Adrian Solano, ¿el peor esquiador del mundo?


Se ha vuelto viral el vídeo del esquiador venezolano Adrian Solano compitiendo en el Mundial en Lahti (Finlandia). Adrian, un cocinero de un puesto de hamburguesas, cuya único conocimiento del ski eran unos rollerski (una especie de patines que simulan el esquí) sobre el pavimento de un desolado parque de Maracay, compitió en el mundial de Lahti.

Quedó último (156 de 156) tras sucesivas 32 caídas, entre las dos mangas. Su llegada a Lahti estuvo precedida de discriminación por la policía francesa en una escala en Paris, y casi no llega a competir si no es por una campaña de recogida de fondos en Finlandia… ya que fue deportado por la policía francesa.

Hace un año Solano empezó a entrenarse con rollerski (una especie de patines que simulan el esquí) sobre el pavimento de un desolado parque de Maracay. La pasión le pilló mientras se empleaba como cocinero en un puesto de hamburguesas. Entonces asistió a una charla de César Baena, un promotor en Venezuela del esquí invernal, quien a la larga le convenció de enrolarse como el cuarto integrante del equipo nacional. Para ello debió haber llegado a Suecia en enero. Allí se prepararía para la competencia entrenándose, por primera vez, en nieve. Pero no lo hizo. En una escala en París, las autoridades francesas lo detuvieron. Solo llevaba 28 euros encima. No creyeron que era esquiador. Ocho días más tarde volaba de regreso a Caracas. Había prácticamente echado a la basura los 1.125 euros que consiguió ahorrar para el billete. “Creo que lloré durante todo el vuelo”, recuerda, “sentí que había perdido todo por lo que había trabajado durante un año”.

Sin embargo, ya en Maracay, dos días antes del Mundial, recibió una llamada desde Finlandia. Un empresario había recolectado 4.000 euros mediante una campaña de crowdfunding; ¿Quería de verdad ir al Mundial? “Tenía dos opciones: o decir que sí o decir que no. El ‘no’ me iba a dejar sentado frente a la computadora viendo la competencia y diciendo: ‘Allí habría estado yo”. Solano confía en que volverá a presentarse en un próximo campeonato mundial, al amparo de la Federación Internacional de Esquí, que abre el torneo a atletas procedentes de países donde el esquí no es nativo. Ha recibido varias ofertas de patrocinio y adelanta que el 25 de marzo firmará la más firme de ellas en México.

El Pais

¿Es el peor esquiador del mundo o un ejemplo de superación?

Su caso recuerda al de Eric Moussambani en Sydeny 2000, o de otro esquiador, Philip Boit, el primer keniata en competir en unos juegos de invierno en Nagano 1998.

 

El caso de Philip Boit sirvió para que otra esquiadores keniata, Sabrina Wanjiku Simader, fuera la primera keniata en competir en esquí alpino.

¿Son los peores esquiadores del mundo o ejemplos de superación?

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las ciudades que nos “matan”


Os dejo esta nota de mi reciente colaboración en Xataka

Las ciudades que nos “matan”: estos son los problemas de salud que afronta el ser humano urbano del siglo XXI

Más del 54% de la población mundial vive en zonas urbanas o periurbanas, una cifra que se espera que alcance en el 70% en 2050, aunque en zonas como en la Unión Europea ya se ha alcanzado (73%).

Además, la industria y las actividades comerciales se concentran en estas zonas periurbanas, por lo que los ecosistemas urbanos se han convertido en grandes centros de consumo de recursos, y en zonas de producción y emisión de sustancias potencialmente contaminantes.

Aunque desde el año 2000 se ha eliminado o reducido uno de los principales contaminantes en los entornos urbanos, el plomo de las gasolinas, pinturas de viviendas antiguas o tuberías; existen multitud de contaminantes orgánicos e inorgánicos que siguen provocando diferentes problemas sanitarios y que provocan millones de muertes al año.

Esta elevada y rápida concentración de población pone en jaque a las autoridades sobre cómo poder hacer entornos urbanos cada vez más sostenibles y sanos, considerando que la población de estas áreas va a seguir creciendo, al igual que la industria asociada.

Sin embargo, para alcanzar esta sostenibilidad es necesario conjugarla con los intereses industriales/económicos o lo que es lo mismo, empleo, y eso es un reto que en ocasiones no es fácil de abordar. Esto es algo que estamos viendo en las grandes ciudades europeas con los problemas sanitarios y medioambientales que ocasiona el transporte.

Una calidad del aire cada vez peor

La contaminación atmosférica es uno de los grandes problemas en los ambientes urbanos, por la emisión de partículas contaminantes, tanto por la industria como por el transporte, siendo la responsable de cerca de 500.000 muertes en Europa y hasta 7 Millones según lo indicado en 2012 por la OMS.

Contaminantes inorgánicos (ej. metales pesados), orgánicos (PCBs, PAHs, etc.), emisiones de CO2, NO2 o SO2; partículas atmosféricas (PM 2.5, etc.)…una elevada cantidad de riesgos que están cada vez más presentes en las ciudades (industria, transporte, construcción, etc.) y con un mayor impacto en la salud humana.

Datos recientes de la OMS en un estudio de más de 2000 ciudades en todo el mundo, se indicaba que el 98% de las ciudades de más de 100,000 habitantes en países con medio o bajo desarrollo, no cumplían los estándares de calidad ambiental del aire. Cuando los países eran con un desarrollo más avanzado, únicamente lo incumplían el 56%.

Crecimiento incontrolado de las ciudades

La ausencia de planificación en las ciudades por el crecimiento incontrolado, es otro de los grandes retos a los que se enfrentan las poblaciones urbanas, especialmente en los países menos desarrollados: población urbana en rápido crecimiento, ausencia o deficiencia de redes de saneamiento/sanitarias o la existencia de zonas industriales, normalmente de industria pesada y conviviendo con las zonas “residenciales”.

Países como Bangladesh son un claro ejemplo de esto. El rápido crecimiento económico del país (un 6% en 2013) atrae a un número cada vez mayor de personas por la posibilidad de trabajo en un país muy pobre, donde la población urbana crece entre un 3 y 5% anual.

Sin embargo, este crecimiento se ha hecho incontrolado con una elevada cantidad de personas viviendo en suburbios, sin redes de saneamiento y cercanos a zonas con posible impacto por el cambio climático como zonas de marismas, o centros de producción industrial y minera, han convertido a estas ciudades en centros de riesgo de desastre: contaminación, falta de redes de saneamiento, mayor facilidad para la transmisión de enfermedades; muy relacionado con la falta de saneamiento, etc.

Y la situación de Bangladesh no es única ya que es similar por multitud de países de África, Asia y América del Sur; donde entre 700 y 1000 Millones de personas viven en barrios marginales, sin acceso a una mínima atención sanitaria y dónde la transmisión de enfermedades es más sencilla.

Las nuevas megaciudades pueden ser incubadoras de nuevas epidemias sanitarias, con una mayor y rápida propagación, pudiendo convertirse en amenazas a nivel mundial, tal y como se observó con los casos de ébola en los suburbios africanos o con el Zika en América del Sur. En este sentido, la planificación puede ser una poderosa herramienta para la mejora de la salud humana y reducir el riesgo de enfermedades transmisibles.

Y no podemos olvidarnos de dos grandes problemas asociados al crecimiento incontrolado de las megaurbes: cambio global y violencia.

Las megaciudades son cada vez más vulnerables al cambio global, tanto por el mayor riesgo de inundaciones al crecer sobre zonas de cauces naturales… o por la falta o mala calidad en el acceso al agua potable, un problema que en la actualidad ya afecta a más de 150 Millones de personas. Además, el crecimiento rápido e incontrolado también está asociado al aumento de la violencia: población joven sin empleo, mayores desigualdades, tráfico de drogas, etc…

Crecimiento incontrolado y salud humana… un poco más cerca

No hace falta ir tan lejos para observar cómo la ausencia de planificación puede influir en la salud humana en países desarrollados. Las zonas verdes en las ciudades, cada vez más escasas, juegan un importantísimo papel y al que apenas se le da importancia.

Las zonas verdes funcionan como filtro de sustancias y elementos contaminantes, barrera sonora, etc. o un importante efecto en la mejora de la salud mental de sus habitantes: son unas importantes zonas de esparcimiento para una población donde el sedentarismo (vivienda-trabajo-vivienda) es un problema. Y este sedentarismo, normalmente viene asociado a un aumento de problemas de obesidad o de diabetes de tipo II, problemas sanitarios en crecimiento en los países desarrollados.

¿Podemos hacer algo?

Muchos de los problemas sanitarios asociados a las ciudades están ocurriendo en los países menos desarrollados, aunque las alertas sanitarias por la contaminación del aire en las ciudades de Europa nos recuerdan que no es un problema de países pobres. Es un problema real, que lo tenemos en la puerta de casa y que irá en aumento en los próximos años.

Hay un gran problema para combatir estos problemas y se llama dinero. Aunque se requiere una acción global y coordinada, que incluya a los países más ricos y pobres, se requiere mucho dinero con el que “facilitar” un cambio de mentalidad y ayudar a los países más pobres a un crecimiento más sostenible con la creación de redes de saneamiento, etc. y vivimos en una época donde la salud humana parece una preocupación menor y no hay más que ver las iniciativas contra el cambio global.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Preguntas y respuestas sobre los riesgos de los huertos urbanos


Originalmente este artículo se publicó en el mes de Noviembre en Xataka bajo el título Siete preguntas y respuestas para entender mejor por qué los huertos urbanos pueden ser tóxicos

Hace unos días se publicaba un artículo en Magnet acerca de los riesgos que suponen los huertos urbanos. En él, se aborda de forma general y fácil de comprender, los principales riesgos que presentan los huertos urbanos y al que agradezco la cita que me hace. Sin embargo, tanto en las respuestas en redes sociales como en el recorrido que ha tenido la nota (ej. Menéame), observé que han quedado bastantes dudas y conceptos sobre por qué los huertos urbanos pueden suponer un riesgo real para la salud humana. Intentemos aclararlas.

1. ¿Pero no hay tantos huertos urbanos, no?

En los últimos 20 años han proliferado por todos los ayuntamiento diferentes iniciativas de agricultura urbana o de huertos urbanos. Si en el año 2000 apenas había unas 9 zonas de huertos urbanos en España que representaban 148.000 metros cuadrados, según datos de Gregorio Ballesteros, esta cifra crecía hasta las 508 zonas y más de 2 millones de metros cuadrados según datos del mismo autor para el año 2014 (Ballesteros 2016, comunicación personal). Esta situación es similar en la mayoría de países desarrollados y no tan desarrollados, donde la agricultura urbana es una necesidad más que una actividad lúdica.

Porque la situación de los huertos urbanos en Europa generalmente es eso, una actividad lúdica. Planteados inicialmente como una forma de acercar el campo de los urbanitas (o un pasatiempo), su crecimiento se ha hecho imparable y es este el gran problema de los huertos urbanos.

Los huertos urbanos están gozando de una increíble expansión.

El problema de esta fiebre hortofrutícola es que puede tener grandes riesgos . Las ciudades, que ya albergan a más del 50% de la población mundial, no suponen el mejor ambiente para la salud humana por la influencia del transporte y de actividades industriales o constructivas, que pueden aportar al aire y al suelo elementos y compuestos potencialmente tóxicos (EPTs), tales como metales, o nuevos contaminantes, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), policlorobifenilos (PCBs) (ejemplo en Londres), además de riesgos como los microplásticos, cuyas consecuencias aún desconocemos.

2. ¿De dónde surge la contaminación que puede afectar a los huertos urbanos?

Por suerte, en Europa y en la mayoría de los países del mundo los combustibles ya no contienen plomo. Durante décadas el plomo ha sido el gran problema de los ambientes urbanos, por sus graves problemas en el desarrollo fetal y durante la infancia, principalmente por sus efectos neurotóxicos.

A pesar de que no existe plomo en las gasolinas, éste continúa en el suelo, algo que pude verificar durante el desarrollo de la tesis con suelos urbanos de Vigo. Aunque los contenidos de plomo no eran excesivos, unos 250 mg kg-1, cuando estudiamos los ratios isotópicos indicaron que las gasolinas eran el principal contribuidor de plomo en suelo (+40% en promedio). Y estamos hablando de una ciudad relativamente pequeña, unas 300.000 personas y un movimiento de escasos 500.000 vehículos diarios.

El plomo sigue muy presente en los ambientes urbanos. Está presente en baterías, elementos de construcción, pinturas de edificios antiguos o partes metálicas de vehículos. Y además del plomo, existen otros elementos potencialmente peligrosos, casi siempre con origen en el transporte y en las actividades industriales. Son los “contaminantes urbanos”: bario, procedente de la abrasión y desgaste de los frenos de los vehículos; o cobre, níquel y zinc, procedentes de las emisiones industriales y el desgaste de los vehículos, y que en cantidades elevadas pueden representar un riesgo para la salud humana.

3. Si los combustibles ya no tienen plomo, ¿cómo pueden los cultivos estar contaminados?

El problema de los ecosistemas urbanos no suele ser tanto el contenido total, que normalmente es elevado o muy elevado, sino cuánto de este contenido puede estar biodisponible o accesible a la red trófica (humanos, animales, plantas). Ese el gran dilema de las huertas urbanas: los cultivos suelen ser favorables a la captación y acumulación de estos elementos y compuestos potencialmente tóxicos.

Diferentes trabajos han indicado la existencia de concentraciones de estos elementos significativamente más elevadas cuando se analizaron plantas de huertas urbanas frente a las de agricultura tradicional. Es el caso de ciudades como Wroclaw (Polonia), por el efecto de la actividad industrial (Kabala et al. 2009 – PDF), Bolonia (Antisari et al. 2015), Berlín, por el efecto de tráfico (Saumel et al. 2012), o la propia ciudad de Madrid (Beesley 2014Izquierdo et al. 2015).

Estos dos últimos ejemplos, Berlín y Madrid, son posiblemente de los más interesantes por el impacto del estudio y la cercanía.

En el caso de Berlín (en El Blog de Búho Gris se hace un buen resumen en castellano) se habían analizado las concentraciones de diferentes metales pesados (cadmio, cromo, cobre, níquel, plomo y zinc) en especies cuktivadas: tomate, acelgas, zanahorias, guisantes, patatas coles y menta. Observaron que los cultivos tenían niveles más elevados de los metales observados que los cultivos del supermercado de la zona, aunque estos niveles se reducían cuando se trataban de cultivos de invernadero o protegidos por barreras vegetales.

El caso de Madrid es más reciente y está hecho en dos trabajos diferentes. En ambos se observó cómo el cobre, el cromo, el plomo y el zinc eran los elementos más preocupantes, dado que podían representar un grave riesgo, fundamentalmente para los niños. El estudio de Beesley (2014) indicaba que había una mayor acumulación de metales en especies aromáticas, y la necesidad de analizar las amenazas de la acumulación de los catalizadores empleados como sustitutivos al plomo, tales como el platino, el rodio y el paladio, y de los que aún desconocemos un poco sus efectos.

4. ¿Cómo hemos llegado a no saber si un huerto puede resultar tóxico o no?

Normalmente, la existencia de elevados niveles de elementos y compuestos potencialmente tóxicos se produce por diferentes motivos.

Por un lado, por la propia dinámica urbana de las emisiones relacionadas con el transporte y de la actividad industrial, tanto en la propia ciudad como en las cercanías, y que está muy influenciada por la localización de la ciudad (como ocurre en la contaminación urbana de Madrid) o en las dinámicas de vientos y otros aspectos.

Por otro, y quizás más importante aún, porque la mayoría de los huertos urbanos NO existe planificación previa.

De forma habitual, los huertos urbanos se instalan en suelos abandonados que han acumulado EPTs durante años. Además, en muchos casos, no existe evaluación histórica de los riesgos. No tiene mucho sentido planificar huertos urbanos en localidades como Mieres (Asturias), cuando ha sido históricamente una de las localidades con mayores niveles de contaminación urbana por las actividades industriales y del transporte de España (Loredo et al. 2003).

5. ¿Podemos utilizar suelo del campo no contaminado y así librarnos de los EPTs?

Sucede que también hay riesgo de acumulación de EPTs. Los huertos y el “nuevo suelo” estarían en contacto con el aire, que puede contener EPTs de forma particulada, e ir acumulando los agentes contaminantes.

Normalmente, los cultivos tienden a captar entre el 20 y el 25% de los EPTs disponibles en el suelo, en especial del plomo, aunque lo más preocupante es la deposición atmosférica de las partículas de EPTs sobre los cultivos, que normalmente es la responsable de más del 70% del contenido contaminante en los cultivos, especialmente en los cultivos de hoja (como ocurre con las espinacas o las acelgas).

6. ¿Y qué pasa con los huertos no-urbanos? ¿También esos están contaminados?

Esta es una de las críticas que más observé a raíz de la nota inicial en Magnet, tal y como podemos comprobar en el hilo que generó el artículo en Menéame, y que también generó comentarios similares en Twitter o Facebook.

El propio trabajo de las huertas urbanas de Berlin demuestra que los contenidos de EPTs en los cultivos urbanos son significativamente mayores que los cultivos vendidos en supermercados y de agricultura “industrial”. Además, las prácticas agrícolas normalmente reducen la biodisponibilidad de metales en los cultivos y no están situados en ambientes potencialmente contaminados como son las ciudades.

“En cambio, los huertos “profesionales”, hasta arriba de pesticidas y glifosatos son sanísimos, oiga” — Comentario en Menéame.

La biodisponibilidad de pesticidas y glifosatos es significativamente menor que la biodisponiblidad de metales y PAHs, con peores efectos que los contaminantes previamente mencionados, además de que su aplicación en los huertos “profesionales” está sometida a mayores controles de los que se creen habitualmente.

7. Vale, ¿entonces cómo puedo saber si puedo tener un huerto urbano en mi barrio?

Un breve listado de posibilidades:

Los huertos urbanos necesitan un estudio previo de cada localización, algo que no suele ser habitual.

Es necesaria la caracterización exhaustiva de las propiedades del suelo, detectando cuáles pueden influir en una mayor biodisponibilidad de los EPTs. Esto llevaría a la necesidad de encalar el suelo para tener valores neutros o ligeramente básicos de pH, y/o de enmendar los suelos con materia orgánica para reducir la biodisponibilidad de estos EPTs.

La historia industrial del entorno va a influir mucho en la acumulación o no acumulación de materiales contaminantes. No tiene mucho sentido poner huertos urbanos en localidades con una fuerte actividad industrial o con la existencia de industria contaminante, tales como siderurgias o complejos petroquímicos. Tampoco si estamos hablando de ciudades con una elevada actividad de transporte. Madrid no sería la mejor elección para una huerta urbana.

¿Invernadero? Sí, gracias.

Es necesario plantar barreras vegetales que minimicen la entrada de partículas de EPTs, o que los cultivos se realicen en invernadero.

La selección de las especies adecuadas. Los cultivos de fruto normalmente van a acumular menos EPTs que los cultivos de hoja o tallo, y la realidad es que son los cultivos de hoja o tallo los que más se plantan en estas huertas urbanas (porque tienen un crecimiento más rápido).

La limpieza exhaustiva de los diferentes aperos de labranza que se vayan a emplear, además de evitar que los niños puedan consumir o tocar el suelo de estas zonas, lo que implicaría la eliminación de las huertas urbanas que se están poniendo de moda en escuelas.

Una nota final a modo de resumen

Debido a la falta de suelo agrícola útil, bien sea por su inexistencia o por su contaminación y deterioro, se estima que la agricultura urbana puede ser una nueva vía de cultivo. Sin embargo, la agricultura urbana conlleva grandes riesgos que necesitan ser minimizados, algo que normalmente no se realiza. Las iniciativas de agricultura urbana están bien como actividad lúdica y/o cultural, pero pretender alimentar a población con sus cultivos es un error, ya que la práctica mayoría cultivos urbanos no tienen ningún tipo de control y se sitúan en entornos potencialmente contaminados.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

¿Por qué hay tantos problemas de contaminación atmosférica en Madrid?


Madrid tiene un gran problema de contaminación atmosférica, evidenciado por la activación casi continua de los protocolos de actuación por NOx en los últimos tiempos. Aunque los vehículos de diésel son los grandes responsables de toda esta contaminación, hay un factor inherente imposible de controlar y es que la localización de Madrid favorece la contaminación atmosférica.

Madrid

Contaminación atmosférica sobre Madrid. Fotografía de Gaelx

Ha vuelto a saltar el protocolo de contaminación en Madrid a pesar de estar en unos días en el que muchas personas hacen puente y después de lluvias. Hay varias causas para explicar por qué hay tantos problemas de contaminación atmosférica en Madrid, aunque uno de ellos es el clave en todo este asunto:

1. Los niveles de preaviso se han endurecido desde 2015

En la ciudad de Madrid se llevan incumpliendo las directrices en materia de calidad de aire desde 2004, lo que provocó una la apertura de expediente sancionador por contaminación a Madrid y Barcelona en 2015.

Desde la llegada de Ahora Madrid al gobierno se han endurecido las directrices en materia de contaminación atmosférica. Mientras que en el protocolo anterior del gobierno de Ana Botella el nivel de preaviso y aviso eran de 200 y 250 microgramos de NO2 en dos estaciones de una misma zona, respectivamente; con la nueva normativa de contaminación atmosférica estos niveles se han reducido a 180 y 200 microgramos para preaviso y aviso.

Umbrales de contaminación más bajos para activar: Preaviso, Aviso y Alerta

Hasta ahora, el protocolo se activaba en nivel de preaviso cuando dos estaciones (las mismas) de una misma zona (de las cinco en las que está dividido el mapa urbano) superaban los 200 microgramos /m3 durante dos horas consecutivas. El nuevo protocolo se activará cuando las mediciones sean de 180 microgramos/m3 en dos estaciones (cualesquiera) de la misma zona.

El nivel de aviso, para el que antes se requería que dos estaciones (las mismas) de la misma zona superasen los 250 microgramos/m3 durante dos horas seguidas, se rebaja a los 200 microgramos/m3 para dos estaciones (cualesquiera) de una misma zona.

El nivel de alerta se produce cuando tres estaciones cualesquiera de una misma zona (dos si se trata de la zona 4, que corresponde al Pardo y la Casa de Campo) superan los 400 microgramos/m3 durante tres horas consecutivas.

2. Madrid y España tienen un gran parque móvil de vehículos diésel

Los vehículos diésel son los grandes responsables de la contaminación atmosférica por NOx y no las motocicletas como dijo el Ayuntamiento de Madrid el año pasado con episodios similares (Las motos no podrán circular cuando la contaminación se dispar) donde la concejala de Medio Ambiente, Inés Sabanés, decía que las motocicletas “emiten lo mismo o más que los coches de gasolina. Algo completamente falso como se indicó en este blog en Las motos y la contaminación de Madrid.

Esta equivocada declaración de la concejala, se intentó corregir meses después con la medida de prohibir los coches diésel más contaminantes en Madrid para 2020, con una restricción de acceso al centro en 2017.

De los más de 2 Millones de vehículos que circulan cada día en Madrid, más del 60% son vehículos de tipo diésel, principales emisores de NOx, y en la mayoría de los casos son trayectos relativamente “cortos” de casa al trabajo/colegio y vuelta (más del 50%).

Los NOx, son los grandes desconocidos de la contaminación medioambiental y son los causantes del caso Volkswagen (en español, aquí). Siempre nos centramos en el CO y el CO2, pero en una ciudad, son contaminantes cuyo impacto puede ser mitigado (aumento de zonas verdes). Los NOx son los causantes de la mayoría de enfermedades respiratorias, de las famosas “boinas de contaminación” y no son fácilmente mitigables.

Aunque los vehículos de gasolina también emiten NOx, sus cantidades son bastante más bajas, en algunos casos irrelevantes. Los NOx son producidos en su gran mayoría por la combustión producida por los vehículos de gasóleo, que también son los grandes causantes del material particulado (PM10 y PM2.5).

Según los datos que maneja el Ayuntamiento, el factor de emisión de óxidos de nitrógeno de las motocicletas que más recorridos realizan habitualmente por la almendra central (las de menos de 250 centímetros cúbicos) es superior al de los turismos de gasolina (0,21 gramos por kilómetro frente a 0,10). Las motocicletas de más cilindrada tienen un factor similar a los turismos de gasolina (0,12); el de los ciclomotores es algo superior (0,16). En comparación, el factor de emisión de los turismos diésel oscila entre 0,30 (para los que cumplen la normativa Euro 6) y 0,87 (para la Euro 5).

El País

Son los diésel los verdaderos causantes de la contaminación, pero en España no habrá ningún gobierna que se meta con los diésel, porque representan más del 50% del parque móvil (en torno al 64% de las nuevas matriculaciones en 2014 eran diésel). Un ejemplo de esto fue que VW se libró de las multas en España porque los diferentes planes PIVE, no incidían en los NOx.

Por cierto, ¿funciona la reducción de la velocidad? Tal y como recuerdan en Hipertextual (El problema de la contaminación en Madrid, explicado en cinco minutos) es algo que no siempre funciona:

Diversos estudios, realizados en Ámsterdam o Barcelona mostraron que el establecimiento de un límite máximo de velocidad contribuye de forma positiva a reducir la concentración del dióxido de nitrógeno y de las partículas en suspensión. Pero la hipótesis de que una velocidad más reducida se relaciona con una menor contaminación -dado que consumiríamos menos combustible- no es tan sencilla como parece.

La Agencia Europea de Medio Ambiente señalaba que no existían conclusiones claras respecto a los beneficios medioambientales de limitar la velocidad. En ese sentido, otra investigación focalizada en el área metropolitana de Barcelona mostró que había una mayor reducción de compuestos tóxicos con un sistema variable de velocidad que con el establecimiento de un límite de velocidad.

Uno de los últimos estudios más completos sobre la contaminación del aire, es un trabajo de Moreno et al. (2013) publicado en Atmospheric Environment (Daily and hourly sourcing of metallic and mineral dust in urban air contaminated by traffic and coal-burning emissions) en el que muestreando la estación del Retiro, observaban claramente un claro efecto del tráfico en la contaminación urbana por el aumento de partículas, NOx y metales asociados al tráfico, tanto Zn, Pb o metales raros tal y como ocurre con el Cerio, empleados como catalizadores en los combstibles al prohibirse el Pb.

Trace element data also allow use of discrimination diagrams such as V/Rb vs. La/Ce and ternary plots to illustrate variations in atmospheric chemistry (such as the effect of Ce-emissions from catalytic converters), with Madrid being an example of a city with little industrial pollution, recently reduced coal emissions, but serious atmospheric contamination by traffic emissions.

3. La localización de Madrid favorece la contaminación atmosférica

La localización de Madrid no ayuda a reducir la contaminación atmosférica ya que su situación favorece que las partículas contaminantes permanezcan sobre el aire de la capital.

Cerca de dos tercios de la Comunidad de Madrid están en una gran cubeta sedimentaria, conocida como al Cuenca de Madrid, limitada al norte y oeste por el Sistema Central (Gredos, Guadarrama, Somosierra), al este por la Sierra de Altomira, y al sur por los Montes de Toledo (Madri+d) La misma ciudad de Madrid se encuentra inmersa en esta vasta depresión.

20120227110446375.jpg

Vía Educa Madrid

Esta situación de pozo, con sierras montañosas relativamente cerca de la ciudad, favorece la existencia de una “isla de calor” tal y como se recuerda en este PDF de Madri+d sobre la atmósfera de Madrid:

La ciudad de Madrid constituye una “isla de calor”, de manera que al elevarse el aire más caliente, las depresiones originadas “atraen” el aire de las zonas rurales o industriales circundantes. Su temperatura mínima es más alta que la de su entorno, llueve más, debido a la existencia de núcleos de condensación, que a su vez contribuyen a reducir la radiación incidente. La humedad absoluta es menor debido a carencia de láminas de agua y la escasez de vegetación que produzca evapotranspiración.

Además de la isla de calor, el hecho de tener una cadena montañosa tan cerca y tanto al Norte, sur, este y oeste… hace que la capacidad dispersante de la atmósfera sea bastante reducida y los vientos en general, son bastante suaves. Con velocidades altas de viento, se logra una mayor dispersión de las partículas contaminantes, alcanzado mayores distancias y que se mezclen en un volumen de aire mayor. En Madrid los días de calma (viento reducido o inexistente) llegan al 25%.

Al hilo de esta situación de Madrid, si alguien intenta relacionar las muertes de contaminación atmosférica y Madrid, especialmente en enfermedades por cáncer; que no se olvide del Radón, y es que Madrid se encuentra sobre una zona granítica, en la que los niveles de radón por descomposición del Uranio son muy elevados (Las concentraciones de radón en la sierra de Madrid superan tres veces el nivel medio de toda España).

¿Es adecuada la estrategia de la ciudad?

La estrategia que está llevando la ciudad de Madrid es adecuada aunque es insuficiente, una situación que no depende de Madrid exclusivamente. Aunque Madrid redujera la circulación de vehículos por la ciudad, días alternos de conducción en función de la matrícula, etc. se reducirían los niveles pero seguirían siendo muy elevados, precisamente por esta localización.

Tanto desde Madrid pero principalmente desde el Gobierno Central, es necesaria una política de incentivación en la reducción de los vehículos diésel más contaminantes con la renovación de los vehículos más antiguos, aunque quizás las medidas de actuación pasarían por reducción general de todos los vehículos diésel con el mayor aumento impositivo sobre este tipo de vehículos. Algo que parece que comienza verse ciertos atisbos de mejoría con la clasificación por la DGT del parque de vehículos en función de su potencial contaminante.

La situación y las medidas de Madrid son relativamente similares a las de otras capitales europeas, aunque son algo light con respecto en Londres existe ecotasa y en Berlín hay zonas vedadas a determinados vehículos. París y Roma son quizás las más cercanas a lo que están intentando hacer en Madrid, aunque allí van más avanzados (llevan concienciados un poco más de tiempo).

De momento parece que el diésel comienza a perder terreno ya que el 66& de los vehículos matriculados en España en 2014 eran de este tipo, en comparación al 71% de 2010.

Más restricción, incentivación de los híbridos, enchufables o favorecer un sistema de transporte eficaz; aunque es algo casi imposible de mejorar cuando una ciudad está desarrollada, tanto a través de autobuses como de trenes.

Una nota final

Vistos los problemas que tiene Madrid con la contaminación atmosférica y también de sus suelos, estaría bien que abandonaran o paralizaran la idea de los huertos urbanos, aunque en Abril anunciaran la amplicación de los existentes en 29 más.

Está bien querer enseñar o como actividad de tiempo de libre, pero a día de hoy, los huertos urbanos son un riesgo ecológico totalmente innecesario (ej. Saumel et al. 2012, Vittori et al. 2015; Díaz Rizo et al. 2015) a menos que se hiciera un estudio serio de los emplazamientos de cada uno, el estudio de las propiedades del suelo y el tipo de suelo y especialmente, el tipo de cultivos (NC State).

Muchas de las plantas cultivares utilizadas en horticultura suelen ser acumuladoras de elementos y compuestos potencialmente tóxcos, tales como los anteriormente conocidos como metales pesados (Cu, Pb, Zn, etc.) u otros contaminantes como los PAHs o PCBs derivados de la quema de hidrocarburos, plásticos, etc.

Y en el caso de Madrid, algunos estudios ya indican de la necesidad de evaluar el riesgo ecológico de cada emplazamiento (Beesly 2014, Izquierdo et al. 2015), especialmente si hay niños de por medio por el riesgo por plomo y cromo.

Actualización

Debido al mogollón de visitas después de la portada de Menéame y la referencia en Xataka, he actualizado y completado la información sobre el riesgo ecológico de los huertos urbanos.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 32 comentarios

#LecturasdeDomingo (90)


Ciencia

– Burundanga: Nunca dejes que la verdad arruine una buena historia.

El potencial del CRISPR para terapias individualizadas.

Greenpeace is on the wrong side of history with regard to GM food. It should stop exploiting the irrational fear.

Las emisiones de CO2 en Estados Unidos en la primera mitad de 2016 están al nivel de 1991.

La contaminación del aire mata a más personas en África que la malnutrición o el agua contaminada.

Mueren más personas en Europa por infecciones en el hospital que por sida o tuberculosis.

Proyecto Mohole, un fracaso que no hacía falta.

– Nuestra lavadora: la gran desconocida

El sexo con neandertales nos trajo un papiloma y un cáncer.

Economía

El Constitucional da la puntilla a los opacos presupuestos de Defensa.

– Sobre el lío de los teléfonos Zetta: Cómo tener tu propia marca de móviles fabricados en China y Ni trucos ni pegatinas: así se fabrica (de verdad) un móvil español en China

– De rey del porno (Cumlouder) al próximo ‘Hawkers’: el español que factura millones desde Gijón.

– Venezuela: país en crisis (parte I) y (parte II)

La lluvia de millones que el indiano de la Coronita dejó en su pueblo leonés. El presidente del fabricante de la cerveza mexicana fallecido este verano, Antonino Fernández, se ha desvivido por su pequeño pueblo, que ahora está pendiente de la generosidad de su herencia

Periodismo

Un español en la Albania de los 70.

¿Cómo percibía usted el impacto del régimen en la vida de los albaneses?

Lavado de cerebro general, mucho miedo, vida muy pobre, una opresión absoluta que limitaba la vida a la pura subsistencia. Unas capas privilegiadas de confianza –militares, cuadros- y una minoría inaccesible de dirigentes que vivía en la zona prohibida de Tirana (El “Bllok”).

¿Tirana tenía algún tipo de vida nocturna en aquel periodo?

Cero absoluto, que supiéramos. Creo que acababa de realizarse una gran purga contra la influencia occidental en la juventud y se había reducido mucho el acceso a la televisión italiana. Solamente a veces, cuando íbamos a tomar algo a los quioscos veraniegos junto al lago, veíamos grupos de estudiantes un poco más relajados. Pero la verdad es que todo parecía un gigantesco monasterio laico, de gentes grises y tristes, de hombres y mujeres todos iguales.

– Sobre el fin de la Guerra en Colombia: Jon Lee Anderson fue testigo del proceso de paz en Colombia. Aquí su crónica sobre el fin de la guerra y De por qué odiamos a las Farc (y no tanto a los paras…).

La España que lleva pistola. La población española es una de las menos armadas de Europa, pero preocupa el mercado ilegal.

Los deportistas españoles que se medican como Simone Biles. Toman el mismo derivado de las anfetaminas utilizado contra el déficit de atención gracias a centenares de autorizaciones de la Agencia Antidopaje.

¿Es el 12 de octubre una conmemoración racista y franquista?

Una ballena, un helicóptero y un concejal: así empezó en 1987 la carrera presidencial de Trump.

– Siria: propaganda, peligros y responsabilidades.

Évole, Bisbal y el suicidio cultural de la izquierda.

Clase de aritmética con balas y dinamita. Los liberados en Irak comienzan a relatar la experiencia de vivir dos años bajo las estrictas reglas impuestas por los yihadistas del Estado Islámico

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Por qué es tan importante la reducción de gases hidrofluorocarbonados aprobada en Kigali


Los representantes de 197 países han llegado a un acuerdo histórico en Kigali (Ruanda para la reducción y eliminación progresiva de los gases hidrofluorocarbonados (HFC), implicados en el efecto invernadero, en un proceso gradual que dará inicio en 2019. El acuerdo divide a los países en 3 grupos, en función de su desarrollo, para para reducir el uso de gases de hidrofluorocarbonos hechos en fábrica, según el ministro de Ruanda, Vinncent Biruta. El acuerdo es histórico porque obliga a la reducción de gases a los tres principales emisores: China, Estados Unidos e India.

Secretary Kerry Delivers Remarks About the Montreal Protocol in Kigali

Intervención del Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, durante el 28º encuentro de Países Firmantes del Protocolo de Montreal. Fotografía de la Secretaría de Estado de Estados Unidos (Flickr).

El plan contempla que los países desarrollados, incluyendo a la mayoría de países europeos y Estados Unidos, reduzcan su uso en un 10% antes de 2019 y en el 85% antes de 2036.

Por su parte, más de 100 países en desarrollo entre los que se encuentra China, el mayor contaminador del mundo de HFCs, congelarán su uso del gas para el 2024. Por último, un último grupo de países que incluye India, tercer emisor del mundo de HFCs; Irán, Irak, Pakistán y algunos estados del Golfo, negociaron un comienzo más tarde en 2029.

El acuerdo firmado en el 28º encuentro de Países Firmantes del Protocolo de Montreal celebrado en esta ocasión en Ruanda, continúa lo acordado inicialmente en el Protocolo de Montreal, donde más de 100 gases fluorados han sido eliminados en la vigencia del acuerdo original, firmado en 1987. Una vez la regulación sea aprobada por los diferentes países firmantes, la industria desarrolla rápidamente alternativas.

En este sentido, tanto los países miembros de la UE, USA y Japón, llevan tiempo realizando nuevas regulaciones para reducir los HFC (Velders et al. 2015). La importancia del acuerdo de Kigali, se debe a que incluye y obliga a reducciones a China e India, primer y tercer emisor de estos gases.

Los HFCs

Introducidos precisamente en sustitución de otros gases más contaminantes como eran los clorofluorocarburos, los HFCs son usados como gases refrigerantes en frigoríficos o aparatos de aire acondicionado.

Los hidrofluorocarbonos (HFC) se incluyen dentro de un grupo más amplio, los gases fluorados, que  también incluyen a los perfluorocarbonos (PFC) y el hexafluoruro de azufre (-SF6), que se empezaron a utilizar a inicios de la década de 1990 en sustitución de los clorofluorocarburos (CFC). Su utización se centra en gases refrigerantes en frigoríficos o aparatos de aire acondicionado, agentes extintores de incendios, disolventes y para la fabricación de espumas aislantes (Supermarket fridges as polluting as their plastic bags, study claims).

Aunque no son nocivos para la capa de ozono a diferencia de los CFC, los HFC son contaminantes de vida corta, ya que permanecen en la atmósfera entre 1 y 13 años; aunque pueden llegar hasta 260 años, y retienen más calor que el CO2, mientras que los PFC pueden tener actividad en la atmósfera entre 5,000 y 10,000 años (Aslam et al. 2003).

hfc

UNFCC – Global Warming Potentials.

Más información:

– IPCC – Working Group I: The Scientific Basis – Hydrofluorocarbons (HFCs).

– UNFCC – Global Warming Potentials.

– Mother Jones – Explained in 90 Seconds: Your Fridge Is Accelerating Climate Change—But It Doesn’t Have To.

– The Guardian – Supermarket fridges as polluting as their plastic bags, study claims

– Aslam et al. 2013. Atmospheric Perfluorocarbons. Environmental Science & Technology 37(19): 4358–4361. DOI: 10.1021/es030327a.

– Fang et al. (2016) Hydrofluorocarbon (HFC) Emissions in China: An Inventory for 2005–2013 and Projections to 2050. Environmental Science & Technology 50 (4): 2027–2034. Doi: 10.1021/acs.est.5b04376.

Montzka et al. (2014) Recent Trends in Global Emissions of Hydrochlorofluorocarbons and Hydrofluorocarbons: Reflecting on the 2007 Adjustments to the Montreal Protocol. The Journal fo Physical Chemistry A 119: 4439–4449. Doi: 10.1021/jp5097376.

Tsai (2005) An overview of environmental hazards and exposure risk of hydrofluorocarbons (HFCs). Chemosphere 61: 1539–1547. Doi: 10.1016/j.chemosphere.2005.03.084

– Velders et al. 2015 – Future atmospheric abundances and climate forcings from scenarios of global and regional hydrofluorocarbon (HFC) emissions. Atmospheric Environment 123: 200–209. Doi: 10.1016/j.atmosenv.2015.10.071

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

#LecturasdeDomingo (89)


Ciencia

Premio Nobel de Física 2016:

Los físicos teóricos Thouless, Haldane y Kosterlitz por los materiales topológicos 2D

Un Nobel cuánticamente topológico

El Nobel de Física 2016 explicado en cuatro minutos

Premio Nobel de Química 2016:

Sauvage, Stoddart y Feringa por las máquinas moleculares.

Una explicación muy completa en Nature “The tiniest Lego: a tale of nanoscale motors, rotors, switches and pumps

El Nobel de Medicina:

Premio Nobel de Medicina 2016: Yoshinori Ohsumi por la genética de la macroautofagia

¿Por qué los médicos ya no ganan los premios Nobel de Medicina?

Where Nobel winners get their start. Undergraduates from small, elite institutions have the best chance of winning a Nobel prize.

– Tenemos un problema y es que la acidificación de los océanos avanza más rápido de lo que se creía “Disparate acidification and calcium carbonate desaturation of deep and shallow waters of the Arctic Ocean“.

Cannabis, el remedio prohibido: Pacientes, médicos e investigadores luchan por la regulación del uso medicinal de esta sustancia.

El genetista que quiso ser Indiana Jones. Svante Pääbo, fundador de la paleogenética, ha revolucionado el conocimiento relacionado con los orígenes del ser humano

– Sobre por qué NO hay que beber alcohol durante el embarazo: Alcoholismo antes de nacer.

– Polonio. How Radioactive Poison Became the Assassin’s Weapon of Choice. The mysterious life and brutal death of a Russian dissident.

La medicina tradicional china, una superstición peligrosa para la biodiversidad.

– Los famosos informes de OCU y Facua son patrañas sin fundamento científico. Un ejemplo: Los «10 errores metodológicos graves» del estudio de la OCU sobre la mejor crema antiarrugas del mercado.

Medioambiente/Economía

Batalla soterrada por el futuro de la nuclear en España.

Los reyes del ‘fracking’ se retiran de España por la puerta de atrás.

Cae otro mito de Podemos: Ecuador dispara su deuda y pide ayuda al FMI.

US officially accuses Russia of hacking DNC and interfering with election.

Periodismo

Ferreras y Ocho horas de aire caliente.

Por qué el video de Amarna Miller es puro cherry picking para hacerte creer que España es un país que no es.

– El Nobel de la Paz para Juan Manuel Santos por el intento del fin de la Guerra en Colombia. Sin embargo, su etapa al frente del ejército colombiano deja algún punto oscuro en su currículium “Así se fabrican guerrilleros muertos“.

FARC: Ejército pueblerino. Vía Jorge Galindo.

Kosovo: The Road Team. Fútbol y tensión política. Vía José Luis Rojas.

Intimidación en el aire: así se intercepta a un enorme bombardero en pleno vuelo.

Las saudíes se rebelan contra la esclavitud de la tutela masculina.

Así elige Gallup a los votantes que interrogan a Trump y Clinton en el debate presidencial

Thanks, Obama. The historic—and underrated—economic record of the 44th president

Pyramiden: population 6. The Soviet ghost town frozen in time high in the Arctic

‘Maybe I’m the northernmost headbanger in the world.’

Once a thriving Soviet mining settlement, Pyramiden, located far above the Arctic Circle on Norway’s Svalbard archipelago, has been almost entirely abandoned since it was shut down in 1998. Now a tourist attraction, the sprawling ghost town is home to just six year-round residents. Pyramiden chronicles the quiet, largely solitary life of one of them, Aleksandr Romanovsky, who likes to go by the nickname ‘Sasha from Pyramiden’. He has worked as a tour guide at the Russian settlement since 2012 when, he thinks, he was the only person to apply for the job. A loner by nature, Romanovsky has come to feel at home in this unusual, otherworldly place, where he spends the time between giving tours and warding off polar bears by enjoying solitary pursuits, such as playing guitar and learning Spanish.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario