La Guerra de los Toyota


A raíz de los conflictos en Libia, estamos conociendo la existencia de un ejército de milicianos a las órdenes de Gadafi, en su mayoría procedentes del vecino Chad. ¿Por qué? Para comprender la razón por la que Gadafi les tiene tanto aprecio, debemos remontarnos a finales de 80 con una Guerra civil en el vecino Chad, que se acabó convirtiendo en una guerra entre Libia y Chad, donde el avanzado ejército libio quedó derrotado ante unos milicianos del Chad que iban en Toyota Land Cruiser.

Después de enfrentamientos entre 1960 y 1975, con el asesinato del primer presidente del País, François Tombalbaye, en 1979 las facciones rebeldes tomaron la capital del Chad, por lo que el poder pasó a los rebeldes armados, en su mayoría de las zonas del norte del país.

En el 77 Libia, anexiona la parte norte del Chad, conocida como la franja de Aouzu y termina enviando tropas en el 80 permaneciendo cerca de un año.

Es en 1983 y tras previos enfrentamientos bélicos entre Chad y Libia (los primeros comenzaron en 1973), con un Chad completamente sumido en el caos, Muammar al-Gaddafi se niega a reconocer la legitimidad del presidente de Chad, Hissène Habré, por lo que decide apoyar a a la oposición (Gouvernement d’Union Nationale de Transition o GUNT) para derrocar a Habré.

En realidad, todo esto le importaba poco, porque el verdadero objetivo era lograr la franja de Aouzu, que ya había ocupado años atrás, con importantes yacimientos de petróleo y Uranio.

A partir de ahí y con la entrada en acción de Francia con la Operación Manta y la Operación Epervier, así como que el GUNT se rebeló contra Gadafi, su socio hasta el momento, al líder libio no le quedó otra que intentar buscar un nuevo apoyo, como eran los rebeldes del CDR.

Sin embargo, en 1987, los libios fueron derrotados por los ciudadanos del Chad que soliviantaron sus diferencias para combatir al enemigo extranjero, comandados por Habré (y posterior déspota).

En menos de un año, el ejército libio armado con tanques soviéticos y con un ejército bien formado, tuvo que salir por patas, al verse derrotado frente a los chadianos, que lo “único” con que contaban, eran con unos vehículos todoterrenos, que los empleaban para moverse por un país enorme y a la vez desértico como el Chad.

Libia invadió Chad con tanques soviéticos, generalmente los T-55, así como más de 8.000 soldados a inicios de 1987, así como blindados (sobre 300), cazas MIG 23, MIG 25, helicópteros Mil Mi 24 y bombarderos pesados Tu 22.

¿Qué tenían los chadianos?

Apenas contaban con un ejército armado y con una buena tecnología, aunque sí con una magnífica moral a diferencia del libio, muy desmotivado porque consideraban el conflicto como ajeno…ya que en realidad sólo eran unos mandados en busca de unos intereses económicos.

Como hemos dicho, a inicios de la Guerra, los chadianos no contaban con mucho, aunque poco a poco, lograron el apoyo de la antigua metrópoli, Francia, que intervino con la “Operación Manta” y la “Operación Epervier”, al tener intereses en la zona (a la petrolera ELF le interesaba la zona en conflicto que le interesaba a Libia).

“Operation “Manta”

With the situation appearing critical, France decided to launch an in- tervention. Codenamed Operation “Manta” starting on 9th August, saw the deployment of 3,500 French troops, equipped with anti-armour and anti-aircraft defences, flown to N’Djamena by United States and French transport aircraft. The USA also delivered 30 tons of weapons and ammunition for FAN, while the French then followed with the deployment of their air assets – foremost the Task Force “Barracuda”, consisting of six “Jaguars” , four Dassault “Mirage” F-1C interceptors, two KC-135FR tankers and two Breguet “Atlantique” reconnaissance aircraft, deployed to N’Djamena on 21st August 1983.”

http://www.bmlv.gv.at/truppendienst/ausgaben/artikel.php?id=952

De repente, los chadianos, contaban con un arma secreta e insignificante a ojos de los libios, como eran los Totoya Land Cruiser de las series 40 y 70 cedidos por Francia (sobre 400), así como diferentes medios aéreos, aunque desde luego no tan numerosos como los libios.

Los Toyota, le proporcionaban a los chadianos una elevada capacidad de sorpresa al enemigo, a diferencia de los libios, que a pesar de contar con aviones de combate, sus carros y blindados eran muy lentos para moverse por el desierto y seguir a los coches en las incursiones contra las bases libias.

Además, los coches iban armados con misiles antitanque MILAN de fabricación francesa para la destrucción de los carros de combate libios e incluso con misiles tierra-aire Stinger para responder al ataque de los helicópteros soviéticos de Libia.

Así lograban ataques sorpresa, causando grandes bajas en los libios y para cuando querían reaccionar, ya se habían replegado a sus posiciones de partida, además de constituir unas baterías antiaéreas extremadamente eficaces por su movilidad por el desierto.

Una demostración de esta capacidad de sorpresa, era la base de comunicaciones libia de Fada, que contaba con cerca de 2.000 soldados y que fue atacada por los coches del Chad. Cerca de 4.000 soldados del Chad contra la base libia, rodeándola y gracias al efecto sorpresa, lograron la victoria (eran un mayor número, pero no contaban con el sofisticado armamento libio)

¿Resultado de la batalla?

En esta incursión, las bajas libias eran de cerca de 800 soldados y la centena de tanques, mientras que los chadianos, tenían unas bajas de poco más de cien soldados y cuatro Toyota perdidos en los enfrentamientos.

Al finalizar el conflicto, las bajas de Libia y de sus socios del CDR eran de 7.500 soldados, 1.000 prisioneros, 800 tanques y 28 aviones. Las bajas del Gobierno de Chad, eran poco más de 1.000 soldados y unas decenas de coches.

Por este motivo, esta Guerra entre Libia y Chad, fue conocida como la Guerra de los Toyota por los coches que empleaban los chadianos.

Aunque el empleo de los vehículos de combate improvisado, no eran una novedad, ya que se habían empleado en la II Guerra Mundial con las tropas del SAS o en el Sahara Occidental, lo cierto, es que con el paso del tiempo, los Toyota Land Cruiser y los Toyota Hilux se convertirían en los coches preferidos por las milicias de cualquier guerra por su fiabilidad y la rapidez de movimientos que les permitía a los milicianos.

Recordemos las imágenes del Afganistán talibán con los Toyota por todos los lados cargados de talibanes con sus kalashnikov o cualquier guerra olvidada de África con Toyotas cargados de jóvenes con su fusil, dispuestos a morir en una Guerra a cambio de un plato de comida. Muy recomendable el artículo de Newsweek: Why rebels and insurgent groups the world over love the Toyota Hilux pickup as much as their AK-47s.

Posteriormente, Idriss Déby, uno de los héroes de la Guerra Toyota, terminaría siendo en 1990, el presidente de un Chad pobre y corrupto (demasiado corrupto) y que a día de hoy, aún conserva el cargo, a pesar de los intentos para sacarlo del poder.

Un detalle de la importancia de este tipo de coches en Chad, ha sido que en el 2010, el gobierno de Chad sólo permitía el uso de Toyota Land Cruiser para ser empleados de forma exclusiva por el ejército del Chad, ya que es un coche también muy empleado por los rebeldes.

Otra batalla de la Guerra Fría

Para mostrar la importancia de dicha Guerra/conflicto bélico, en su momento se consideró como una batalla más de la Guerra Fría, por las naciones enfrentadas.

Por una parte estaba Libia con el apoyo económico y tecnológico de una URSS en proceso de descomposición y por la otra estaba Chad, con el apoyo de Francia e indirectamente de Estados Unidos, con la aportación de armas para la causa.

Algo que resume muy bien la “victoria americana” es un artículo de Michael Radu y Daniel Pipes, para Wall Street Journal el 14 de Abril de 1987 que ya en aquel momento ya se hablaba que significaría la caída de Gadafi (lo cierto es que esa Guerra reforzó su posición en la zona).

Este giro de los acontecimientos tiene profundas implicaciones. En la región, la derrota de Libia en el Chad podría conducir a la caída del régimen de Gadafi y a un cambio espectacular en las relaciones africano-árabes. A nivel mundial, debería conducir a un nuevo enfoque occidental sobre los aliados del Tercer Mundo así como a una evaluación favorable de la postura militar de Occidente.

El ejército del Coronel Gadafi no sale únicamente derrotado; esta humillado — un peligroso problema para el jefe del estado. Las probabilidades apuntan a que el Coronel Gadafi no superará esta derrota; el proceso que conduce al final de su gobierno de 18 años probablemente ha empezado. Nadie — ni el ejército, la URSS o la opinión pública libia — le ofrece su apoyo. Además, ¿quién va a temer seriamente a Libia ahora? Si un ejército improvisado compuesto de merodeadores de los desiertos del Chad puede derrotar a las imponentes fuerzas que Libia, ciertamente otros van a decidir que pueden plantar cara al Coronel Gadafi.

En cuanto al Chad, en el pasado ha sido un Líbano africano, un lugar en el que las facciones surgían en el mismo momento de la victoria para iniciar nuevas rondas de enfrentamientos. La guerra perpetua desde 1965 conducía al Economist a llamar al Chad “el mosaico de la muerte”. Los soldados libios en el Chad recordaban a las tropas sirias en el Líbano — una fuerza extranjera mucho más poderosa que intenta explotar la anarquía para hacerse con el control del país. Pero los invasores libios estimularon el inicio de una corriente nacional, y las tentativas del Coronel Gadafi de anexionarse el Chad generaron un vigoroso patriotismo Chadiano. La población cierra ahora filas con el Presidente Hissein Habré contra Libia. El Coronel Gadafi ha provocado sin pretenderlo que la guerra civil en el Chad prolongada durante décadas se acerque a su final.

La victoria del Chad fue producto de una mezcla del dinero, armas e Inteligencia occidentales con valor, táctica y dirección por parte del país. La cobertura aérea y las tropas regulares francesas protegieron la retaguardia al tiempo que 50 millones de dólares en equipo y armamento permitieron que se produjera el ataque. Estados Unidos donó 25 millones de dólares en ayuda militar de urgencia en los cuatro últimos meses, incluyendo transporte aéreo y sistemas de defensa aérea. Estas minúsculas cantidades de material militar cobraron importancia crítica. El funcionario del Departamento de Estado que llamó “la mejor inversión que podríamos haber hecho” a la ayuda de urgencia al Chad tenía razón.

Irónicamente, esta ayuda llegó al Chad gracias en parte al acuerdo armamentístico de Irán. Esta cuestión más relevante desvió la atención del Congreso de las actividades de la administración en África en un momento clave, generando una infrecuente oportunidad para que Washington actuara con decisión. (Chad no es el único receptor de ayuda estadounidense en la región. Desde 1984, Estados Unidos ha proporcionado apoyo militar creciente a Níger y Sudán en estrecha cooperación con los franceses).

Más en Daniel Pipes

La milicia de Gadafi

De la misma forma que ocurre con todos los dictadores de África que desconfían de su propio ejército, según se asientan en el poder se van rodeando de una “guardia personal” de su propia tribu (como Amin Dada en Uganda) o de mercenarios a cambio de un salario fijo porque saben que si su jefe muere, ellos también mueren, por lo que tienen la máxima fidelidad.

Además, son gente de otro país, que les da igual la población libia, por lo que pueden actuar con extrema frialdad, sin miramientos de patriotismo, etc… el soldado perfecto.

Gadafi, no quería ser menos y visto lo inútil que era su propio ejército como quedó demostrado en la Guerra de los Toyota, hizo lo mismo con los chadianos al quedar impresionado por su capacidad de trabajo y de movimiento en el campo de batalla. Si a eso le sumamos que Chad es un país pobre y que Gadafi paga bien…

Desde entonces, Gadafi se ha ido rodeando de milicianos, en su mayoría de Chad, aunque también de Nigeria y de Mali, dispuestos a combatir por y para Gadafi, a cambio de un salario y una vida relativamente cómoda en Libia (o eso era hasta hace un mes) y que algunas fuentes no confirmadas, hablan de hasta 120.000 mercenarios repartidos por el país, para controlar a la población, en un país con un ejército regular de unos 50.000 soldados.

“Dahara Aissa tiene 15 años y nunca había cogido un arma. Hasta que llegó a Libia hace apenas una semana con su primo Hagar, de 18. Subieron a un avión en Chad y aterrizaron en Trípoli. Envueltos en mantas en un centro de detención rebelde en Shahat, a 300 kilómetros de la frontera con Egipto, cuentan cómo les ofrecieron volar gratis al país con una oferta de trabajo bajo el brazo. Después les dieron un fusil a cada uno y los subieron a Labrak a “matar terroristas”.

Tanto Dahara como Hagar, así como algunos de los 130 prisioneros del Ejército de Muamar el Gadafi que atraparon los revolucionarios, se negaron a disparar. Por eso siguen con vida. “Una facción del Ejército libio se nutre de mercenarios chadianos, nigerianos o malienses que residen en Libia desde hace años y a los que han dado casas, mucho dinero y una vida cómoda”, explica Hassan, uno de los responsables, mostrando un fajo de identificaciones libias con datos de ciudadanos de esos países.”

El País

¿Cuál es el premio por matar a un opositor del régimen? De 10 a 12 mil dólares ¿Y cuánto se gana al día por hacer frente a los manifestantes? ¿Mil dólares? Los valores, que circulan por las redes sociales y que también fueron citados por Cadalanu, se tienen como improbables por Il Sole, que considera más creíbles las fuentes que hablan de 500 dólares por día o contratos por 18 mil dólares al año. La televisión árabe Al Jazeera informó que en Guinea Conakry y en Nigeria, aparecieron anuncios que ofrecían hasta 2.000 dólares para el que estuviera dispuesto a ayudar a Gadafi.

Diario Público (Portugal)

Aunque estos milicianos son fieles hasta la muerte, tienen un problema y es que cuando ven que las cosas ya no tienen marcha atrás, comienzan a querer volverse a su casa, visto que su líder y pagador corre mucho peligro.

Mercenarios al servicio de Gadafi

NOTA AL LECTOR

La existencia de este hecho histórico, lo conocí gracias al Blog Guerra y Paz, de Moeh Atitar de la Fuente con su artículo “El Ejército de Gadafi” y al artículo escrito en el Foro Granada Racing Club – La Guerra Toyota por ThE GhOsT . Luego fue ponerse manos a la obra y seguir buscando información.

Lamento la existencia de errores en lo relativo a situación histórica o fechas y de los participantes del conflicto (demasiadas vueltas dio algún bando) y desde luego mi estado mental no era el mejor.

Episode 1: Toyota War

In the late 80s, Chad and Libya butted heads for the last time over a disputed area of land known as the Aouzou Strip, and spawned one of the greatest names for an historical event of all time.

Si te ha gustado, puedes votar la noticia en Bitácoras o en Menéame, gracias al usuario CIB3R

Más información que te puede interesar

“El Ejército de Gadafi”

La victoria de Chad contra Libia supone también una victoria estadounidense

Foro Granada Racing Club – La Guerra Toyota por ThE GhOsT

The French Military in Africa

Artillado (vehículo de combate improvisado)

Chadian–Libyan conflict

Why rebels and insurgent groups the world over love the Toyota Hilux pickup as much as their AK-47s.

Guerra delle Toyota

Swarming en el desierto

Tom Cooper- 45 Years of Wars and Insurgencies in Chad

Mercenarios de 15 años

Gadafi se blinda con un ‘ejército personal’ de 120.000 mercenarios

Apuntes sobre el Chad

Time – Chad: The Great Toyota War

Civil War in Chad (1965-1979)

LA GUERRA DEL “CHAD” (JAQUE A GHADDAFI)

Toyota Hilux

Chad govt bans Land Cruisers

El clan Gadafi o la ‘cosa nostra’ libia

Perfil: Khadafi voltou a ser um “Mad Dog”

Kadhafi mente a jovens do Chade e torna-os em mercenários

Os mercenários, “tropas certas para o trabalho mais sujo” mas as “menos fiáveis”, são a última cartada do ditador

Anuncios

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en estados unidos, europa, guerra, Historia, petróleo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Guerra de los Toyota

  1. Daniel dijo:

    Muy interesante, gracias por ilustrarnos con esta historia.

    Me gusta

  2. Anonymous dijo:

    JOVENES DE LA LIBERDAD NO SE RINDAN ADELANTE ADELANTE ADELANTE ESPERENNOS YA LLEGAMOS 11 PAISES Y 20 BUQUES DE GUERRA Y DESTRUIREMOS AH GADAFI LLEGO TU HORA GADAFI JAMAS SERAS MARTIR ASESINO DE TU PROPIO PUEBLO ASI MATES UNOS MILES IGUAL CAERAS DICTADOR

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s