"Nosotros somos el pueblo". Sin el pueblo de Leipzig, nunca habría caído el Muro


“Nosotros somos el pueblo”. Con este grito setenta mil personas recorrieron hace 20 años las calles de Leipzig en la que fue la mayor manifestación de protesta de la República Democrática Alemana (RDA).

A partir de 1982, en la misa que tenía lugar cada lunes en la iglesia Nikolaikirsche, empezaron a tratarse temas sociales y políticos que preocupaban a la población. Esta tendencia fue extendiéndose a otras iglesias de la ciudad. Con el tiempo, estas charlas pasaron a ser planes de acción y congregaciones de protesta.

El 4 de septiembre de 1989, San Nicolás logró juntar casi a dos mil personas para rezar y pedir libertades en un momento que parecía ser el más idóneo, pues Mijail Gorbachov había impulsado en la Unión Soviética el proceso de reformas conocido como la Perestroika, enviando así una señal de que el cambio era posible.

La policía acudió en seguida, dispersó a los manifestantes y llevó a cabo numerosas detenciones.

Disidentes y ciudadanos de a pie participaron en un movimiento de protesta pacífico, contra el gobierno de la RDA, mientras miles de personas, intentaban huir a de Hungría o de las embajadas de la Répública Federal en Praga y Varsovia.

El 9 de octubre, más de 70.000 personas invadieron la ciudad. Tanto el gobierno de la RDA, como la URSS, ordenaron movilizar a todo el aparato policial para reprimir a los manifestantes.

9.10.1989 Montagsdemonstration Leipzig

Más de 8.000 hombres formados entre la Bereitschsftspolizei (la policía antidisturbios) y el ejército con la amenaza de muerte que pendía sobre ellos después de que Egon Krenz justificara la masacre de Pekín con ocasión de una visita de Estado a China realizada a finales de septiembre.

Además que muchos alemanes aún tenían en el recuerdo el 17 de Junio de 1953, cuando la población salió a la calle y el gobierno sacó a los tanques.

Originalbeschreibung im Bundesarchiv: Leipzig, Reichsgericht, russischer Panzer

Leipzig, um den 17. Juni 1953

[Leipzig.- sowjetischer Panzer vor Gebäude des Georgi-Dimitroff-Museums (des ehemaligen Reichsgerichtes)]

Además, se dio orden a todos los hospitales de estar preparados para atender a todos los heridos de aquel día.

“El objetivo era incluir a las fuerzas de seguridad que se encontraban en frente a nosotros, les decíamos no nos peguéis, no peguéis a los manifestantes que son gente pacífica” comentaba recientemente uno de los organizadores de las manifestaciones, con la conmemoración del 20 aniversario.

Y al final, no se disparó una sola bala. La multitud había conseguido su objetivo. Callar al régimen. Y el régimen (el aparato policial) fue incapaz de responder contra su pueblo, como lo había realizo en 1953.

La revolución pacífica de Leipzig fue el comienzo de una serie de manifestaciones pacíficas que se extendieron por toda la RDA a gran velocidad, desencadenando finalmente la caída del Muro de Berlín.

Fue una noche de triunfo que se vio iluminada por el espíritu de los manifestantes y el resplandor de las miles de velas que transportaban.

Conmemoración del 9 de octubre, por el 20 aniversario.

4_LeipzigFotografía en flickr de verni22im

Demokratieglocke Leipzig

Fotografía en flickr de Repedo

Montagsdemonstration Leipzig 16.10. 1989

Anuncios

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en Historia, leipzig, manifestación, opresión, pacífica, policía, politica, pueblo, rda, velas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a "Nosotros somos el pueblo". Sin el pueblo de Leipzig, nunca habría caído el Muro

  1. Pingback: El país de los obreros y los campesinos, contra los obreros | Ciencias y cosas

Los comentarios están cerrados.