Huracanes, terremotos y cambio climático


Con lo ocurrido en Japón, algunos relacionan el efecto del cambio climático con la existencia del aumento de terremotos. Es cierto que en el caso de los huracanes, se observa una relación entre la intensidad de los huracanes y el cambio climático. Sin embargo, no parece ser así con los terremotos, ya que de momento no hay nada, que haya podido relacionar de forma inequívoca a los terremotos y el cambio climático.

Huracanes

Uno de los efectos que se viene estudiando en los últimos años, es el del aumento de la duración e intensidad de huracanes y tormentas tropicales, debido al aumento de la temperatura superficial de los océanos, que favorece su formación.

Según los datos del Satélite Aqua (Nasa, 2008), por cada grado centígrado de aumento de la temperatura de las aguas superficiales, se producía un incremento de un 45% de las nubes de alta altitud, con mayor susceptibilidad de transformarse en fenómenos de tormentas tropicales y huracanes.

En los últimos 30 años, la intensidad y magnitud de los mismos, se incrementó en un 50% (Emanuel, 2005) y se prevé que aumenten su fuerza una media de un 20% hasta 2100 (Knutson et al.; 2010).

También es posible que en un futuro pueden existir un mayor número de huracanes como el Katrina (Webster, 2005); ya que según los análisis de los últimos 35 años, los huracanes que habían logrado la categoría 4 o 5 se doblaron, como el huracán Katrina en 2005, que alcanzó la categoría 5 sobre un máximo de 5, por la existencia de un Golfo de México con una mayor temperatura de la normal.

Imagen de AIRS de la Nasa, tomada el día anterior a que el Katrina tocara la costa americana, donde hubo un aumento de la temperatura superficial del agua y una formación mayor de lo normal de nubes de elevada altura. Vía Nasa

Terremotos

Durante estos últimos días, con motivo del terremoto de Japón, se han oído algunas voces relacionándolo con el cambio climático, tal y como hizo el Ministro de Comunicación de Bolivia, Iván Canelas, relacionándolo con el cambio climático.

Según Canelas, el sismo “es producto de ese indiscriminado calentamiento global que se genera a raíz de esa indiscriminada industrialización, por la que el Presidente en reiteradas ocasiones ha ido a organismos internacionales a denunciar esos excesos, pero parece que no le hacen caso”.

El Sol de Santa Cruz

Lo cierto es que a día de hoy, no hay evidencias claras de la existencia de una relación entre el cambio climático y los terremotos tectónicos.

Conviene aclarar la existencia de una diferenciación en los tipos de terremotos con los terremotos tectónicos y los no tectónicos producidos por volcanes o por la acción del hombre.

El origen del 90 % de los terremotos, es tectónico, relacionado con zonas fracturadas o fallas, que dejan sentir sus efectos en zonas extensas. Otro tipo se origina por erupciones volcánicas; y existe un tercer grupo de movimientos sísmicos, los llamados locales, que afectan a una región muy pequeña. Estos se deben a hundimientos de cavernas, cavidades subterráneas o galerías de minas; trastornos causados por disoluciones de estratos de yeso, sal u otras sustancias, o a deslizamientos de terrenos que reposan sobre capas arcillosas.

RENA

Se sabe que hay una periodicidad de los movimientos telúricos, calculados entre 30 y 40 años, con terremotos de gran magnitud cada 100 años, por lo que en parte, se desmontaría la relación de cambio climático y terremotos; aunque sí se podría dar pie para las hipótesis del aumento de intensidad como ocurre con los huracanes, aunque en aquel caso, sí hay una relación clara (temperatura del océano).

Algunos investigadores sugirieron la existencia de una posible relación tal y como ocurrió en septiembre del 2009, en la conferencia de Climate Forcing en Londres sobre fallas Geológicas y Geomorfológicas, en la que se sugirió que el cambio climático podía tener un efecto y ser responsable por sacar energía del balance de la tierra y producir efectos en la corteza terrestre.

En una serie de estudios que se publicaron en 2010 en la Royal Society de Londres, se concluyó que había evidencias para afirmar que el cambio climático provocaría una mayor incidencia de terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones…

Sin embargo, tal y como contestó uno de los editores de la revista al artículo, todo se trata de un dato estadístico que nos puede dar unos resultados, pero sin poder relacionarlos.

La conclusión es que a medida que cambia el clima, aumenta la probabilidad de que se produzcan desastres. “Es básicamente un problema estadístico”, le dijo a BBC Mundo David Pyle, Profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford, y uno de los editores de la publicación. “Se producirán más inundaciones, más lluvias, más deslaves, pero nunca podrás atribuir al cambio climático éste o aquél desastre natural en particular”.

BBC

Terremotos y glaciares

En ese mismo estudio, se unía el derretimiento de las capas de hielo y la elevación del nivel del mar, con un aumento de la liberación y presión de los suelos, posibilitando movimientos sísmicos, aunque la verdad, es que estamos hablando de un ecosistema tan complejo que aún no sabemos con certeza lo que ocurre, aunque la realidad, lo que ocurre en estos casos, es que estamos hablando de terremotos diferentes, ya que son terremotos no tectónicos, originados por el deshielo de los glaciares o por la actividad de los volcanes.

En 2005, con un estudio de la Nasa observando la existencia de terremotos y el deshielo de los glaciares de Alaska, se encontró una relación entre deshielo -> aumento de terremotos:

Datos recientes de GPS sugieren que los terremotos ocurren con mayor frecuencia mientras que los glaciares derriten y desaparecen. Las imágenes superiores, basadas en datos de satélites, representan una zona de glaciares en Alaska meridional y todos los terremotos de magnitud dos o superior que han ocurrido allí desde 1993. El tamaño del anillo alrededor de cada terremoto representa su magnitud relativa. La primera imagen fue tomada en 1993, la segunda en 1997 y la tercera en 2003.

En un nuevo estudio, los científicos de la NASA y de United States Geological Survey (USGS) encontraron que la retirada de los glaciares en Alaska meridional puede abrir la puerta a más terremotos futuros. El estudio examinó la probabilidad de la actividad creciente de los terremotos en Alaska meridional como resultado de la desaparición de los glaciares. Mientras que los glaciares se derriten, aligeran la carga en la corteza de tierra. Las placas tectónicas, que son pedazos móviles de la corteza de tierra, pueden entonces moverse más libremente.

El estudio aparece en el número de julio de the Journal of Global and Planetary Change. Jeanne Sauber del Goddard Space Flight Center, de la NASA y Bruce Molnia, geólogo de la USGS, Reston, Virginia, utilizaron datos de satélites de la NASA y receptores globales del sistema de posicionamiento, así como los modelos de ordenador, para estudiar los movimientos de las placas y de los glaciares en el área comentada.

Los glaciares del SE de Alaska son muy sensibles a cambio climático y muchos glaciares se han reducido o desaparecido en los últimos 100 años. La tendencia parece acelerarse debido al aumento de temperatura y a los cambios de la forma e intensidad de la precipitación.

En el SE de Alaska la placa tectónica bajo el océano Pacífico empuja hacia la costa y crea nuevas montañas. Las altas montañas y la precipitación son críticas para la formación de los glaciares. La colisión de las placas crea fuertes tensiones y presiones que finalmente se liberan de forma súbita en terremotos.

Meteored

En 2006 en un estudio realizado en Groenlandia, se volvió a encontrar la misma relación con un aumento de las ondas sísmicas y el deslizamiento de los bloques de hielo de los glaciares, que se producían con mayor intensidad y con mayor frecuencia, por lo que se relacionó con el cambio global (Ekström, 2006).

Analizaron los 136 terremotos de esos fenómenos en la región de magnitudes comprendidas entre 4.6 y 5.1 encontrando una pauta de aumento.

Entre 1993 a 2002 se documentaron unos 15 temblores por año, aumentando a 20 en 2003, 23 en 2004 y a 32 en los 10 primeros meses de 2005. Estos datos además encajan con el aumento de temperatura medido por otros medios.

Estas pruebas demuestran que la capa de hielo de Groenlandia es mucho más vulnerable de lo que se pensaba al aumento de temperatura y que los modelos anteriores sobre estos bloques de hielo pecaban de optimistas.

Neofronteras

El resumen que podríamos sacar de estas pinceladas, es que no hay una relación clara y probada, que el cambio climático provoca más terremotos tectónicos pero sí que provoca derretimiento de glaciares y por tanto sí terremotos no tectónicos.

Como bien dice Colin Stark, Investigador asociado del Lamont-Doherty Earth Observatory of Columbia University, los terremotos no están aumentando, pero el riesgo humano sí.

Verdaderamente parece que los grandes terremotos se han vuelto más frecuentes en los últimos años, en parte porque su impacto en la sociedad ha aumentado a medida que las ciudades se ha multiplicado y se han vuelto más frágiles, y en parte por la rareza de terremotos gigantescos y su tendencia a agruparse por razones de estadística y nada más. Es una cuestión de percepción y de coincidencia.

CNN

Si cada vez hay más población viviendo en zonas con elevada actividad sísmica como Japón, Chile o la Costa Este americana, es normal que si hay un terremoto, los efectos parece que se magnifican, especialmente si la zona afectada no está adaptada a la elevada actividad sísmica de la zona como ocurrió con Japón o Chile, donde el número de muertos fue bastante pequeño en comparación con Haití, con un terremoto menor pero que estaba en una zona no adaptada a la actividad sísmica.

Lecciones que hemos aprendido

Seguramente el terremoto de Japón, nos servirá para poder tener más datos acerca de la formación y los efectos a todos los niveles que ha tenido el terremoto, ya que se produjo en una zona como es la de Japón, una potencia científica en materia de estudio de terremotos y también en tsunamis.

Es especialmente interesante el caso del tsunami, donde vamos a poder aprender lecciones, ya que hasta ahora en pocas ocasiones se había podido obtener imágenes de tsunamis desde antes de entrar a tocar tierra y sus pasos por los terrenos costeros, pudiendo seguir cómo es su paso y cómo han sido sus efectos, por lo que posiblemente nos ayude para el estudio y la mejora de infraestructuras para reducir los impactos de futuros tsunamis.

Más información

Nasa (2008). NASA Study Links Severe Storm Increases, Global Warming. Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, California, USA.

Knutson et al. (2010). Tropical cyclones and climate change. Nature Geoscience 3, 157 – 163 (2010)

Emanuel, K. (2005). Increasing destructiveness of tropical cyclones over the past 30 years. Nature 436: 686-688.

Webster P.J.; et al. (2005). Changes in Tropical Cyclone Number, Duration, and Intensity in a Warming Environment. Science Vol. 309 no. 5742 pp. 1844-1846

La desaparición de los glaciares de Alaska puede estimular la aparición de terremotos en la zona

Ekström, 2006. Glacial Earthquakes Point to Rising Temperatures in Greenland – Terremotos en el hielo manifiestan cambio climático

¿Terremoto y cambio climático?

Quakes not increasing, but human risk is

5 Mitos sobre el Terremoto en Japón

Did ‘climate change’ cause the Japanese earthquake?

Anuncios

Acerca de andresrguez

Doctor por la Universidade de Vigo. Campo de especialización: comportamiento del plomo en suelos mineros, urbanos y campos de tiro, a través de técnicas espectroscópicas, toxicológicas y aplicación de nanopartículas.
Esta entrada fue publicada en biología, cambio climático, ciencia, geología, japón, naturaleza, opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Huracanes, terremotos y cambio climático

  1. Sobre los Tsunamis hay poco que esperar, depende de muchos factores, orografía del suelo oceánico y de la plataforma continental. La potencia del terremoto, volcán, o deslizamiento que lo provoque. De hecho había un pueblo que había levantado un muro contra Tsunamis de 10metros de altura: no servía de nada en el momento de la verdad. Hay dos términos que te arrojarán un poco de luz sobre este asunto: riesgo y vulnerabilidad; se usan en estudio de riesgos naturales.

    P.D. muy pobre tu crítica al artículo de sonicando sobre la Vacuna de M.P. Un poco vergonzoso comprobar que si te gusta informarte y has entrado al trapo en ese artículo.

    Me gusta

  2. El estudio que comentas de Groenlandia destacó por su elaboración y base científica.
    Buen Blog y buena elaboiración. Felicidades.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s