¿Por qué no se pide ayuda del RNBQ del ejército?


Visto que la Comunidad de Madrid y en especial su Consejero de Sanidad están demostrando su total inutilidad en la gestión de la crisis del ébola, surge una pregunta ¿Por qué no se pide ayuda a la unidad RNBQ del ejército? Si se hace, ¿se mostraría como una debilidad antes de las elecciones? ¿Hasta este punto de nepotismo hemos llegado?

Efectivos de la UME durante maniobras de evacuación, refrigeración y control de supuestos incendios en la Central Nuclear de Almaraz – Fuente Ministerio de Defensa.


El avanzar de los acontecimientos con la crisis del ébola en Madrid está poniendo de manifiesto la inutilidad de la Comunidad de Madrid en la gestión del problema. Las denuncias del personal médico sobre el material inadecuado, modificaciones en el protocolo (ayer iban por la octava modificación), que ayer se conociera el contrato que certifica el desmantelamiento del Carlos III como referencia de infecciosos (PDF) o las declaraciones estúpidas de su Consejero de Sanidad, ponen de manifiesto que en Madrid están gobernados por auténticos inútiles.

En vista de todo esto y cuando parece claro que la situación no está tan controlada como indica la Consejería de Sanidad, surge una gran duda… ¿por qué no se pide ayuda a la unidad RNBQ del ejército?

El Regimiento RNBQ

En España, el Regimiento NRBQ ‘Valencia’ número 1, perteneciente al Ejército de Tierra y creado el 1 de marzo de 2005, es la unidad más importante de la defensa frente a ataques nucleares, radiológicos, biológicos o químicos.

El adiestramiento más importante para combatir esta amenaza es el denominado “Ejercicio Grifo”, encomendado al Ejército de Tierra, aunque tanto el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil cuentan con unidades RNBQ propias. Al mismo tiempo, la Unidad Militar de Emergencias también cuentan con adiestramiento NRBQ.

La unidad militar dispone de capacidad para el despliegue inmediato, con la posibilidad de montar un equipo móvil de desinfección y de clasificación de enfermos incluso en interiores como puede ser una planta de un hospital.

Una de las opciones que se barajó entre Defensa y el Estado Mayor, en el caso de que el Gobierno encargase a los militares hacerse cargo de los dos religiosos infectados, era la instalación de un hospital de campaña con protección NBQ en la base de Torrejón, para iniciar allí el tratamiento, en espera de una mejora y un posible traslado a otras instalaciones.

Otra posibilidad estudiada también fue el traslado a otra instalación militar preparada, e incluso que los enfermos fuesen tratados en Paterna (Valencia), sede del Regimiento RNBQ Nº1.

“En cualquiera de estos casos se habrían reducido considerablemente los riesgos de exposición, al no tener que introducir a un ‘paciente cero’ en una instalación sanitaria civil” explican los expertos militares.

y con un traje especializado de nivel 4, el máximo nivel de protección aunque poco manejable por la poca movilidad (peso y materiales) pero donde ellos están perfectamente entrenados y habituados a utilizarlo.

Sobre las normas a la hora de colocarse el traje de protección, un militar con amplia experiencia explica que es necesario “ponérselo y quitárselo cientos de veces antes” para aprender a hacerlo en condiciones de seguridad.

“Mientras aprendes a hacerlo, tienes un mando detrás dándote una colleja cada vez que cometes un error. Te dice: ‘Si haces eso en un caso real, ya estarías muerto’. Un curso teórico de unas horas no es, ni mucho menos, suficiente” concluye. “Y aún así es necesaria la ayuda de dos personas para ponérselo o quitárselo”.

Otras fuentes explican que el personal militar dedicado a la lucha NBQ “está especialmente instruido para soportar las duras condiciones físicas, y sobre todo psicológicas, que suponen el uso prolongado delEPI (el traje de protección).

El personal militar llega a realizar simulacros y maniobras en los que hay que llevarlos puestos “durante 8 horas casi ininterrumpidas. Y tras ellas debes quitártelo y desinfectarlo mientras te mueres de ganas por rascarte o te cae el sudor por la cara”.

Aunque se trata de una unidad dedicada a la defensa en caso de entrar en combate y por tanto no adiestrada para una catástrofe médica, sí que pueden asistir como auxiliares a un médico en el caso del tratamiento hospitalario tal y como se está haciendo en áfrica con los hospitales de campaña en las zonas de mayor contagio.

Tal y como podemos leer en una nota reciente en Estrella Digital, la unidad aún no ha sido requerida por parte del Ministerio de Sanidad o del Gobierno autonómico, que serían los encargados de pedir la ayuda militar tal y como ocurre con la actuación de la UME en los incendios.

En la mañana de este martes, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, Fernando García Sánchez, situaba la crisis fuera del Ministerio (“es Sanidad el que controla la situación”) y aseguraba que el personal y tripulaciones que participaron en la repatriación de los dos religiosos españoles desde Sierra Leona y Liberia, finalmente fallecidos, han seguidos los protocolos de prevención, análisis y las “medidas profilácticas” establecidas, sin ofrecer mayores detalles.

No se espera por tanto la activación a corto plazo de la Unidad Militar de Emergencias -UME-, cuerpo especializado para actuar ante crisis de especial gravedad. Precisamente en este final de 2014 la UME tiene previsto alcanzar la operatividad completa por los avances en la última de las capacidades pendientes, conocida como NRBQ –nuclear, radiológico, biológico y químico-. El personal ya está formado -afirman- y únicamente queda por recibir algo del material que especializa la UME también en la respuesta ante emergencias en este tipo de riesgos.

Por otra parte, del Ministerio de Defensa depende también el Instituto Tenológico de La Marañosa, que cuenta con un laboratorio acreditado internacionalmente para la defensa, vigilancia y protección contra agentes considerados de alto riesgo. En concreto se trata del LAVEMA (Laboratorio de Verificación de ‘La Marañosa’), uno de los 16 laboratorios que en todo el mundo ha designado la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) dependiente de la ONU para inspeccionar y detectar de forma “inequívoca” la presencia de armas químicas.

A lo anterior se suma la capacidad sanitaria y hospitalaria de las Fuerzas Armadas. Entre ellas se encuentra un avanzado hospital de campaña, que gestiona una de las unidades más jóvenes del Ejército y alcanzó su total operatividad en julio de 2013. La unidad tiene la capacidad para ser proyectada, en un breve espacio de tiempo, a cualquier lugar del mundo, y capacidad de organizar una estructura sanitaria con posibilidad de apoyar a una población de 40.000 habitantes. Puede atender hasta 80 bajas por día, con una capacidad máxima de 15 intervenciones quirúrgicas gracias a sus cuatro mesas de quirófano. La capacidad de hospitalización es de 100 camas. Recientemente ha sido evaluada con los más estrictos criterios de la OTAN, para ponerla a disposición de la Alianza Atlántica y otras organizaciones de Defensa multinacionales con ocasión de operaciones para el mantenimiento de la paz. La existencia de este hospital desplegable es especialmente relevante pues especialistas médicos han criticado la repatriación a España de los enfermos por ébola, en lugar de trasladar medios a los países donde enfermaron.

No deja de ser sorprendente que en pleno debate de si el Carlos III o La Paz están habilitados para el tratamiento de estos casos, se contara con una planta entera destinada a este tipo de casos en el Hospital Central de la Defensa, hasta que se desmanteló para dar servicio a los civiles de las zonas circundantes. No sabes lo que tienes hasta que lo necesitas.

Por último se encuentra también el Hospital Central de la Defensa, que tenía una planta especializada para tratamientos NBQ hasta que hace unos años fue desmantelada coincidiendo con el acuerdo al que llegó Defensa con la Comunidad de Madrid para que el centro atendiera a los madrileños de su área circundante.

El caso alemán

Mientras aquí parece que el ejército no se quiere utilizar, en otros casos como Alemania, el ejército es el encargado del traslado y de la realización de las labores de entrenamiento al personal médico civil y la atención a los enfermos trasladados a Alemania (2 hasta el momento) además de tener 2.000 personas preparadas para ser enviadas a África para la ayuda en el montaje de tiendas y en la lucha sobre el terreno contra el ébola.

¿Con el culo al aire antes de las elecciones?

La única duda de por qué no se pide ayuda al ejército en una situación como esta, sólo queda una posibilidad y es que desde el Gobierno Autonómico y Central no quisieran dar la sensación de debilidad al tener que recurrir al ejército después de estar diciendo que la situación está controlada.

Esta posibilidad, aunque demasiado rebuscada, no es tan extraña teniendo en cuenta la historia reciente (Prestige u 11M).

Anuncios

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¿Por qué no se pide ayuda del RNBQ del ejército?

  1. Pingback: ¿Por qué no se pide ayuda del RNBQ del ejército?

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Pasaba por aquí dijo:

    Pedir ayuda al ejército supondría reconocer el fracaso del sistema sanitario que quiere implantar el gobierno con el proceso de privatización. Y eso podría parar y perder todo el negocio que se están repartiendo con la sanidad.

    Me gusta

  4. Pasaba por aquí dijo:

    Pedir ayuda al ejército supondría reconocer el fracaso del sistema sanitario que ACTUALMENTE ESTA IMPLANTADO Y ALGUNO PENSARIA QUE SE TRATASE DE UN INTENTO DE implantar el proceso de privatización QUE COMUNIDADES COMO LA ANDALUZA YA HAN IMPLANTADO.

    Hay gente rebuscada que da vueltas a las cosas hasta lo absurdo con tal de argumentar sus tesis, temores, desconfianzas por no entrarles en la cabeza que no solo de un color pueden ser las opiniones políticas.

    Me gusta

  5. Jon dijo:

    He usado esos trajes y los de nivel inferior en cursillos y como dice el militar , no sirve un cursillo de 20 minutos ni siquiera uno de 20 horas en el que te lo pones una vez . El traje NBQ es un mamotreto de cuidado y quitarselo bastante complicado, no digamos descontaminandolo correctamente y sin cometer fallos . Y joer, que esta chavala estaba en el punto de contacto mas directo que hay con el virus y iba a contaminar el traje con el SI o SI, no necesitaba el traje para hacer el paripe o para un simulacro o una practica.

    Me gusta

  6. Pingback: Emplear al ejército | Geografía Subjetiva

  7. Pingback: Una semana más | enriquedelacruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s