Comprendiendo a los indignados del #J14 de Israel


Este fin de semana se ha producido en las ciudades de Israel, la mayor manifestación de la historia del país con más de 300.000 personas, gracias al movimiento #J14 que lleva semanas acampando en las plazas israelís. ¿Cómo nació? ¿Quiénes lo forman? ¿Qué piden? ¿Por qué evitan meter a Palestina en las reivindicaciones?

El nacimiento

Hace 2 meses, nació lo que podríamos considerar como el inicio de la “ola de protestas” a partir de un evento de Facebook.

En este evento se pedía el boicot al queso cottage; un queso blanco, muy consumido en el país con fuertes connotaciones sociales e históricas, ya que las principales compañías que producían el queso, se habían puesto de acuerdo para subir un 40% el precio.

La unidad de 250 gramos pasó de cinco a siete shekels nuevos (de un euro a 1,4). El grupo de boicot en Facebook logró reunir en pocos días cerca de 100.000 seguidores e hizo que el consumo bajara en un 50% y los fabricantes tuvieran que reducir el precio en un 25%.

Este éxito de la protesta, impulsó a otros jóvenes en sus reivindicaciones como el caso de lo que podríamos considerar el nacimiento del movimiento actual que recorre las calles de Israel.

El germen que origina el movimiento actual, fue el de Daphne Leef de 25 años, que el 14 de Julio levantó una tienda de campaña en la avenida Rothschild de Tel Aviv; una de las zonas más caras de la ciudad, como forma de protesta tras no poderse pagar el alquiler de una casa porque el casero había decidido subirlo.

La primera noche, se reunieron cerca de 150 personas, dos días después la “ciudad de las tiendas” ya tenía 30 tiendas de campaña bajo el lema “la vivienda es un derecho, no un privilegio”-

Tent protest, the first morning
Primer día de la protesta – Fotografía en Flickr de Hovav
Tent protest

A los cinco días de iniciarse la protesta – Fotografía en Flickr de Nancy-D

Nueve días después, convocadas a través de las redes sociales; principalmente Facebook, entre 20.000 y 30.000 personas salieron a la calle como forma de apoyo a la protesta de Daphne, en una ciudad con poco más de 400.000 personas.

A diferencia de España donde no hay un líder del movimiento 15M que canalice las propuestas ante en las instituciones políticas, a día de hoy se considera a Daphne como una de las principales líderes del movimiento J14 como así se le conoce hasta tal punto que en algunas zapaterías se pueden encontrar las “Sandalias Daphne”. Sin embargo, ella intenta quitarse lo de “líder”:

“No soy ninguna líder o algo así, Netanyahu es un político experto con muchos asesores de comunicación. Yo sólo soy una chica que se cansó de la injusticia que supone no poder pagarse el alquiler de la casa. De repente, vi que mis amigos y yo no estábamos solos. En pocos días, miles se sumaron a la lucha para cambiar el orden de preferencias del Estado”, comenta.

El Mundo

Leef, que comparte tienda y sueños con Stav Shaffir, de 26 años, que también proclama emocionada: “Hemos conseguido que todo el país hable y luche por una mejora social”.

No es para menos, ya que el Gobierno se ha puesto las pilas y el movimiento ha sido recibido por el Presidente de Israel, Simón Peres.

Daphne Leef a la izquierda de la fotografía con acreditación verde. Stav Shaffir a la derecha de la fotografía. Fotografía de Sal Emergui para El Mundo

La avenida Rothschild de Tel-Aviv, se ha convertido en el centro del movimiento; como la Puerta del Sol en España, de un movimiento que tiene unas exigencias claras ante el gobierno de Benjamin Netanyahu, aunque en todo momento intentan remarcar que la Rothschild no es la Plaza Tahir, ya que no buscan la caída del Gobierno o del modelo de estado.

¿Quién forma el movimiento #J14?

Los campamentos en Jerusalén, Tel Aviv, Beersheva, Jerusalén o Kfar Saba con decenas de jóvenes, en su mayoría están formados estudiantes universitarios o jóvenes profesionales de la clase media pero que no pueden adquirir una vivienda en sus ciudades de trabajo o que están protestando por la reducción de la calidad de vida.

Lo que parecía inicialmente como un movimiento de los jóvenes, se ha ido convirtiendo en un movimiento que une a la mayoría de las clases sociales del país, logrando el apoyo de muchas instituciones locales y de los colonos. El 1 de Agosto, los municipios israelís convocaron una huelga general en apoyo a las protestas por la vivienda.

Al mismo tiempo, ha sido un movimiento capaz de unir a judíos y árabes, ya que la causa del muro, se ha dejado de lado, para lograr unir al movimiento, aunque es cierto que una de las tiendas sí apoya a Palestina conociéndose como “Tienda del 48″ pudiendo seguirla en Twitter con hashtag #tent48 según informa Alberto Arce.

“No queremos que caiga el Gobierno, sino que se deje de tonterías”, había escrito este judío argentino en su pancarta para la manifestación. Tonterías en las que ni por asomo figura la ocupación de los territorios palestinos, una reivindicación minoritaria y prácticamente sorda, aunque le suponga al Estado un coste anual de 500 millones de euros. “Cuando hablamos de ello surgen brechas, mejor mantenerlo aparte”, añade.

El País

¿Por qué no se acampan y manifiestan exigiendo la paz con los palestinos? Le pregunto quizas para satisfacción de los que creen que los israelíes sólo deben tener en su mente temas de paz y guerra. “Porque es un asunto mucho más complejo que no depende sólo de nosotros. Hay otra parte en la ecuación. Israelíes y palestinos debemos afrontar el conflicto y hacer concesiones. Aquí, sin embargo, se trata de algo exclusivamente nuestro. Depende sólo de nosotros”, contesta Kanias.

El Mundo

El resultado es más que notorio, ya que Netanyahu tuvo que cancelar su viaje a Polonia a finales de Julio en la que planeaba convencer a los polacos para que votaran en contra de una resolución en la ONU que pretende el reconocimiento del estado palestino.

Para justificar la cancelación de lo que se consideraba un “viaje importante”, la Oficina del Primer Ministro israelí dijo que se debía a que Netanyahu podría votar un proyecto destinado a posibilitar reformas para agilizar los proyectos de construcción de nuevas viviendas.

Todo esto se producía en medio de protestas de los indignados bloqueando de forma muy precaria el Parlamento, pero con cierta relevancia mediática y con un descenso de la popularidad en picado de Netanyahu en apenas 2 meses. De un 51% de apoyo popular pasó a un 32%, con un 87% de la población apoyando el movimiento de protesta según una encuesta realizada por Haaretz. En los últimos días el apoyo a las protestas ha llegado al 90%.

El movimiento en Times Square en el día de ayer.

¿Cuáles son las peticiones de los acampados?

Las principales peticiones de los acampados se resumen en:

Aumento de las viviendas disponibles

Como vimos anteriormente con la mecha prendida por Leef, el acceso a la vivienda es el principal punto de unión de las protestas. Aunque el 70% de la población es propietaria, son los jóvenes los que tienen mayores problemas en el acceso a la vivienda.

El alquiler de un apartamento de tres habitaciones en el centro de Jerusalén ronda los 1.500 dólares mensuales, cifra que es superior en Tel Aviv y según algunas estimaciones en los últimos años, el coste de los alquileres subió un un 65% en los últimos cinco años, mientras el de los salario apenas subía el 1%.

En el caso de muchos jóvenes, con un sueldo de 4.500 shekels al mes (unos 900 euros), alquilar una vivienda en un barrio modesto de Tel Aviv, les sale por unos 3.000 shekels (600 euros).

En otros casos, comprar un piso de unos 100 metros cuadradados en Jerusalén o en Tel Aviv ronda los 600.000 dólares en el centro de la ciudad y entre 200.000 y 300.000 dólares en las afueras.

Antes las familias tenían que pagar una media de 87 letras para pagar su casa; ahora la cantidad ha aumentado a 143, en un país donde hasta hace no muchos años todo estaba subvencionado y donde pagar más de 400 euros de alquiler resulta caro.

El País

El problema de la vivienda en Israel se debe a la existencia de una gran burbuja motivada por la burocracia local que tarda años en conceder las licencias de construcción o por la existencia del monopolio del organismo estatal que gestiona más del 90% del territorio de Israel.

Entre las principales medidas de los indignados está una enmienda a la ley de edificación que se aprobaba esta semana, que obligara a los contratistas a construir viviendas asequibles. También la mejora del gasto público como bien dice el indignado Itai Abecasis, ingeniero civil de 32 años en declaraciones a El País “El Estado se gasta el 15% de su presupuesto en vivienda en construirles los asentamientos, pero ellos son solo el 4% de la población”.

El Gobierno de Netanyahu intentó responder a las indignados, reformando parte de estos problemas, en especial el de la burocracia para reducir los tiempos necesarios en la concesión de licencias y anunciando la construcción de entre 20.000 y 30.000 nuevas viviendas, así como la reducción de cerca del 50% del precio de los terrenos públicos que salieron a concurso,aunque parece que no ha sido suficiente para los indignados.

El Ministro de Economía Yuval Steinitz, muy crítico con el movimiento de protesta israelí y firme defensor de la fortaleza económica del país, había asegurado la solución propuesta por Netanyahu resultaría demasiado cara y abogó por un aumento de las importaciones de productos básicos como la leche para bajar los precios.

Las discrepancias en el Gobierno, se cobraron cabezas políticas.

31 de Julio

El director general del Ministerio de Finanzas de Israel, Haim Shani, ha dimitido este domingo en relación con las protestas que se han estado llevando a cabo en varias ciudades del país para protestar por los problemas de vivienda. En su carta de dimisión, dirigida al ministro de Finanzas, Yuval Steinitz, atribuye esta decisión a sus “diferencias de opinión y sobre el modo de hacer las cosas en el trabajo del día a día”.

Según las estimaciones del Ministerio, los manifestantes reclaman que se inviertan 60.000 millones de shekels (12.267 millones de euros) en educación y vivienda, lo que supondría un incremento de un 20 por ciento en los presupuestos del Estado. El primer ministro, Benjamin Netanyahu había calificado de “inepto” al Ministerio de Finanzas por no reaccionar adecuadamente a las protestas.

La Vanguardia

Coste de la vida y desigualdades sociales.

Dentro de este epígrafe se unen prácticamente el resto de reivindicaciones de los indignados, que van desde los salarios hasta el coste de los productos básicos.

Con un crecimiento del 4,8% (la 24 economía del Mundo) y con una tasa de desempleo relativamente baja del 5.7%; del 10.3% en los jóvenes, son unas estadísticas envidiables para muchos países del mundo a diferencia de España con un paro juvenil del 40% y un 20% general.

A pesar de estos buenos datos, según estimaciones del Gobierno, el 20% vive en el umbral de la pobreza (1 de cada 3 niños vive en lo que se calificaría de pobreza); correspondiendo en su mayoría a ciudadanos árabes del este de Jerusalén.

“El crecimiento económico israelí es real pero básicamente sólo lo disfrutan las clases altas. Israel es el país de la OCDE con mayores diferencias sociales. Pagamos impuestos exagerados para todos los productos”, responde. Un ejemplo, comprar un coche en Israel cuesta casi tres veces más que en España.

El Mundo

Entre las peticiones de los indignados también figuran la reducción gradual de los impuestos indirectos; que afectan en su mayoría a los ciudadanos de clase media, la reevaluación de los procesos de privatización en proceso y un aumento del salario mínimo interprofesional a la mitad del salario medio que actualmente está en 8.698 shekels (1.766 euros).

El analista Sever Plozker afirma que se trata de la lucha de la clase media israelí, que tiene sobre sus espaldas la economía del país: “El crecimiento es muy alto, el paro es muy bajo y los ingresos per cápita alcanzan los 22.000 euros anuales, pero la clase media se opone al capitalismo feroz y desea la vuelta a una política más social”.

La Vanguardia

Por otra parte, también están las peticiones de un aumento de los inspectores de trabajo, más policías y bomberos, más trabajadores sociales o más profesores y escuelas para reducir el número de alumnos por aula, que en la actualidad se estima en unos 40 alumnos/aula.

“Los servicios sociales no son un lujo”, se leía en una de las pancartas en Tel Aviv, mientras se oía de fondo el escenario donde actuaban músicos y cantantes de renombre. Exigía lo que para muchos ciudadanos israelíes es un derecho en una sociedad acostumbrada históricamente a una política intervencionista y que observa, impotente, cómo se dispara el precio de la gasolina o de productos básicos como la leche, la mantequilla o los yogures (su precio es un 36% más caro que en Estados Unidos, Reino Unido o Australia, según un estudio publicado en julio por la organización de consumidores israelí, Imán Hatzibur)

El País

“He venido por tres razones. Primero, para decir a Bibi (Netanyahu) que aunque nos preocupan los ataques terroristas y las amenazas como Irán, debe recortar el presupuesto del Ministerio de Defensa que es excesivo y a expensas del Estado de bienestar. En segundo lugar, para advertir que si no hay un cambio radical, la clase media que sustenta este país se derrumbará. La carestía de la vida es insoportable. Por último, porque hay buenas actuaciones musicales”, dice a ELMUNDO.es Haim Arieli en alusión a la presencia de los mejores cantantes del país como Shlomo Artzi y Rita. “Bibi, baja al pueblo”, reza la pancarta de Anat, una joven llegada desde el norte de Israel.

El Mundo

Nueva respuesta del Gobierno

Después de la manifestación masiva de ayer y en vista de que las medidas anunciadas por el Gobierno no han sido suficientes para los indignados, el Gobierno anunció una comisión para hablar con los manifestantes. “No podemos ignorar las voces que salen del pueblo. Daremos soluciones reales, no cambios cosméticos”, dijo Netanyahu al inicio de la reunión semanal del gabinete este domingo.

El comité, cuya formación había sido anunciada en la anterior reunión semanal del Ejecutivo, contará con quince ministros y estará liderado por el académico Manuel Trachtenberg, presidente del Comité de Presupuesto y Planificación del Consejo de Educación Superior. Su cometido es lanzar un “mesa redonda” de debate de los asuntos abordados por los “indignados”, que se quejan de la carestía de la vida y reunieron anoche a 300.000 personas en la mayor marcha de la historia de Israel no vinculada al conflicto de Oriente Medio.

El equipo presentará sus recomendaciones dentro de un mes al gabinete económico-social, que preside el titular de Finanzas, Yuval Steinitz, quien a su vez propondrá soluciones que presentará a Netanyahu y al conjunto del Gobierno.

Dos ministros del partido derechista Likud, que lidera Netanyahu, ejercerán de observadores en las negociaciones con los “indignados”: Limor Livnat (Cultura y Deporte) y Mijael Eitan (Servicios Públicos). El principal partido de la oposición, el Kadima (centro-derecha) de la ex ministra de Asuntos Exteriores Tzipi Livni, calificó la decisión de “engaño” con el que Netanyahu “trata obstinadamente de mostrar que no podría importarle menos la protesta y ofrece lo mismo que antes, en vez de entender la necesidad de un cambio real”.

La Vanguardia

La página del movimiento J14 en hebreo y la página en Facebook del Movimiento

Vídeo del Movimiento J14 agradeciendo al pueblo español el apoyo. Las primeras personas en hablar son Daphne Leef y Stav Shaffir de las que hablamos antes.

Nota

Si quieres seguir crónicas sobre el movimiento, recomendada lectura de:

– En habla hispana, los corresponsales deAna Garralda y Enric González de El País, Sal Emergui de El Mundo y a Henrique Cymerman para La Vanguardia en Israel.

– En inglés, el diario israelí Haaretz con el tag Israel housing protest e Israel protest / The Guardian con el tag Israel / Al Jazeera con la cobertura en Israel / Wikipedia edición inglesa: 2011 Israeli housing protests

Más información

The Telegraph: Israelis call for Facebook boycott of cottage cheese

Huffington Post – Noah Efron: The Israeli Summer

The Guardian: Thousands protest in Israel over house prices and low salaries

JEWISH CHRONICLE ONLINE: Daphni Leef: How a woman in a tent became Israel’s top story

La Vanguardia: Los municipios israelíes declaran una huelga general en apoyo a las protestas por la vivienda

Haaretz: Report: One in four Israelis live under poverty line

El País: Los indignados de Israel

Al Jazeera: Israel’s housing protesters: Bibi go home

Al Jazeera: Israeli protesters reject new housing bill

Haaretz poll: Netanyahu losing public support over handling of Israeli housing protest

The Guardian: Israelis set up tent cities in protest at housing costs

The Guardian: Israelis march for lower living costs

El Mundo: El 15-M en Rothschild

Dissent Magazine: The Tent Protest: Israel’s Social-Democratic Movement

El Mundo: Las mujeres que vuelven loco a Netanyahu

Daily Kos: Palestinians Join Israel Protests: Tent #48

Shalom Life: “Mother of all Protests” Brings 150,000 Israelis Together

Al Jazeera: Israelis protest against high cost of living

Housing Protest Goes Political, Linked to New Israel Fund

Haaretz: Day after 300,000-strong protests across Israel, Netanyahu warns ‘government can’t satisfy everyone’

La Vanguardia: La protesta de los ‘indignados’ israelíes gana fuerza a costa de Netanyahu

El Mundo: 320.000 israelíes se ‘indignan’ exigiendo ‘justicia social’ en una revuelta histórica

El País: Más de 300.000 indignados vuelven a tomar las calles de Israel

La Vanguardia: La protesta de los ‘indignados’ israelíes gana fuerza a costa de Netanyahu

La Vanguardia: El movimiento de ‘indignados’ llega a Israel y bloquea la entrada al Parlamento

The Guardian: Israel’s secular middle class strikes back

El País: Israel vive dos manifestaciones de indignados el fin de semana

La Vanguardia: Los ‘indignados’ tumban al director del Ministerio de Finanzas israelí

El País: Más de 100.000 indignados se echan a la calle por todo Israel

Anuncios

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en democracia, economía, educación, Historia, impuestos, indignados, internet, israel, ley de vivienda, politica, redes sociales, sociedad, vídeo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Comprendiendo a los indignados del #J14 de Israel

  1. Anonymous dijo:

    Igual que el 15-M de aquí… igualitos…

    Me gusta

  2. Great post and some really useful tips there. I love resource lists like this. Have social bookmarked it in the hope that others can also benefit.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s