de España.

¿Y en el caso de Italia? Pues están haciendo unos pocos más que España en números absolutos. En la última actualización de 23 de abril llevaban realizados 1.579.909 PCR, con 66.658 pruebas en el día anterior (26131 por millón de personas). Y en Italia también tuvieron casos similares a los de España, ya que faltaban laboratorios habilitados y reactivos… aunque supieron escalar bien la situación.

 

¿Cuántas PCR y test rápidos de anticuerpos se hacen en España?

La opacidad de los datos de España con este tema tampoco ayuda, diciendo primero que si eran 355.000 test PCR, luego que ya no, y luego lo de los 20 a 25.000 diarias.

La realidad de España al inicio de la epidemia era una capacidad muy baja para hacer este tipo de análisis específico y para este virus en concreto, de entorno a las 10.000 PCR diarias, según ha explicado Pedro Duque.

Con mucho esfuerzo se logró subir a unas 20.000 PCR diarias a final de marzo, pero claramente insuficientes cuando el ritmo de contagios no paraba de crecer. En la actualidad se están realizando del entorno de 40.000 a 50.000 test PCR diarias (715.000 en total en el pasado 15 de abril), que es una cifra muy buena, considerando las enormes dificultades para escalar los test PCR y hacerlos masivos. Es imposible hacer test masivos, aquí y en cualquier país. 

https://platform.twitter.com/widgets.js

 

Posteriormente Illa dio la cifra de 930000 PCR y Pedro Sánchez con el millón, que quizás es más realista la de los 930.000. En cualquier caso, la opacidad informativa no ayuda mucho dando los datos a cuentagotas. No estaría mal una columna con el número de test diarios, aunque si cada comunidad manda los datos como los manda.

Finalmente el día 27 de abril, el Ministerio de Sanidad publica la información del número de PCR y test de anticuerpos realizadas por cada comunidad autónoma, donde faltan los datos de las realizadas por las del Instituto Carlos III. A fecha de 23 de abril en España se realizaron 1.035.222 PCR y 310.038 test de anticuerpos.

 

EWnBbtSWsAAsPv8

Vía Ministerio de Sanidad

El último dato del 1 de mayo indica que en España se han realizado 1.351.000 tests PCR y 581.325 tests de anticuerpos, y en una semana se hicieron 290.000 tests PCR y 271.000 tests de anticuerpos.

 

El incremento notable de test PCR en España se ha debido principalmente a 3 factores: 1) conseguir reactivos e hisopos (Why are coronavirus tests so difficult to produce?), 2) la entrada de robots para analizar muestras que te permiten pasan de 800 a 2000 pruebas por día, y 3) la habilitación de nuevos laboratorios con la capacidad de cada uno de realizar entre 500 a 1000 nuevas PCR, diarias.

Y es que la entrada de esos nuevos laboratorios y robots ha sido clave, pero el problema es que no sirve cualquier laboratorio ni cualquier PCR, ya que lo que se realiza es realmente una RT-PCR; que son cosas muy diferentes, y los laboratorios habilitados deben de tener unas condiciones de bioseguridad muy específicas. Al inicio de la pandemia, España apenas contaba con 40 laboratorios P3. Después de mucho esfuerzo se han conseguido habilitar 24 nuevos laboratorios, a cambio de hacer un poco más laxas las condiciones de bioseguridad. 

Los requisitos necesarios para recibir la validación son los siguientes: disponer de personal formado en técnicas de biología molecular; tener capacidad para trabajar con muestras infecciosas de nivel 2, cabina de bioseguridad y equipos adecuados; disponer de capacidad para producir reactivos de inactivación; manejar técnicas de extracción por medios propios que no resten capacidades a los centros hospitalarios; poder realizar PCR por medios propios o mediante kits comerciales, y tener personal capacitado para validar informes de análisis clínicos.

 

¿Y por que decía lo de las comunidades autónomas? Pues porque se está focalizando el no hacer test PCR en el Gobierno cuando las responsables son las comunidades autónomas y la realidad es que hay diferencias muy muy notables.

A día de hoy me sigue sorprendiendo la capacidad de incrementar análisis de PCR que han logrado Galicia, Asturias o La Rioja, y la poca capacidad que tuvo Madrid; aunque parece que va avanzando, Cataluña o Andalucía. El caso de Andalucía es clamoroso ya que es la comunidad que menos PCR hace por millón de habitantes, y dónde menos se han incrementado los PCR en el último mes.

2131

Evolución del número de PCR por millón de habitantes entre el 31 de marzo y el 14 de abril. Datos recopilados por CIVIO 

 

A cambio la Junta de Andalucía lo ha justificado en la dificultad de encontrar reactivos o que no tienen robots para escalar los test, vamos, los problemas de todas las comunidades autónomas y del gobierno central, pero que siempre se omite en esta guerra mediática y de la verdad. Sin embargo, Galicia ha pasado de escasos 1000 test por día a más de 3000 test por día en apenas 15 días, o lo mismo Asturias que ha metido más laboratorios a trabajar después de adaptarlos a las condiciones de seguridad necesarias. ¿Por qué no ha hecho lo mismo Andalucía?

Si quieren comprobar esta información pueden ver la evolución de comunidad a comunidad hasta el 14 de abril en el informe que publicó la Fundación Civio, donde se observa claramente que hubo comunidades que dieron los datos a cuenta gotas (Castilla y León), otras los dieron al detalle (Cataluña, Galicia o País Vasco) y otras donde el incremento de PCR diarias no es una cosa para tirar cohetes (Andalucía).

 

¿Por qué no se hacen más test PCR?

Es un post que tengo pendiente desde hace unas semanas y que me gustaría explicar más en detalle. Brevemente, hacer una PCR para analizar COVID19 no es como enviar un email tal y como se daba entender en el famoso vídeo que se difundió por Twitter  o tal y como El Mundo manipulaba hace unos días indicando que había laboratorios disponibles para PCR y estaban cerrados, cuando la realidad es muy diferente.

No sirven todos las PCR típicas de un laboratorio, sino que son necesarios RT-PCR, son necesarios laboratorios de bioseguridad que son escasos, faltan hisopos y reactivos, pero no solamente en España, sino que a nivel mundial, lo que está haciendo que el resto de países no puedan llegar a los test previstos (Why are coronavirus tests so difficult to produce?).

@virusemergentes hacía hace unos días un muy buen hilo de Twitter en el que hacía un resumen de la situación de las dificultades de hacer PCR, mejor dicho RT-PCR, para coronavirus.

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

https://platform.twitter.com/widgets.js

 

Nota final

En esta guerra del coronavirus una de las múltiples víctimas ha sido la verdad. Medios de comunicación como El Mundo, con informaciones manipuladas o tergiversadas un día sí y otro también, o Vózpópuli (recuerdan lo de los famosos 15 millones para las tv? Pues nada de nada) no han ayudado en nada, o quizás eso es lo que querían.

¿Recuerdan lo de Ana Rosa Quintana con los famosos test masivos que el Gobierno no compraba? Pues no había nada (La falsa historia del empresario distribuidor de test de coronavirus).

Y luego la manipulación y tergiversación mezclando test PCR, de antígeno, anticuerpos tampoco ha ayudado, y ha calado en la sociedad que no se hacen test masivos, sin explicar por qué no se hacen (medios disponibles, reactivos, dificultades para hacer PCR, etc).

Pero en esto tampoco ha ayudado el Gobierno Central con una política informativa errática y opaca, que ha dado pie al incremento de todos estos bulos y medias verdades, las cuales han inundado las redes sociales y los medios de comunicación patrios. El periodismo pandemia en su máxima expresión.

PD. ¿Qué significa hacer test masivos? Es algo más que hacer PCRs…

En ese contexto, hacer-tests-masivos se ha metido en el imaginario colectivo como un mantra a repetir periódicamente que enfatiza los errores de las instituciones y coloca al que lo dice en una especie de posición de conocimiento técnico, sin llegar a analizar que hacer-tests-masivos tiene poco que ver con realizar una prueba diagnóstica a una proporción más o menos grande de la población; hacer tests masivos significa tener la capacidad necesaria para hacerlos (que incluye el aparataje técnico en el caso de hablar de PCR -que no son “tests”, propiamente dichas- o los kits en los demás casos, así como los profesionales para ello); significa contar con un cuerpo de profesionales sanitarios (ya sean trabajadores de salud pública o ya sean personas capacitadas para ello aunque habitualmente trabajen en otro nivel asistencial) capaces de detectar los casos, hacer un estudio del mismo y de sus contactos, aislar los contactos íntimos y hacer vigilancia activa, logrando frenar la cadena de transmisión más allá de los pacientes sintomáticos; significa contar con lugares donde aislar a las personas que no se puedan aislar en su casa.

Colectivo Silesia

 

Actualización

Puedes apoyar la noticia para aumentar la difusión votando en Menéame

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 7 comentarios

Los microplásticos también contaminan nuestros suelos


Republico esta tribuna en The Conversation acerca de los microplásticos en suelos, y que representará mi trabajo en los próximo seis años, una vez la FCT confirme mi puesto de investigador y firme el contrato.

Esto explica mi silencio en el último año donde he estado totalmente absorto en este nuevo proyecto y en la búsqueda de financiación.


Los microplásticos también contaminan nuestros suelos: es hora de actuar

Desde hace un tiempo vemos por televisión “islas de plástico” a la deriva en los océanos. En los últimos meses también se ha advertido de la posibilidad de que existan microplásticos, cuyo diámetro no supera los 5 milímetros, en paquetes de sal y en latas de sardinas. Incluso se ha anunciado su hallazgo en el intestino y en heces humanas, aunque esto requeriría un análisis más mesurado.

Los primeros registros del impacto de los microplásticos en ecosistemas marinos datan de la década de 1970. A partir de 2013 se indica por primera vez su presencia en ecosistemas acuáticos continentales (ríos y lagos). Sin embargo, su efecto en suelos y ecosistemas terrestres ha sido ignorado, con apenas unas menciones en 2005. No fue hasta 2012 cuando el profesor Matthias Rillig, de la Universidad Libre de Berlín (Alemania), advirtió de la situación en un estudio.

Se estima que el 80% de los microplásticos presentes en océanos se originan en ecosistemas terrestres. Provienen de suelos agrícolas, actividades industriales, construcción, transporte y vertederos. Varios investigadores ya han advertido de que se trata de un problema más grave de lo que creemos.

El investigador Luca Nizzetto, del Instituto Noruego para la Investigación del Agua, estimó que entre 110 000 y 730 000 toneladas de microplásticos son transferidas a los suelos cada año en Europa y América del Norte. Su principal origen son los plásticos agrícolas y los residuos en vertederos. Más tarde Alice Horton, del Centro de Ecología e Hidrología de Reino Unido, indicó que la cantidad de plástico que llega a los suelos es entre 4 y 23 veces mayor que la que llega a los océanos.

A pesar de estas cifras aún no sabemos bien cómo los microplásticos interactúan con el suelo, debido a la complejidad de su estructura. Existen unos 1 000 artículos científicos sobre el impacto de estos plásticos en ecosistemas acuáticos, pero menos de 100 en terrestres, a pesar de ser la fuente que los transmite a los océanos.

La mayoría de los plásticos que conocemos se desarrollaron a partir de la década de 1940. Su introducción en el transporte y en la agricultura supuso una revolución. Su utilización masiva permitió reducir costes, facilitó el transporte, las telecomunicaciones y el cultivo bajo condiciones adversas para obtener varias cosechas al año.

De la revolución a la contaminación blanca

A pesar de su inestimable ayuda, también suponen un gran problema medioambiental. Su condición de usar y tirar; su lenta degradación, que alcanza los 400 años; y las dificultades para su reciclaje y reutilización son algunos ejemplos.

A diferencia del acero y el vidrio, que pueden ser reciclados casi de forma infinita, el plástico pierde sus propiedades poco a poco. Con cada reciclado se obtiene un material de peor calidad que necesita ser mezclado con plástico virgen.

Los embalajes y el transporte suponen el 40 % del plástico utilizado en el mundo. La gran mayoría de los plásticos utilizados en estos sectores acaban en vertederos o incinerados, ya que las tasas de reciclado son muy bajas.

Aunque apenas supone un 4% de la cuota de mercado, otro gran consumidor de plástico es el sector agrícola. En muchos casos no se recicla bien o acaba a la intemperie sobre los suelos agrícolas. Esta elevada cantidad de restos plásticos, que queda sobre los suelos o en vertederos después de su uso en agricultura, se denomina en China la “contaminación blanca”.

El plástico también puede llegar a los suelos agrícolas de forma inadvertida, tal y como ocurre con los lodos de depuradora. Estos pueden contener una elevada cantidad de estos materiales, ya que las técnicas de depuración apenas retienen un 10% de los microplásticos que llegan de nuestros hogares e industrias.

Un ejemplo son las prendas textiles, donde el plástico tiene cada día una mayor presencia a través del nailon, poliéster y elastano. El lavado de la ropa en lavadoras puede incrementar las probabilidades de que se desprendan estas fibras. El resultado es que llegan al medio ambiente, a los suelos agrícolas por lodos de depuradoras o directamente a las masas de agua.

Ya tenemos una legislación que limita la carga máxima de metales pesados en lodos de depuradoras, y acabaremos por regular también los microplásticos. Sin embargo, esto no es fácil porque los suelos y los lodos son muy complejos y aún no tenemos una buena técnica de extracción de microplásticos.

¿Cómo afecta el plástico a los suelos?

Aunque este campo todavía es joven, sabemos que los microplásticos pueden afectar negativamente al desarrollo de lombrices y microartrópodos. También repercuten sobre la actividad bacteriana en los suelos,e incluso pueden actuar como transportadores de contaminantes orgánicos, inorgánicos y representar un problema por los propios aditivos que llevan los plásticos, tal y como ocurre con las bolsas plásticas de la compra.

No solo eso, sino que también impactan en las propiedades fisicoquímicas de los suelos. Esto quiere decir que empeoran sus funciones y los servicios ecosistémicos que proporcionan.

El suelo es un recurso no renovable a escala humana y cada día está más amenazado a nivel global por culpa de la contaminación, la sobreexplotación de recursos, el cambio climático y la deforestación. Ahora recibe una nueva amenaza: los microplásticos. Su impacto empeorará la calidad del suelo, lo que supondrá una pérdida de productividad a medio y largo plazo.

A pesar de todo esto, el plástico todavía es muy necesario y, en muchos casos, carece de alternativas. Además, existen problemas medioambientales globales más importantes que los microplásticos, como el cambio climático.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de trabajar de inmediato en reducir su uso. También en aumentar las ridículas tasas de reciclado y prohibir su uso en aplicaciones donde existan alternativas. Sin olvidar seguir investigando en nuevos materiales y bioplásticos, cuya degradación sea más rápida o tenga efectos menos nocivos. Eso sí, tampoco son la panacea: conviene recordar que no todos los bioplásticos son realmente “bio”.The Conversation

Andrés Rodríguez Seijo, Postdoctoral research associate, Universidade do Porto

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo es el proceso de aprobación de un paper científico


Comparto aquí este artículo que publiqué previamente en Xataka

 

“Publicar o perecer” (Publish or perish) es una frase que todo investigador tiene en mente. Si no publicas tus resultados en una revista indexada, y a poder ser con un buen factor de impacto, no eres nadie en el mundo de la ciencia y no podrás acceder a becas, proyectos, puestos en la universidad, etc. Para llegar a tener tus resultados publicados, normalmente has de recorrer un largo y tortuoso camino. En otras ocasiones el camino puede ser corto, ya bien por suerte, unos resultados espectaculares o porque has hecho algún tipo de fraude, algo que se comienza a visualizar más.

 

Una historia que tienes que vender

Una vez obtienes los resultados de tu investigación, necesitas darle consistencia hasta crear tu historia. Al igual que si fuera un libro o fueras un vendedor de una tienda, necesitas crear una historia atractiva, con un título y un resumen muy atractivos. Aunque en general tienes que seguir un determinado esquema (introducción, material y métodos, resultados, discusión y unas conclusiones finales), la forma en la que lo cuentes va a ser muy importante de cara a que otros autores te lean, aparezcas más fácil en un buscador, etc.

Una vez se plasma esta historia en un manuscrito; hay que buscar una revista de tu área de trabajo, y a poder ser que tu historia entre en el área de interés de la revista (el temido “este trabajo no está en el scope de la revista”) y enviarlo a través de su web.

Normalmente envías a una revista que tenga una temática similar a lo que envías, en función de su índice de impacto, etc. pero previo a este envío, el artículo lo has de maquetar conforme a unas normas muy determinadas, que cambian de revista a revista, incluso de la misma editorial (palabras/páginas/palabras clave, el formato de la bibliografía, el número de tablas y figuras de resultados, etc.).

Publicar un paper.jpg

Pasos habituales en el proceso de envío y publicación de un paper

 

La emoción del envío

Después de editarlo a las normas y cubrir una serie de formularios con todos los datos y sugiriendo unos posibles revisores, subes el paper a la web de la revista y al cabo de unas horas o días, recibes un email del editor asociado o el editor en jefe.

Si el editor cree que es un artículo interesante para su revista, buscará entre 2 a 5 revisores, para que revisen tu trabajo, y ahí comienza una carrera de fondo. Aunque normalmente puedes proponer unos revisores, pocas veces esos revisores serán los que revisen tu trabajo (no tienen tiempo, no quieren, el editor cree que no son los mejores, etc.).

Si no le parece interesante, te contestará en un email tipo informándote que lamentablemente tu paper: i) no se ajusta al área de la revista, ii) es un trabajo muy similar a otros que tienen publicados, iii) no tiene la suficiente relevancia, o iv) no da un motivo. En algunas ocasiones te ofrecerá enviarlo a otras revistas que pueden ser de tu área de trabajo (cuando son de la misma editorial), o directamente no te dirá nada, pero que espera que vuelvas a enviarles otra cosa en otro momento.

 

La tensa espera

Los revisores dispondrán de entre 15 días y 3 meses para realizar una revisión de tu trabajo, aunque es un plazo muy variable en función del campo de estudio y revista. Si creen que es bueno y válido para publicar, recomendarán al editor que lo incluya para publicar tal cual se envió, aunque esto no es habitual.

Lo normal es que los revisores encuentren fallos o cosas que se pueden mejorar (redacción del texto, idioma, calidad de los resultados, nuevos análisis para mejorar el trabajo, etc.), de forma que irán pidiendo revisiones de mayor o menor magnitud (major revisions, moderate o minor revisions), o el rechazo y la devolución a los autores, ya que tiene tantos fallos que requiere demasiadas mejorías y no vale la pena. En otras ocasiones puede suceder que directamente se rechace sin dar un motivo, aunque no suele ser habitual.

Al finalizar el plazo, puede que exista un empate entre revisores (uno a favor [revisionres de algún tipo o aceptación) y otro en contra (rechazo)], por lo que puede ocurrir que el editor: i) realice él mismo la revisión del trabajo, o ii) se pida a otro revisor su opinión, por lo que se vuelve a correr otro plazo de entre 15 días y 3 meses.

El tiempo entre que se envía y tienes una decisión definitiva (publicado o rechazado), puede eternizarse, porque se vuelven a pedir nuevas mejoras del trabajo, con un tiempo para que se puedan hacer. Se hacen y se vuelve a enviar a la revista, normalmente a los mismos revisores; aunque en otras ocasiones alguno de los revisores no puede/quiere y hay que buscar otro revisor. Se vuelve a dar otro tiempo de revisión, y se procederá a aceptar los cambios, pedir más cambios o rechazarlo; por la inclusión de este nuevo revisor.

Si la revista es muy buena, por ejemplo en las revistas más conocidas como Nature o Science, este tiempo puede ser de apenas 20-40 días; incluso con varias revisiones, aunque lo normal es que pase entre 1 a 6 meses, o incluso más de un año, entre las diferentes revisiones, etc.

Una línea más para tu cv

Si tienes suerte y el trabajo se considera válido para su publicación en la revista, el editor te comunicará la buena noticia y pasará a alguna subcontrata en India o Filipinas, que se encargará de revisar el trabajo más en profundidad y realizar el trabajo de maquetado en la plantilla de la revista: si las imágenes que envías tienen buena calidad, las tablas están bien, revisarán el texto, si las referencias están bien puestas o si faltan, etc.

Al final de este proceso, entre 2 a 10 días, esta oficina editorial te enviará unas pruebas de imprenta para que las revises y las aceptes, y tu artículo pasará a la web de la revista (otros 2 a 10 días), previa aceptación del copyright de la editorial y todo lo que conlleva, o previo pago a la revista (entre 500 y 5000 euros) para que tu paper pueda ser accesible a todo el mundo (Open Access).

En el caso de las revistas que mantienen edición en papel, tu trabajo aparecerá “in press”, hasta que exista un número de la revista, en la que se incluya tu trabajo y se le den unos números de páginas.

En el caso de las revistas exclusivamente online (ej. PlosOne, Scientific Reports, etc.), este proceso es inmediato y en cuanto se publica online, ya tiene un número y unas páginas.

Este hecho de rapidez de publicación y agilización de los procesos, ha permitido crecer a muchas de estas revistas Open Access, porque el hecho de ser el primero con algunos temas, puede ser vital de cara a futuras citas, proyectos, colaboraciones, etc.

Al final de este proceso habrán pasado semanas o meses, incluso algún año, y al final tendrás tu trabajo publicado. Y a por otro más, porque necesitas tener el mayor número de trabajos posible. Publish or perish.

 

El agujero negro de los trabajos rechazados

Si tienes mala suerte y tu trabajo es rechazado, vuelves a la carrera de fondo buscando una revista, normalmente de menor calidad, y adaptando tu manuscrito a sus normas. Volver a buscar revisores, volver a pasar el proceso de revisión, etc.

Por lo general, cuando se rechaza un trabajo puede ocurrir dos cosas: o que se envíe tal cual a otra revista, porque los autores no creen necesario introducir nuevos cambios, o que se acabe mejorando en algunas partes atendiendo a los comentarios de los revisores de la revista anterior.

¿Conoces a tus revisores?

Durante el proceso de revisión del artículo lo habitual es que cuando envíes un artículo puedas proponer revisores, pero eso no te asegura que sean esas personas las que te lo van a revisar.

Lo habitual es que no sepas quién te revisa tu artículo, pero el revisor sí sabe quién eres tú, y pueden surgir susceptibilidades y rivalidades…cuando se trata de campos muy específicos.

Aunque no es muy ético, sí te puedes encontrar con revisores que en su informe de revisión te pongan por las nubes o te pidan mejorías, pero de paso puedan para aprovechar y te sugieran de una u otra forma que cites sus artículos; porque va a mejorar el trabajo, o en el caso de algún editor, que cites a su revista. Ocurre más de lo que parece.

Esto está comenzando a cambiar y en algunas revistas existe un doble ciego, por el que ni tú conoces a los revisores, ni ellos conocen quienes son los autores, aunque es deducible por las referencias o por el tipo de trabajo.

Y en los últimos tiempos con el boom de las revistas Open Access, se comienza a favorecer el hecho de que se conozcan los revisores al final del proceso, y se publiquen tanto los nombres como los diferentes comentarios realizados durante todo el proceso, tal y como ocurre en algunos papers en Nature, Science o en las revistas de Frontiers.

¿Se cobra por revisar?

Este proceso de revisión es completamente altruísta, aunque cada vez más aparecen iniciativas como Publons, de reconocer de alguna forma el trabajo; con la idea de algo más a largo plazo, o editoriales como MDPI o Frontiers que ofrecen significativas rebajas en la publicación de artículos en Open Access o en servicios de traducción y revisión de inglés. Otras como Elsevier, suelen ofrecer acceso gratuito durante unas semanas a bases de datos como SCOPUS, pero sigue siendo un trabajo laborioso y poco reconocido. Todo por el bien de la ciencia.

¿Buenas editoriales o buenas revistas? El sistema JCR

No podemos hablar de la existencia de buenas editoriales como ocurre en los libros. En el caso de las revistas científicas, el pastel se lo reparten cinco grandes editoriales (Elsevier, Springer-Nature, Wiley-Blackwell, Taylor & Francis y Sage) u asociaciones científicas, como ocurre en el campo médico; que al final son las que publican la mayoría de artículos. Dentro de la misma editorial y por la diversidad de campos que intentan abarcar, puede tener excelentes, buenas o revistas del montón.

Las revistas se clasifican en una especie de Champions League, el sistema JCR, que clasifica anualmente las diferentes revistas en diferentes áreas de conocimiento. Para ello se utiliza el número total de citas que recibe la revista, tanto de la misma revista como de otras; el número de artículos publicados en los últimos dos años, etc. para finalmente obtener un valor y una posición en un listado final y dentro de un área de conocimiento determinada, que cambia cada mes de junio.

Aunque el JCR es el sistema de clasificación de revistas más utilizado por las agencias de evaluación, presenta importantes carencias y es cada vez más criticado, porque se puede llegar a manipular y dar lugar a artificios en la posición final.

Al igual que ocurre con las clasificaciones de las Universidades (Índice de Shangai, Índice de Leiden, etc.), existe cada vez más un mayor número de índices de clasificación de revistas (JCR, CiteScore, SJR, etc.), que aunque utilizan un sistema de clasificación similar al JCR, introducen diferencias y supuestos cambios de mejora.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario